Barnices fluorados para la prevención de la caries dental en niños y adolescentes

Pregunta de la revisión

La pregunta principal considerada por esta revisión es cuán efectiva es la administración de barniz fluorado para la prevención de la caries en niños y adolescentes en comparación con placebo (un tratamiento sin el principio activo, es decir fluoruro) o ningún tratamiento.

Antecedentes

La caries dental es un problema de salud importante en todo el mundo. Afecta no sólo a la gran mayoría de los adultos sino también a los niños, entre a un 60% y a un 90% de ellos. En otras palabras, entre seis y nueve niños de cada diez sufren caries dental. Los niveles de caries dental son diversos tanto entre los diferentes países como dentro de un mismo país, aunque generalmente es cierto que los niños de grupos con niveles socioeconómicos bajos (medido de acuerdo a los ingresos, la educación y el empleo) presentan niveles mayores de caries dental. La caries dental sin tratar causa la destrucción progresiva de las partes superiores de los dientes (coronas), lo cual a menudo va acompañado de dolor y sufrimiento intensos. La reparación y el reemplazo de los dientes cariados son sumamente costosos, en términos de tiempo y dinero, y es un gasto importante para los recursos de los sistemas de asistencia sanitaria.

La prevención de caries dentales en niños y adolescentes se considera generalmente como una prioridad en los servicios dentales y se estima que es más costo-efectiva que su tratamiento. El fluoruro es un mineral que previene la caries dental. El fluoruro se agrega al suministro de agua en muchas áreas. También puede aplicarse directamente a los dientes en forma de barniz fluorado. El mismo es aplicado a los dientes primarios (del recién nacido) y permanentes (según la edad del niño) generalmente por un profesional dental de dos a cuatro veces al año. Debido a que permanece en la superficie del diente durante períodos relativamente largos libera el fluoruro de manera eficiente y eficaz.

Características de los estudios

Esta revisión de estudios existentes fue realizada por el Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) y las pruebas són vigentes hasta el 13 de mayo de 2013.
Esta revisión actualizada ahora incluye 22 ensayos publicados entre 1975 y 2012 en los cuales se asignó al azar a un total de 12 455 niños al tratamiento con barniz fluorado o al placebo/ningún tratamiento. La duración de los estudios abarcó de uno a cinco años entre los ensayos incluidos (12 de los cuales duraron dos años).

Resultados clave

La pruebas producidas se han considerado de calidad moderada debido a problemas con los diseños de los ensayos. Sin embargo, en los 13 ensayos que consideraron a niños y adolescentes con dientes permanentes, la revisión halló que los jóvenes tratados con barniz fluorado experimentaron una reducción promedio del 43% de las superficies dentales cariadas, perdidas y obturadas. En los diez ensayos que consideraron el efecto del barniz fluorado sobre los dientes primarios o del recién nacido las pruebas indican una reducción del 37% de las superficies dentales cariadas, perdidas y obturadas. Hubo poca información sobre los posibles efectos adversos o la aceptabilidad de los tratamientos.

Calidad de la evidencia

Las pruebas presentadas son de calidad moderada debido a problemas con el diseño de los ensayos.

Conclusiones de los autores: 

Las conclusiones de esta revisión actualizada permanecen iguales a los de la primera publicación. La revisión indica un efecto apreciable de inhibición de la caries del barniz fluorado tanto en los dientes permanentes como primarios, sin embargo la calidad de las pruebas se evaluó como moderada, debido a que principalmente incluyó estudios en riesgo alto de sesgo, con considerable heterogeneidad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los barnices fluorados de aplicación tópica se han usado ampliamente como una intervención preventiva de caries aplicada por un especialista durante más de tres décadas. Esta revisión actualiza la primera revisión Cochrane de los barnices fluorados para prevenir la caries dental en niños y adolescentes, que se publicó por primera vez en 2002.

Objetivos: 

Determinar la eficacia y la seguridad de los barnices fluorados en la prevención de caries dental en niños y adolescentes, y examinar los factores que potencialmente modifican su efecto.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral (hasta el 13 de mayo de 2013), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2013, número 4), MEDLINE vía OVID (de 1946 hasta el 13 de mayo de 2013), EMBASE via OVID (de 1980 hasta el 13 de mayo de 2013), CINAHL via EBSCO (de 1980 hasta el 13 de mayo de 2013), LILACS y BBO vía la BIREME Virtual Health Library (de 1980 hasta el 13 de mayo de 2013), ProQuest Dissertations and Theses (de 1861 hasta el 13 de mayo de 2013), y Web of Science Conference Proceedings (de 1945 hasta el 13 de mayo de 2013). Se realizó una búsqueda de ensayos en curso en ClinicalTrials.gov el 13 de mayo de 2013. En la búsqueda de las bases de datos electrónicas no hubo restricciones de idioma ni de fecha de publicación.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios que utilizaran o indicaran el cegamiento de la evaluación de resultados y que compararan el barniz fluorado de aplicación tópica con placebo o ningún tratamiento en niños de hasta 16 años de edad durante al menos un año. El resultado principal fue el incremento de la caries medido mediante el cambio en las superficies dentales cariadas, perdidas y obturadas en los dientes tanto permanentes (C[P]OS) como primarios c[e/p]os.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores de la revisión evaluaron todos los resultados de las búsquedas, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de forma independiente. Se contactó con los autores de los estudios para obtener información adicional. La medida primaria del efecto fue la fracción de prevención, que es la diferencia en la media de los incrementos de caries entre los grupos de tratamiento y control expresadas como porcentaje medio del incremento en el grupo control. Se utilizaron los incrementos de la caries más cercanos a los tres años de cada estudio incluido. Los metanálisis de los efectos aleatorios se realizaron cuando se pudieron combinar los datos. Las fuentes potenciales de heterogeneidad se examinaron en los análisis de metarregresión de los efectos aleatorios. Se obtuvo información sobre los efectos adversos de los ensayos incluidos.

Resultados principales: 

Se incluyeron beintidós ensayos con 12 455 participantes aleatorizados (9595 utilizados en análisis). Para los 13 que contribuyeron con datos para el metanálisis de las superficies de dientes permanentes, el cálculo agrupado de la fracción de prevención de las C(P)OS al comparar barniz fluorado con placebo o ningún tratamiento fue de 43% (intervalo de confianza [IC] del 95%: 30% a 57%; P < 0,0001). Hubo una heterogeneidad significativa, confirmada estadísticamente (p < 0,0001; I2 = 75%), sin embargo este grupo de pruebas se evaluó como de calidad moderada. La estimación agrupada de la fracción de prevención c(e/p)os fue 37% (IC del 95%: 24% a 51%; p < 0,0001) para los diez ensayos que contribuyeron con datos para el metanálisis de las superficies de dientes primarios, también con alguna heterogeneidad (p = 0,009; I2= 59%). Una vez más este grupo de pruebas se evaluó como de calidad moderada. No se encontró ninguna asociación significativa entre los cálculos de las fracciones de prevención de C(P)OS o c(e/p)os y los factores predeterminados de la gravedad de la caries al inicio, la exposición de base a los fluoruros, las características de la aplicación como la profilaxis previa, la concentración del fluoruro y la frecuencia de aplicación. Tampoco hubo una asociación significativa entre los cálculos de las fracciones de prevención de las C(P)OS o las c(e/p)os y los factores post hoc: si se utilizó un control con placebo o ningún tratamiento, la duración del seguimiento, o si se utilizó una asignación al azar individual o grupal, en los modelos de metarregresión. Un gráfico en embudo de los ensayos en los metanálisis principales no indicó ninguna relación clara entre la fracción de prevención y la precisión del estudio. En ambos métodos, el poder es limitado cuando se incluyen pocos ensayos. Hubo poca información sobre los posibles efectos adversos o la aceptabilidad del tratamiento.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save