Tratamiento a corto plazo con inhibidores de la bomba de protones, antagonistas de los receptores H2 y procinéticos para los síntomas similares a los de la enfermedad por reflujo gastroesofágico y para la enfermedad por reflujo con endoscopia negativa

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Los fármacos inhibidores de la bomba de protones parecen ser más efectivos que los antagonistas de los receptores H2 para aliviar la pirosis, la característica cardinal de la "enfermedad por reflujo gastroesofágico" (ERGE).

Los pacientes con sólo pirosis leve o intermitente pueden obtener alivio adecuado con las modificaciones del estilo de vida y los antiácidos, a pesar de que existen otras opciones. Los dos fármacos más frecuentemente usados para el tratamiento de la pirosis son los antagonistas de los receptores H2 (ARH2) y los inhibidores de la bomba de protones (IBP). Estos fármacos actúan al suprimir la secreción de ácido del estómago. Esta revisión halló que a corto plazo los IBP alivian la pirosis mejor que los ARH2 en los pacientes tratados sin un examen diagnóstico específico previo y, aunque la diferencia es más pequeña, también la alivia en los pacientes con ERGE que tienen una endoscopia superior normal.

Conclusiones de los autores: 

Los IBP son más efectivos que los ARH2 para aliviar la pirosis en los pacientes con ERGE tratados empíricamente y en aquellos con ERNE, aunque la magnitud del beneficio es mayor en los tratados empíricamente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Aproximadamente el 25% de los adultos presentan pirosis, la característica cardinal de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), al menos una vez al mes. La evaluación y el tratamiento de los pacientes con ERGE presuntiva se asocian con una carga económica apreciable. La mayoría de los pacientes son tratados empíricamente (sin una evaluación diagnóstica específica). Incluyen una amplia gama de lesiones esofágicas de base. La gravedad de la lesión esofágica sólo puede establecerse por una endoscopia superior. El trastorno de los pacientes sin daño visible del esófago se denomina enfermedad por reflujo con endoscopia negativa (ERNE). La patogenia de la ERNE así como su respuesta al tratamiento puede ser diferente a la de la ERGE con esofagitis.

Objetivos: 

Resumir, cuantificar y comparar la eficacia del uso a corto plazo de los inhibidores de la bomba de protones (IBP), los antagonistas de los receptores H2 (ARH2) y los procinéticos en adultos con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), que reciben tratamiento empírico y en los pacientes con enfermedad por reflujo con endoscopia negativa (ERNE).

Estrategia de búsqueda (: 

Se buscaron ensayos clínicos controlados aleatorios en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (La Cochrane Library, Número 4, 2005), en MEDLINE (desde enero de 1966 hasta diciembre de 2005) y en EMBASE (desde enero de 1988 hasta diciembre de 2005).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que se centraron en la medida de resultado sintomática después del tratamiento a corto plazo para la ERGE mediante el uso de inhibidores de la bomba de protones, antagonistas de los receptores H2 o agentes procinéticos. Se incluyeron estudios con participantes clasificados en el grupo de tratamiento empírico (no se utilizó endoscopia en la asignación del tratamiento) o en el grupo de enfermedad por reflujo con endoscopia negativa (ausencia de signos endoscópicos de esofagitis erosiva).

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 31 ensayos con 9 457 participantes: 15 en el grupo de tratamiento empírico, 12 en el grupo de ERNE y cuatro en ambos grupos.
En el grupo con tratamiento empírico de la ERGE el riesgo relativo (RR) de la remisión de la pirosis (la variable de eficacia primaria) en los ensayos controlados con placebo fue 0,37 para los IBP (2 ensayos, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,32 a 0,44), 0,77 para los ARH2 (2 ensayos, IC del 95%: 0,60 a 0,99) y 0,86 para los procinéticos (1 ensayo, IC del 95%: 0,73 a 1,01). En una comparación directa los IBP fueron más efectivos que los ARH2 (7 ensayos, RR 0,66, IC del 95%: 0,60 a 0,73) y que los procinéticos (2 ensayos, RR 0,53, IC del 95%: 0,32 a 0,87).
En el tratamiento de la ERNE, el RR de la remisión de la pirosis fue 0,69 para los IBP versus placebo (7 ensayos, IC del 95%: 0,62 a 0,78) y 0,84 para los ARH2 versus placebo (2 ensayos, IC del 95%: 0,74 a 0,95). El RR fue 0,78 para los IBP versus los ARH2 (3 ensayos, IC del 95%: 0,62 a 0,97) y 0,72 para los IBP versus los procinéticos (1 ensayo, IC del 95%: 0,56 a 0,92).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save