Loxapina para la esquizofrenia

Resumen en términos sencillos
Loxapina para la esquizofrenia

La esquizofrenia es una enfermedad mental grave crónica y recidivante con una prevalencia del período de vida de aproximadamente el 1% en todo el mundo.

Los antipsicóticos típicos y atípicos proporcionan un tratamiento para las personas con esquizofrenia, con una reducción en los episodios de psicosis o una reducción en la gravedad de los síntomas. Sin embargo, una proporción de las personas todavía no responde adecuadamente a la medicación antipsicótica. Los antipsicóticos típicos y atípicos se asocian a efectos adversos graves que no sólo son incómodos para los pacientes, sino que también se pueden asociar a un cumplimiento reducido posterior con el tratamiento y, por consiguiente, volver a presentar la enfermedad.

La loxapina es un fármaco antipsicótico disponible en Bélgica, Canadá, Dinamarca, Francia, Alemania, Islandia, Irlanda, los Países Bajos, Nueva Zelandia, España, el Reino Unido y los EE.UU. Se evaluaron sistemáticamente los efectos de este antipsicótico y se pudieron incluir 41 ensayos aleatorios después de las actualizaciones de 2005 y 2007.

La loxapina puede ser efectiva para el tratamiento de la esquizofrenia pero no difiere enormemente de los antipsicóticos típicos anteriores (clorpromazina, trifluperazina, perfenazina) u otros atípicos (risperidona, quetiapina) respecto de la eficacia del tratamiento. La loxapina, sin embargo, puede causar más efectos adversos extrapiramidales en comparación con los fármacos atípicos.

Conclusiones de los autores: 

La loxapina es un antipsicótico que no se diferencia claramente de los fármacos típicos o atípicos en cuanto a sus efectos sobre el estado global o mental. El perfil de efectos adversos de las loxapinas es similar al de generaciones anteriores de fármacos antipsicóticos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Algunos autores han sugerido que la loxapina es más efectiva que los antipsicóticos típicos para reducir los síntomas negativos de la esquizofrenia, que generalmente no se observan efectos adversos extrapiramidales en las dosis antipsicóticas clínicamente efectivas y que, por consiguiente, se deben clasificar como atípicos.

Objetivos: 

Determinar los efectos de la loxapina comparados con placebo y otros fármacos antipsicóticos atípicos y típicos para la esquizofrenia y las psicosis relacionadas.

Estrategia de búsqueda (: 

Para esta actualización de 2007, se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (enero 2007).

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos clínicos controlados aleatorios pertinentes a la atención de la esquizofrenia que comparaban la loxapina con otros tratamientos.

Obtención y análisis de los datos: 

Se analizaron de forma independiente los resúmenes, se solicitaron documentos, se volvieron a analizar y se evaluó la calidad de los mismos. Para los datos dicotómicos, se calcularon los riesgos relativos (RR) y los intervalos de confianza del 95% (IC) sobre la base de un análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis) según un modelo de efectos fijos. Se calcularon los números necesarios para tratar/dañar (NNT/NND) cuando era apropiado. Para los datos continuos, se calcularon las diferencias de medias ponderadas (DMP), nuevamente mediante un modelo de efectos fijos.

Resultados principales: 

Se pudieron incluir 41 estudios en esta revisión. En comparación con el placebo, la loxapina presenta un efecto antipsicótico (efecto global - sin mejoría a las seis semanas: n = 78, dos ECAs, RR 0,30; IC: 0,1 a 0,6 NNT3; IC: 3 a 5). Es tan efectivo como los fármacos típicos a corto plazo (4 a 12 semanas) (efecto global: n = 580, 13 ECAs, RR 0,86; IC: 0,7 a 1,1; estado mental: n = 915, seis ECAs, RR 0,89; IC: 0,8 a 1,1). Datos heterogéneos muy limitados sugieren que, administrada por vía intramuscular (IM), la loxapina puede ser por lo menos tan sedante como el haloperidol y tiotixeno IM. La loxapina también es tan efectiva como los atípicos (risperidona, quetiapina) (n = 468, seis ECAs, RR del estado mental sin mejoría 1,07; IC: 0,8 a 1,5). El perfil de efectos adversos es similar al de los fármacos típicos, pero la loxapina puede causar más efectos adversos extrapiramidales en comparación con los atípicos (n = 340; cuatro ECAs; RR 2,18; IC: 1,6 a 3,1).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save