Terapias psicológicas para el dolor y la drepanocitosis

La drepanocitosis comprende un grupo de trastornos sanguíneo. Puede causar anemia, que si es severa puede reducir la movilidad. También puede permitir que los pequeños vasos sanguíneos se bloqueen causando dolor en los músculos y los huesos y puede dañar los órganos principales como el bazo, el hígado, los riñones y los pulmones. Las personas con enfermedad de células falciformes son más vulnerables a infecciones graves. El tratamiento es generalmente en respuesta a los síntomas y está diseñado para aliviar el dolor. El tratamiento psicológico para ayudar a las personas a hacer frente a la anemia drepanocítica podría complementar el tratamiento médico actual. Hay cuatro tipos de tratamiento: educación del paciente; terapia cognitiva (relacionada con los pensamientos y los sentimientos); terapia conductual (relacionada con las acciones); psicoterapia psicodinámica (hablar para aliviar el dolor emocional). Se buscaron ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios, que compararon el efecto de tratamientos psicológicos entre sí o con ningún tratamiento en la drepanocitosis. En la revisión se incluyeron siete estudios, cinco de los cuales, con 260 pacientes, contaban con datos que pudieron introducirse en la revisión. Un estudio demostró que la terapia cognitivo-conductual reducía la parte afectiva del dolor (sentimientos sobre el dolor), pero no la parte sensorial (intensidad del dolor). Otro estudio de esta terapia tuvo resultados no concluyentes en cuanto a las estrategias de afrontamiento y no mostró diferencias en cuanto a la forma en que los diferentes grupos utilizaban el servicio de salud. Un estudio que utilizó la terapia cognitivo-conductual con adolescentes y sus familias en el domicilio no mostró ninguna diferencia en comparación con la educación sobre la anemia drepanocítica. Un estudio de educación no mostró una reducción significativa de la depresión. Además, un estudio sobre la educación de los pacientes ayudó a mejorar las actitudes hacia los trabajadores de la salud y el uso de medicamentos en adolescentes y adultos jóvenes. Los autores creen que cierta educación del paciente parece ser pertinente para los niños, adolescentes y adultos jóvenes, pero son importantes los métodos para mejorar la capacidad de hacer frente tanto en niños como en adultos. No obstante, es posible que estos resultados no se apliquen a todas las edades, a la gravedad clínica, a los tipos de dolor (agudo o crónico) que tienen las personas con anemia drepanocítica ni al país en que viven. Se requiere más investigación en esta área.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia sobre la eficacia de las terapias psicológicas para la drepanocitosis es limitada actualmente. Esta revisión ha identificado claramente la necesidad de ensayos controlados con asignación aleatoria, multicéntricos y de poder adecuado con el fin de evaluar la efectividad de las intervenciones específicas en la drepanocitosis.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La drepanocitosis comprende un grupo de trastornos genéticos sanguíneos. Se presenta cuando se hereda el gen de la hemoglobina falciforme de ambos progenitores. Los efectos de esta afección son: grados variables de anemia que, si es grave, puede reducir la movilidad; tendencia a que los pequeños capilares sanguíneos se bloqueen causando dolor en los músculos y los huesos, a menudo conocido como “crisis”, daño a los órganos principales como el bazo, el hígado, los riñones y los pulmones; y un aumento de la vulnerabilidad a infecciones graves. Hay complicaciones tanto médicas como no médicas, y el tratamiento suele ser de naturaleza sintomática y paliativa. Las intervenciones psicológicas para las personas con drepanocitosis podrían complementar el tratamiento médico actual y los estudios sobre su eficacia han arrojado resultados alentadores. Ésta es una actualización de una revisión Cochrane publicada anteriormente.

Objetivos: 

Examinar la evidencia sobre que las intervenciones psicológicas mejoran la capacidad de las personas con drepanocitosis de afrontar su enfermedad.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos de Hemoglobinopatías del Grupo Cochrane de Fibrosis Quística y Enfermedades Genéticas (Cystic Fibrosis and Genetic Disorders Group's Haemoglobinopathies Trials Register), que comprende las referencias identificadas mediante búsquedas exhaustivas en bases de datos electrónicas y en internet, búsquedas manuales en revistas relevantes y en libros de resúmenes de congresos pertinentes.

Fecha de la búsqueda más reciente en el registro de ensayos de hemoglobinopatías del Grupo: 17 de febrero de 2015.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados con asignación aleatoria o cuasialeatoria donde se compararan intervenciones psicológicas con ninguna intervención psicológica en personas con drepanocitosis.

Obtención y análisis de los datos: 

Ambos autores de la revisión de forma independiente extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos.

Resultados principales: 

Se identificaron doce estudios en las búsquedas, de los cuales siete fueron elegibles para su inclusión en la revisión. Cinco estudios, con 260 participantes, proporcionaron datos para los análisis. Un estudio mostró que la terapia cognitivo-conductual reducía significativamente el componente afectivo del dolor (sentimientos sobre el dolor), diferencia de medias -0,99 (intervalo de confianza del 95% -1,62 a -0,36), pero no el componente sensorial (intensidad del dolor), diferencia de medias 0,00 (intervalo de confianza del 95% -9,39 a 9,39). Un estudio de psicoeducación familiar no se asoció con una reducción en la depresión. Otro estudio que evaluó la terapia cognitivo-conductual tuvo resultados no concluyentes en cuanto a la evaluación de las estrategias de afrontamiento, y no mostró diferencias entre los grupos en la evaluación del uso del servicio de salud. Además, la terapia cognitivo-conductual familiar domiciliaria no mostró ninguna diferencia en comparación con la educación sobre la enfermedad. Un estudio de educación de pacientes sobre creencias de salud mostró una mejora significativa en las actitudes hacia los profesionales sanitarios, diferencia de medias -4,39 (IC del 95%: -6,45 a -2,33) y la medicación, diferencia de medias -1,74 (IC del 95%: -2,98 a -0,50). No obstante, es posible que estos resultados no se apliquen a todas las edades, a la gravedad de la drepanocitosis, a los tipos de dolor (agudo o crónico) ni al contexto.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save