Tratamiento complementario con tiagabina para la epilepsia focal resistente a los fármacos

Antecedentes

La epilepsia es una enfermedad en la que se producen convulsiones recurrentes causadas por descargas eléctricas anormales del cerebro. La mayoría de las convulsiones se pueden controlar con un solo fármaco antiepiléptico. Desafortunadamente, algunos pacientes necesitan más de un fármaco antiepiléptico para controlar las convulsiones (epilepsia resistente a los fármacos), en especial si las convulsiones se originan en un área del cerebro (epilepsia focal), en lugar de afectar a todo el cerebro (epilepsia generalizada).

Tiagabine es un fármaco antiepiléptico más nuevo que se puede administrar junto con el régimen normal de fármacos antiepilépticos del paciente. Esta revisión evaluó la evidencia disponible sobre la efectividad de la tiagabina para reducir las convulsiones, así como los efectos secundarios que se pueden asociar con su administración cuando se utiliza junto con otros fármacos antiepilépticos en pacientes con epilepsia focal resistente a los fármacos.

Resultados

Se encontraron seis ensayos que incluyeron 948 pacientes con epilepsia focal. Todos fueron ensayos controlados aleatorizados (ECA) que compararon el fármaco antiepiléptico tiagabina con un placebo (un tratamiento simulado inactivo que no debería afectar la epilepsia) o con un fármaco antiepiléptico diferente durante un período de hasta 24 semanas. Se encontró que la tiagabina, cuando se administró con otro fármaco antiepiléptico, fue tres veces más efectiva que placebo para reducir el número de convulsiones en los pacientes con epilepsia focal resistente a los fármacos. Sin embargo, el agregado de tiagabina al tratamiento habitual de los pacientes se asoció con un aumento de los efectos secundarios, como mareos y temblores. Los pacientes que recibieron la tiagabina tuvieron cuatro veces más probabilidades de presentar temblor que los que recibieron placebo; sin embargo, sólo un ensayo informó este evento adverso, por lo que la evidencia al respecto es limitada. Los pacientes que recibieron tiagabina además de otros fármacos tuvieron casi el doble de probabilidades de retirarse del tratamiento que los que recibieron placebo. No se encontraron diferencias significativas entre la tiagabina y el topiramato, otro fármaco antiepiléptico, como fármacos complementarios.

Conclusiones

En general, hubo evidencia de certeza alta para el resultado de reducción de las convulsiones, lo que significa que hay confianza en que el efecto que se ha informado es exacto. Los ensayos incluidos en esta revisión no examinaron los efectos a largo plazo de la tiagabina como tratamiento complementario ni los efectos de la tiagabina en niños menores de 12 años. Se necesitan estudios de investigación futuros para determinar cómo funciona la tiagabina en comparación con otros fármacos antiepilépticos más nuevos.

La evidencia está actualizada hasta enero de 2019.

Conclusiones de los autores: 

La tiagabina redujo la frecuencia de las convulsiones, pero se asoció con algunos efectos adversos cuando se utilizó como tratamiento complementario en pacientes con epilepsia focal resistente a los fármacos. Los resultados de la presente revisión son principalmente aplicables a pacientes adultos y adolescentes, y no necesariamente a niños, ya que ninguno de los ensayos incluyó participantes menores de 12 años. No se encontraron diferencias significativas entre la tiagabina y el topiramato como fármacos complementarios; sin embargo, un único ensayo proporcionó la evidencia y, por lo tanto, fue limitada.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La epilepsia es una afección neurológica común que afecta hasta al 1% de la población. Casi el 30% de los pacientes con epilepsia son resistentes a los fármacos antiepilépticos (FAE) actualmente disponibles y requieren tratamiento con múltiples fármacos antiepilépticos combinados. Tiagabine es uno de los FAE más nuevos que se pueden utilizar como complemento de los FAE estándar.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la tolerabilidad de la tiagabina cuando se utiliza como tratamiento complementario para los pacientes con convulsiones focales resistentes a los fármacos.

Métodos de búsqueda: 

Esta es una revisión Cochrane actualizada, publicada por última vez en 2014. Para la última actualización se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos el 22 de enero de 2019: Registro Cochrane de Estudios (Cochrane Register of Studies) (CRS Web), que incluye el registro especializad del Grupo Cochrane de Epilepsia (Cochrane Epilepsy Group) y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados, MEDLINE (Ovid, 1946 al 21 de enero de 2019), ClinicalTrials.gov, y la WHO International Clinical Trials Registry Platform. No se impuso restricción de idioma. También se estableció contacto con los fabricantes de tiagabina y con expertos en el tema para identificar estudios en curso o no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos aleatorizados de tratamiento complementario controlados con placebo realizados en pacientes de cualquier edad con epilepsia focal. Los estudios podían tener cegamiento doble, simple o ningún cegamiento y diseño paralelo o cruzado (crossover). Debían tener un período mínimo de tratamiento de ocho semanas. También se incluyeron los ensayos que utilizaron un grupo control de fármacos activos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron los ensayos para inclusión y extrajeron los datos según los procedimientos metodológicos estándar recomendados por la Colaboración Cochrane para esta actualización de la revisión. Cualquier desacuerdo se resolvió mediante discusión. Los resultados investigados incluyeron una reducción del 50% o más en la frecuencia de las convulsiones, el retiro del tratamiento, los efectos adversos, los efectos sobre la cognición y la calidad de vida. Los análisis primarios se realizaron por intención de tratar. Se realizaron análisis del peor y el mejor de los casos para los resultados de las convulsiones. La respuesta a la dosis se evaluó mediante modelos de regresión. Dos autores de la revisión evaluaron el riesgo de sesgo en cada estudio mediante la herramienta Cochrane "Riesgo de sesgo".

Resultados principales: 

No se agregaron más estudios desde la última actualización en 2014. La revisión incluyó seis ensayos (cuatro de grupos paralelos y dos de grupos cruzados) con 948 participantes. Para la comparación principal, tiagabina versus placebo, todos los participantes tenían entre 12 y 77 años de edad y los períodos de tratamiento de los estudios variaron de 12 a 22 semanas. El cociente de riesgos (CR) general con intervalos de confianza (IC) del 95% para una reducción del 50% o más en la frecuencia de las convulsiones (tiagabina versus placebo) fue 3,16 (IC del 95%: 1,97 a 5,07; tres ensayos; 769 participantes; evidencia de certeza alta). Debido a las diferencias en las tasas de respuesta entre los ensayos, los modelos de regresión no pudieron proporcionar estimaciones confiables de la respuesta a las dosis individuales. El CR para el retiro del tratamiento (tiagabina versus placebo) fue 1,81 (IC del 95%: 1,25 a 2,62; tres ensayos, 769 participantes; evidencia de certeza moderada). El mareo y el temblor se asociaron significativamente con el tratamiento con tiagabina. Para los resultados cognitivos y de calidad de vida, los limitados datos disponibles no indicaron efectos significativos sobre la cognición, el estado de ánimo o la adaptación. Un ensayo que comparó tiagabina con un grupo control de fármacos activos (tiagabina versus topiramato) no encontró diferencias significativas entre los dos fármacos complementarios en una reducción del 50% o más en la frecuencia de las convulsiones (CR 0,54; IC del 95%: 0,19 a 1,58; un ensayo; 41 participantes) o en el retiro del tratamiento (CR 1,43; IC del 95%: 0,74 a 2,74; un ensayo; 41 participantes). Se consideró que dos de los seis estudios incluidos tuvieron bajo riesgo de sesgo, tres estudios riesgo de sesgo incierto y un estudio alto riesgo de sesgo. Los métodos para la generación de la secuencia de asignación al azar fueron el factor de diseño del ensayo menos informado y generaron la mayor preocupación con respecto al riesgo de sesgo. La certeza general de la evidencia se consideró moderada a alta mediante el enfoque GRADE. La evidencia de dos de los resultados de los efectos adversos, náuseas y temblor, se consideró de certeza baja.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save