Selladores para prevenir las caries en los dientes permanentes

Pregunta de la revisión

¿Pueden los selladores prevenir las caries en los dientes permanentes, y cuáles son los efectos de los diferentes tipos de selladores?

Antecedentes

Aunque los niños y adolescentes tienen dientes más sanos que en el pasado, la caries dental es un problema en algunas personas y lugares. La mayoría de las caries en los jóvenes se producen en las superficies de mordida de los dientes posteriores. La prevención de las caries incluye el cepillado, suplementos de flúor (como tabletas), flúor aplicado directamente a los dientes y selladores dentales. Los selladores dentales tienen como objetivo prevenir el crecimiento de las bacterias que promueven la caries en los surcos de los dientes posteriores. Los selladores los aplican los dentistas o los miembros del equipo de la atención odontológica. Los principales tipos utilizados son los selladores a base de resina y los cementos de ionómero de vidrio.

Características de los estudios

Se incluyeron 38 estudios en los que participaron 7 924 jóvenes (de cinco a 16 años de edad), en los que se utilizaron diversos selladores dentales para prevenir la caries dental. Los jóvenes que participaron en los estudios representaron la población general.

La revisión incluye los estudios disponibles a partir de una búsqueda en la literatura hasta el 3 de agosto 2016. Todos los estudios se evaluaron como alto riesgo de sesgo porque los profesionales dentales que midieron los resultados podían ver si se había utilizado o no el sellador.

Resultados clave

Quince estudios compararon selladores a base de resina con ningún sellador y encontraron que los niños a los que se les había aplicado sellador en los dientes posteriores tuvieron menos probabilidades de tener caries en los dientes posteriores que los niños sin sellador. Fue posible combinar los datos de siete de estos estudios (incluidos dos publicados desde 2010), en los que participaron niños de entre cinco y diez años cuando se les aplicaron los selladores. Se demostró que si el 40% de los dientes traseros desarrollan caries en 24 meses, el uso de sellador reduce estas cifras al 6%. Hasta hace cuatro años se demostraron efectos beneficiosos similares para los selladores a base de resina. El efecto pareció persistir cuando se midió hasta nueve años, pero hubo menos evidencia.

Los resultados no fueron concluyentes cuando se comparó el sellador a base de ionómero de vidrio con ningún sellador, ni cuando se comparó un tipo de material de sellado con otro.

En cuatro estudios se evaluaron los posibles problemas derivados del uso de selladores, y no se informaron.

Calidad de la evidencia

Se encontró evidencia de calidad moderada de que el sellador a base de resina es más efectivo que ningún sellador para prevenir la caries dental, y que la reduce entre el 11% y el 51% más que en los niños sin sellador (medido dos años después de la aplicación). "Calidad moderada" significa que existe una certidumbre razonable en cuanto a este hallazgo, aunque es posible que los estudios de investigación futuros lo puedan cambiar. La mayoría de los estudios incluidos en este análisis se realizaron en los años setenta. No es posible establecer conclusiones sobre las demás comparaciones incluidas en la revisión porque la evidencia es de calidad muy baja. Se necesitan más estudios con largos períodos de seguimiento.

Conclusiones de los autores: 

Los selladores a base de resina aplicados en las superficies oclusales de los molares permanentes son efectivos para prevenir las caries en los niños y adolescentes. La presente revisión encontró evidencia de calidad moderada de que los selladores a base de resina redujeron la caries entre el 11% y el 51% en comparación con ningún sellador, cuando se midió a los 24 meses. Se observó un efecto beneficioso similar en puntos temporales de hasta 48 meses; después de un seguimiento más largo, se redujo la cantidad y la calidad de la evidencia. No hubo evidencia suficiente para valorar la efectividad del sellador de ionómero de vidrio o la efectividad relativa de los diferentes tipos de selladores. La información sobre los efectos adversos fue limitada, pero no se encontraron cuando se informaron. Es necesario realizar más estudios de investigación adicionales con un seguimiento prolongado.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los selladores dentales se introdujeron en los años sesenta para ayudar a prevenir las caries dentales, principalmente en los orificios y fisuras de las superficies dentales oclusales. Los selladores actúan para prevenir el crecimiento de las bacterias que pueden provocar la caries dental. La evidencia indica que los selladores de fisuras son efectivos para prevenir la caries en niños y adolescentes, en comparación con ningún sellador. Sin embargo, la efectividad se puede relacionar con el nivel de incidencia de caries en la población. Ésta es una actualización de una revisión publicada en 2004, 2008 y 2013.

Objetivos: 

Comparar los efectos de diferentes tipos de selladores de fisuras en la prevención de la caries en las superficies oclusales de los dientes permanentes en niños y adolescentes.

Métodos de búsqueda: 

El especialista en Información del Grupo Cochrane de Salud Oral realizó búsquedas en: Registro de Ensayos de Salud Oral Cochrane (Cochrane Oral Health) (hasta el 3 de agosto 2016); el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL; The Cochrane Library, 2016, Número 7); MEDLINE Ovid (1946 al 3 de agosto 2016) y Embase Ovid (1980 hasta 3 de agosto 2016). Se hicieron búsquedas de ensayos en curso en ClinicalTrials.gov y la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform hasta el 3 de agosto 2016. No hubo restricciones por el idioma o la fecha de publicación.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) que compararon selladores con ningún sellador o un tipo diferente de material de sellado para la prevención de la caries de las superficies oclusales de los dientes premolares o molares en niños y adolescentes de hasta 20 años de edad. Los estudios requerían de un seguimiento de al menos 12 meses. Se excluyeron los estudios que compararon los compómeros con las resinas/compuestos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente examinaron los resultados de las búsquedas, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Los resultados para la caries o la ausencia de caries en las superficies oclusales de los dientes molares permanentes se presentaron como odds ratio (OR) o riesgo relativo (RR). Se utilizó la diferencia de medias (DM) para el incremento medio de las caries. Todas las medidas se presentan con intervalos de confianza (IC) del 95%. Se realizaron metanálisis con un modelo de efectos aleatorios para las comparaciones en las que hubo más de tres ensayos; de lo contrario se utilizó el modelo de efectos fijos. Se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la calidad de la evidencia.

Resultados principales: 

Se incluyeron 38 ensayos con 7924 niños; siete ensayos fueron nuevos para esta actualización (1693 participantes). Quince ensayos evaluaron los efectos del sellador a base de resina versus ningún sellador (3620 participantes en 14 estudios más 575 pares de dientes en un estudio); tres ensayos con el sellador de ionómero de vidrio versus ningún sellador (905 participantes); y 24 ensayos evaluaron un tipo de sellador versus otro (4146 participantes). Los niños tenían entre cinco y 16 años. Los ensayos en muy pocas ocasiones informaron sobre los antecedentes de exposición al flúor de los participantes o sobre la prevalencia inicial de las caries.

Sellador a base de resina frente a ningún sellador: los selladores a base de resina de segunda, tercera y cuarta generación previnieron las caries en los primeros molares permanentes en niños de cinco a diez años (a los 24 meses de seguimiento: OR 0,12, IC del 95%: 0,08 a 0,19; siete ensayos [cinco publicados en los años setenta; dos en la década de 2010], 1548 niños asignados al azar, 1322 niños evaluados; evidencia de calidad moderada). Si se supone que el 16% de las superficies de los dientes control estaban cariadas durante los 24 meses de seguimiento (160 dientes cariados por cada 1000), entonces la aplicación de un sellador a base de resina reduciría la proporción de superficies cariadas al 5,2% (IC del 95%: 3,13% a 7,37%). De manera similar, si se supone que el 40% de las superficies dentales de control estaban cariadas (400 dientes cariados por cada 1000), entonces la aplicación de un sellador a base de resina reduciría la proporción de superficies cariadas al 6,25% (IC del 95%: 3,84% a 9,63%). Si el 70% de las superficies dentales control estaban cariadas, el 19% de las superficies estarían cariadas en el grupo de selladores (IC 95%: 12,3% a 27,2%). Este efecto preventivo de la caries se mantuvo en un seguimiento más largo, pero se redujo la calidad y la cantidad de la evidencia (p.ej. a los 48 o 54 meses de seguimiento): OR 0,21, IC del 95%: 0,16 a 0,28; cuatro ensayos, 482 niños evaluados; RR 0,24, IC del 95%: 0,12 a 0,45; 203 niños evaluados). Aunque en general los estudios se realizaron de manera adecuada, el cegamiento de la evaluación de los resultados para las caries se evaluó como alto riesgo de sesgo en todos los ensayos (el cegamiento de la evaluación de los resultados no es posible en los estudios sobre selladores porque los evaluadores de resultados pueden ver e identificar el sellador).

Sellador de ionómero de vidrio versus ningún sellador: se evaluó en tres estudios. Los resultados a los 24 meses no fueron concluyentes (evidencia de calidad muy baja).

Un sellador contra otro: se desconoce la efectividad relativa de los distintos tipos de selladores (evidencia de calidad muy baja). Se incluyeron 24 ensayos que compararon directamente dos materiales de sellado diferentes. Las comparaciones variaron en cuanto a los tipos de sellador evaluados, las medidas de resultado elegidas y la duración del seguimiento.

Eventos adversos: solo cuatro ensayos evaluaron los eventos adversos. No se informaron eventos adversos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save