Programas de acondicionamiento físico como parte de una estrategia de reincorporación laboral para reducir el absentismo laboral por enfermedad en los trabajadores con dolor lumbar

Pregunta de la revisión

Se examinó la evidencia acerca del efecto del acondicionamiento físico como parte de una estrategia de vuelta al trabajo en personas con dolor lumbar. Se encontraron 25 estudios.

Antecedentes

El objetivo principal del acondicionamiento físico como parte de una estrategia de reincorporación al trabajo, a veces llamados acondicionamiento para el trabajo, fortalecimiento para el trabajo o programas funcionales de restauración y ejercicio, es reincorporar a los trabajadores con lesiones o discapacidades al trabajo o mejorar el estado laboral de los trabajadores que realizan tareas modificadas. Estos programas también podrían simular o duplicar las tareas laborales o funcionales, mediante el ejercicio en un entorno seguro y supervisado. Estas tareas o ejercicios se estructuran y gradúan progresivamente para aumentar la tolerancia psicológica, física y emocional y para mejorar la resistencia y la viabilidad laboral. En dichos entornos, los trabajadores lesionados mejoran su condición física general a través de un programa de ejercicios orientado a aumentar la fuerza, la resistencia, la flexibilidad y el estado cardiovascular. Se quiso descubrir si el acondicionamiento físico era más o menos eficaz que la atención habitual y otros tipos de intervenciones como la terapia de ejercicios.

Características de los estudios

La evidencia estaba actualizada hasta marzo de 2012. Se analizaron 17 comparaciones de programas de acondicionamiento físico como parte de una estrategia de vuelta al trabajo. Algunos ensayos examinaron el acondicionamiento físico además de la atención habitual versus la atención habitual solamente, y otros compararon el acondicionamiento físico con otros tipos de intervenciones como la terapia de ejercicios estándar. Los participantes presentaban dolor lumbar agudo (duración de síntomas menos de seis semanas), dolor lumbar subagudo (duración de síntomas más de seis pero menos de 12 semanas) o dolor lumbar crónico (duración de los síntomas más de 12 semanas). Los participantes tuvieron un seguimiento de tres semanas a tres años. Los programas de acondicionamiento físico se dividieron en ligeros o intensos según su intensidad y duración.

Resultados clave

Los resultados mostraron que el acondicionamiento físico ligero no tiene efectos sobre la duración del absentismo por enfermedad en los trabajadores con dolor lumbar subagudo o crónico. Se encontraron resultados contradictorios para el acondicionamiento físico intenso en los trabajadores con dolor lumbar subagudo. Es probable que el acondicionamiento físico intenso tuviera un efecto pequeño en la reducción de la duración de la licencia por enfermedad a los 12 meses de seguimiento comparados con la atención habitual para trabajadores con dolor lumbar crónico. La participación del lugar de trabajo, o el acondicionamiento físico como parte de la gestión integrada de la atención puede haber tenido un efecto positivo en la reducción de las licencias por enfermedad, pero esto requiere más investigación.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia varió de muy baja a moderada. Aunque 16 de los estudios incluidos estaban bien diseñados y no tenían grandes defectos, algunos estudios se realizaron de manera deficiente y el bajo número de participantes en la mayoría de los estudios disminuyó la calidad general de la evidencia.

Conclusiones de los autores: 

Continúa sin conocerse la efectividad del acondicionamiento físico como parte de una estrategia de reincorporación laboral para reducir la licencia por enfermedad comparados con la atención habitual o con otros ejercicios en los trabajadores con dolor lumbar. En los trabajadores con dolor lumbar agudo el acondicionamiento físico podría no tener efecto en la duración del absentismo laboral por enfermedad. Existe evidencia contradictoria con respecto a la reducción de la duración del absentismo por enfermedad con acondicionamiento físico intenso versus la atención habitual en los trabajadores con dolor lumbar subagudo. Puede que la inclusión de visitas al lugar de trabajo o la realización de la intervención en el lugar de trabajo sea el componente que hace que un programa de acondicionamiento físico sea efectivo. El acondicionamiento físico tiene poco efecto en la reducción de la duración del permiso por enfermedad para trabajadores con dolor lumbar crónico a los 12 meses de seguimiento comparados con la atención habitual. Se necesitan más estudios para determinar hasta qué punto el acondicionamiento físico como parte de un tratamiento de atención integrada podría cambiar el efecto sobre la reducción del ausentismo por enfermedad en trabajadores con dolor lumbar crónico.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los programas de acondicionamiento físico como parte de una estrategia de vuelta al trabajo tienen como objetivo mejorar la situación laboral de los trabajadores con permiso por enfermedad debido al dolor lumbar. La presente es la segunda actualización de una revisión Cochrane (en origen titulada «Acondicionamiento y fortalecimiento para el trabajo y restitución funcional para trabajadores con dolor lumbar y molestias cervicales»), que se publicó por primera vez en 2003, actualizada en 2010 y de nuevo en 2013.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad del acondicionamiento físico como parte de una estrategia de reincorporación laboral para reducir el tiempo perdido de trabajo y mejorar el estado laboral de los trabajadores con dolor lumbar. De forma adicional, evaluar qué aspectos del acondicionamiento físico están relacionados con un retorno más rápido al trabajo en los trabajadores con dolor lumbar.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos hasta marzo 2012: CENTRAL, MEDLINE (desde 1966), EMBASE (desde 1980), CINAHL (desde 1982), PsycINFO (desde 1967) y PEDro.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ECA grupales que estudiaron trabajadores con discapacidades laborales relacionadas con el dolor lumbar y que se incluyeron en programas de acondicionamiento físico.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron 41 artículos que informaron sobre 25 ECA con 4404 participantes. El riesgo de sesgo fue bajo en 16 estudios.

Tres estudios incluyeron a trabajadores con dolor lumbar agudo, ocho estudios a trabajadores con dolor lumbar subagudo y 14 estudios a trabajadores con dolor lumbar crónico.

En 14 estudios, se comparó el acondicionamiento físico como parte de una estrategia de retorno al trabajo con la atención habitual. El acondicionamiento físico consistió principalmente en una actividad gradual con ejercicios relacionados con el trabajo destinados a aumentar la fuerza y la flexibilidad de la espalda, junto con una fecha establecida para la reincorporación al trabajo. Los programas se dividieron en una versión ligera con un máximo de cinco sesiones, o una versión intensa con más de cinco sesiones hasta a tiempo completo o como tratamiento hospitalario.

Para el dolor lumbar agudo, hubo evidencia de baja calidad de que los programas de acondicionamiento físico tanto ligeros como intensos supusieron poca o ninguna diferencia en la duración de la ausencia por enfermedad en comparación con la atención habitual a los tres a 12 meses de seguimiento (3 estudios con 340 trabajadores).

Para el dolor lumbar subagudo, la evidencia de la efectividad del acondicionamiento físico intenso combinado con la atención habitual comparado con la atención habitual sola fue contradictoria (cuatro estudios con 395 trabajadores). Sin embargo, el análisis de subgrupos adicional mostró que si la intervención se realizó en el lugar de trabajo o incluyó una visita al lugar de trabajo, pudo haber reducido significativamente la duración del absentismo laboral por enfermedad a los 12 meses de seguimiento (3 estudios con 283 trabajadores, DME 0,42, IC del 95%: -0,65 a -0,18).

Para el dolor lumbar crónico, hubo evidencia de baja calidad de que el acondicionamiento físico como parte del tratamiento de atención integrada, además de la atención habitual, podría haber reducido los días de ausencia por enfermedad en comparación con la atención habitual a los 12 meses de seguimiento (1 estudio, 134 trabajadores; DME -4,42; IC del 95%: -5,06 a -3,79). Continuó sin estar claro qué parte de la gestión de la atención integrada era más eficaz. Hubo evidencia de calidad moderada de que el acondicionamiento físico intenso probablemente redujo la duración de la ausencia por enfermedad solo ligeramente en comparación con la atención habitual a los 12 meses de seguimiento (5 estudios, 1093 trabajadores; DME -0,23; IC del 95%: -0,42 a -0,03).

El acondicionamiento físico comparado con el ejercicios mostró resultados contradictorios los trabajadores con dolor lumbar subagudo y crónico. Es probable que la terapia cognitivo -conductual no fuera superior al acondicionamiento físico como una alternativa ni además del acondicionamiento físico.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save