Intervenciones con ejercicios aeróbicos para adultos con VIH/SIDA

La realización de ejercicios aeróbicos durante al menos 20 minutos tres veces a la semana durante cuatro semanas parece ser seguro y puede mejorar la condición física y el bienestar de los adultos con VIH/SIDA.

El ejercicio es una estrategia utilizada por muchas personas con VIH positivo para mejorar el estado físico, el bienestar y la imagen corporal. También se usa como estrategia para reducir las consecuencias incapacitantes de los problemas de salud crónicos causados por la infección por VIH. La revisión de ensayos halló que la realización de ejercicios aeróbicos constantes o a intervalos, o una combinación de ejercicios aeróbicos constantes y ejercicios progresivos de resistencia, durante al menos 20 minutos tres veces a la semana durante al menos cuatro semanas parece ser seguro y puede mejorar el estado cardiopulmonar y especialmente el bienestar psicológico de los adultos con VIH/SIDA. Sin embargo, se necesitan realizar más estudios de alta calidad para evaluar mejor las pruebas, en particular en los grupos con una representación deficiente como las mujeres, los pacientes muy jóvenes o ancianos y los que interrumpían los programas de ejercicios.

Conclusiones de los autores: 

El ejercicio aeróbico parece ser seguro y puede ser beneficioso para los adultos con VIH/SIDA. Estos hallazgos se ven limitados debido a los tamaños pequeños de la muestra y las grandes tasas de retiros de los estudios incluidos. La investigación futura puede verse beneficiada si se brinda mayor atención al seguimiento de los participantes y al análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis). Se requiere investigación adicional para determinar los parámetros óptimos del ejercicio aeróbico y el estadio de la enfermedad en el cual el ejercicio aeróbico puede ser más beneficioso para los adultos con por VIH.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El perfil de la infección por VIH cambia constantemente. Aunque por algún tiempo se consideró una enfermedad con progresión a la muerte, entre las personas con acceso a un tratamiento antirretroviral, el VIH puede ser en la actualidad una enfermedad con una evolución natural incierta y para algunos quizás sea una enfermedad crónica posible de tratar. Este aumento en la cronicidad de la infección por VIH se ha visto reflejada en una mayor prevalencia de discapacidades entre la población infectada por VIH. (Rusch 2004). Por lo tanto, las necesidades de estos individuos cada vez más han incluido el tratamiento de deficiencias (problemas en la función o estructura corporal como desviación o pérdida significativa, ya sea dolor o debilidad), limitaciones en las actividades (dificultades que un individuo puede tener cuando realiza actividades, como la incapacidad de caminar) y restricciones en la participación (problemas que un individuo puede experimentar en cuanto a la participación en situaciones de la vida, como la incapacidad de trabajar) (WHO 2001). El ejercicio es una estrategia de tratamiento clave utilizada por las personas con VIH/SIDA y los profesionales de rehabilitación para tratar estas cuestiones. Se demostró que los ejercicios mejoran la resistencia, la función cardiovascular y el estado psicológico en las poblaciones seronegativas (Bouchard 1993), pero ¿cuáles son los efectos de los ejercicios en los adultos con VIH?

Cuando se comprendan mejor los riesgos y beneficios de los ejercicios en las personas con VIH/SIDA, las mismas podrán realizar ejercicios adecuados y los prestadores de asistencia sanitaria podrán proporcionar una prescripción adecuada de ejercicios. Si los ejercicios efectivos y seguros pueden mejorar la efectividad del tratamiento del VIH, los mismos podrán mejorar el resultado general para los adultos con VIH.

Objetivos: 

Examinar la seguridad y efectividad de las intervenciones de ejercicios aeróbicos sobre los parámetros inmunológicos/virológicos, cardiopulmonares y psicológicos en adultos con VIH/SIDA.

Estrategia de búsqueda (: 

Para identificar los estudios adecuados, se realizaron búsquedas en MEDLINE, EMBASE, SCIENCE CITATION INDEX, AIDSLINE, CINAHL, HEALTHSTAR, PSYCHLIT, SOCIOFILE, SCI, SSCI, ERIC y DAI. También se revisaron los resúmenes y actas publicadas y no publicadas de las principales conferencias nacionales e internacionales de VIH/SIDA como la Intersciences Conference on Antimicrobial Agents and Chemotherapy (ICAAC), la Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections (CROI), la Infectious Diseases Society of America Conference (IDSA) y la International AIDS Conference (IAC). Se revisaron las listas de referencias de los artículos y libros pertinentes y se utilizaron los contactos personales con los autores, así como las bases de datos de los Grupos Colaboradores de Revisión (Collaborative Review Group). Se realizaron búsquedas manuales en las revistas seleccionadas para obtener artículos pertinentes. No hubo restricciones de idioma. Las búsquedas para la revisión original cubrieron el periodo desde 1980 hasta julio de 1999. La primera actualización de esta revisión incluyó una búsqueda adicional de la literatura, seguida por la identificación de los estudios incluidos que cumplieron los criterios de inclusión desde agosto 1999 hasta enero 2001. Para la segunda actualización, se realizó una búsqueda con el objeto de identificar estudios adicionales publicados desde febrero 2001 hasta agosto 2003.

Criterios de selección: 

Los estudios se incluyeron si eran ensayos controlados aleatorios (ECA) que comparaban las intervenciones de ejercicios aeróbicos con ninguna intervención de ejercicios aeróbicos u otro ejercicio o modalidad de tratamiento, realizados al menos tres veces por semana durante al menos cuatro semanas en adultos (18 años de edad o mayores) con VIH/SIDA.

Obtención y análisis de los datos: 

Los datos sobre el diseño del estudio, los participantes, las intervenciones, los resultados y la calidad metodológica de los estudios que cumplían con los criterios de inclusión se resumieron, por al menos dos revisores, en formularios de obtención de datos diseñados específicamente para ello. El metanálisis se realizó con el programa informático RevMan 4.2 en los resultados, siempre que fue posible.

Resultados principales

Un total de 10 estudios (seis de la búsqueda original, dos de la primera actualización de la búsqueda y dos de la segunda) cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión. Los resultados principales indicaron que realizar ejercicios aeróbicos de forma constante o a intervalos, o una combinación de ejercicios aeróbicos constantes y ejercicios progresivos de resistencia durante al menos 20 minutos, al menos tres veces por semana durante cuatro semanas parecen ser seguros y pueden llevar a reducciones significativas de los síntomas de depresión y así como a potenciales mejorías clínicamente importantes en el estado cardiopulmonar. Estos hallazgos se limitan a los participantes que continuaron con los ejercicios y para los que había datos de seguimiento adecuados.

Conclusiones de los autores

El ejercicio aeróbico parece ser seguro y puede ser beneficioso para los adultos con VIH/SIDA. Estos hallazgos se ven limitados debido a los tamaños pequeños de la muestra y las grandes tasas de retiros de los estudios incluidos. La investigación futura puede verse beneficiada si se brinda mayor atención al seguimiento de los participantes y al análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis). Se requiere investigación adicional para determinar los parámetros óptimos del ejercicio aeróbico y el estadio de la enfermedad en el cual el ejercicio aeróbico puede ser más beneficioso para los adultos con por VIH.

Esta revisión debería citarse como:Nixon S, O'Brien K, Glazier RH, Tynan AMLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Un total de 10 estudios (seis de la búsqueda original, dos de la primera actualización de la búsqueda y dos de la segunda) cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión. Los resultados principales indicaron que realizar ejercicios aeróbicos de forma constante o a intervalos, o una combinación de ejercicios aeróbicos constantes y ejercicios progresivos de resistencia durante al menos 20 minutos, al menos tres veces por semana durante cuatro semanas parecen ser seguros y pueden llevar a reducciones significativas de los síntomas de depresión y así como a potenciales mejorías clínicamente importantes en el estado cardiopulmonar. Estos hallazgos se limitan a los participantes que continuaron con los ejercicios y para los que había datos de seguimiento adecuados.

Tools
Information
Share/Save