Fármacos antiinflamatorios no esteroideos para la dismenorrea

Pregunta de la revisión

¿Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son seguros y eficaces para el alivio del dolor de la menstruación (dismenorrea) y cómo se comparan entre sí y con paracetamol?

Antecedentes

Casi tres cuartas partes de las mujeres sufren dolor o cólicos en el período menstrual (dismenorrea). Estudios de investigación han demostrado que las pacientes con dolor menstrual intenso presentan altos niveles de prostaglandinas, hormonas que se conoce causan dolor abdominal tipo cólico. Los AINE son fármacos que actúan mediante el bloqueo de la síntesis de prostaglandinas. Estos fármacos incluyen los analgésicos comunes aspirina, naproxeno, ibuprofeno y ácido mefenámico. Los investigadores de La Colaboración Cochrane examinaron las pruebas acerca de la seguridad y la efectividad de los AINE para el dolor de la menstruación. Las pruebas están actualizadas hasta enero 2015.

Características de los estudios

Se encontraron 80 ensayos controlados aleatorios (ECA) que incluyeron 5820 pacientes y compararon 20 tipos diferentes de AINE con placebo (una pastilla inactiva), paracetamol o entre sí. En su mayoría los estudios fueron financiados por empresas comerciales (59%), y otro 31% no declaró su fuente de financiamiento.

Resultados clave

La revisión encontró que los AINE parecen ser muy eficaces para aliviar el dolor de la menstruación. Las pruebas indican que si el 18% de las pacientes que toman placebo logran un alivio del dolor moderado o excelente, entre el 45% y el 53% de las que toman AINE lograrán este alivio. Los AINE parecen funcionar mejor que el paracetamol, pero no está claro si cualquier AINE es más seguro o eficaz que otros.

Los AINE causan con frecuencia efectos adversos (efectos secundarios), que incluyen indigestión, cefaleas y somnolencia. Las pruebas indican que si el 10% de las pacientes que toman placebo presentan efectos secundarios, entre el 11% y el 14% de las pacientes que toman AINE también los presentarán.

A partir de dos estudios que hicieron comparaciones directas, no hubo pruebas de que los tipos más nuevos de AINE (conocidos como inhibidores específicos de la COX-2) sean más eficaces para el tratamiento de la dismenorrea que los AINE tradicionales (conocidos como inhibidores no selectivos), ni que haya una diferencia entre ellos con respecto a los efectos adversos.

Calidad de la evidencia

La calidad de las pruebas se calificó como baja para la mayoría de las comparaciones, principalmente debido al informe deficiente de los métodos de estudio.

Conclusiones de los autores: 

Los AINE parecen ser un tratamiento efectivo para la dismenorrea, aunque las pacientes que los utilizan deben estar al tanto del riesgo significativo de efectos adversos. No existen pruebas suficientes para determinar qué AINE individual (en caso de que exista) es el más seguro y efectivo para el tratamiento de la dismenorrea. La calidad de las pruebas se calificó como baja para la mayoría de las comparaciones, principalmente debido al informe deficiente de los métodos de estudio.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La dismenorrea es un problema ginecológico frecuente que consiste en dolores tipo cólico asociados a la menstruación, y en ausencia de cualquier anomalía subyacente se conoce como dismenorrea primaria. La investigación demostró que las pacientes con dismenorrea presentan altos niveles de prostaglandinas, hormonas que se conoce causan dolor abdominal tipo cólico. Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) actúan mediante el bloqueo de la producción de prostaglandinas. Los AINE inhiben la acción de la ciclooxigenasa (COX), una enzima responsable de la síntesis de prostaglandinas. La enzima ciclooxigenasa tiene dos formas: la COX-1 y la COX-2. Los AINE tradicionales se consideran "no selectivos" porque inhiben las enzimas COX-1 y COX-2. Los AINE más selectivos que se dirigen exclusivamente a las enzimas COX-2 (inhibidores específicos de la COX-2) se lanzaron en 1999 con la intención de reducir los efectos secundarios informados con frecuencia en asociación con los AINE como la indigestión, las cefaleas y la somnolencia.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y la seguridad de los AINE para el tratamiento de la dismenorrea primaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos en enero de 2015: registro especializado del Grupo Cochrane de Trastornos Menstruales y Subfertilidad (Cochrane Menstrual Disorders and Subfertility Group), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, noviembre 2014), MEDLINE, EMBASE y en la Web of Science. También se hicieron búsquedas en registros de ensayos clínicos (ClinicalTrials.gov e ICTRP). Se verificaron los resúmenes de las principales reuniones científicas y las listas de referencias de los artículos relevantes.

Criterios de selección: 

Todas las comparaciones de ensayos controlados aleatorios (ECA) de AINE versus placebo, otros AINE o paracetamol, para el tratamiento de la dismenorrea primaria.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente seleccionaron los estudios, evaluaron su riesgo de sesgo y extrajeron los datos, y calcularon los odds ratios (OR) para los resultados dicotómicos y las diferencias de medias para los resultados continuos, con los intervalos de confianza (IC) del 95%. Se utilizaron los métodos de la varianza inversa para combinar los datos. Se evaluó la calidad general de las pruebas utilizando métodos GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 80 ensayos controlados aleatorios (5820 pacientes). Se compararon 20 AINE diferentes (18 no selectivos y dos específicos de la COX-2) versus placebo, paracetamol o entre sí.

AINE versus placebo

En las pacientes con dismenorrea primaria, los AINE fueron más efectivos para el alivio del dolor que placebo (OR 4,37; IC del 95%: 3,76 a 5,09; 35 ECA, I2 = 53%, pruebas de baja calidad). Lo anterior indica que si el 18% de las pacientes que toman placebo logran un alivio del dolor moderado o excelente, entre el 45% y el 53% de las que toman AINE lograrán este alivio.

Sin embargo, los AINE se asociaron con más efectos adversos (efectos adversos generales: OR 1,29; IC del 95%: 1,11 a 1,51; 25 ECA, I2 = 0%, pruebas de baja calidad; efectos adversos gastrointestinales: OR 1,58; IC del 95%: 1,12 a 2,23; 14 ECA, I2 = 30%; efectos adversos neurológicos: OR 2,74; IC del 95%: 1,66 a 4,53; siete ECA, I2 = 0%, pruebas de baja calidad). Las pruebas indican que si el 10% de las pacientes que toman placebo presentan efectos secundarios, entre el 11% y el 14% de las pacientes que toman AINE también los presentarán.

AINE versus otros AINE

Cuando se compararon los AINE entre sí, hubo pocas pruebas de la superioridad de cualquiera de ellos en cuanto al alivio del dolor o la seguridad. Sin embargo, las pruebas disponibles tenían poco poder estadístico para detectar cualquier diferencia, debido a que la mayoría de las comparaciones individuales se basaron en muy pocos ensayos pequeños.

AINE no selectivos versus selectivos específicos de la COX-2

Solamente dos de los estudios incluidos utilizaron inhibidores específicos de la COX-2 (etoricoxib y celecoxib). No hubo pruebas de que los inhibidores específicos de la COX-2 fueran más eficaces o tolerables para el tratamiento de la dismenorrea que los AINE tradicionales; sin embargo, los datos eran muy escasos.

AINE versus paracetamol

Los AINE parecieron ser más eficaces para el alivio del dolor que el paracetamol (OR 1,89; IC del 95%: 1,05 a 3,43; tres ECA, I2 = 0%, pruebas de baja calidad). No hubo pruebas de una diferencia con respecto a los efectos adversos, aunque los datos fueron muy escasos.

En su mayoría los estudios fueron financiados por empresas comerciales (59%); otro 31% no declaró su fuente de financiamiento.

Tools
Information
Share/Save