Agonistas beta2 para la bronquitis aguda

Agonistas beta-2 inhalados para el tratamiento de la tos en la bronquitis aguda

La bronquitis aguda es una infección pulmonar que causa tos y a veces producción de esputo, dolor en el tórax y fiebre. Las personas afectadas se sienten enfermas y para las que no tienen asma o enfermedad pulmonar obstructiva no hay ningún tratamiento claro. La causa de la bronquitis es a menudo viral, y en esos casos los antibióticos tienen poca probabilidad de ser efectivos. Los agonistas beta2 (como el albuterol o salbutamol) son fármacos que alivian el asma al relajar los músculos de las vías respiratorias. A veces se utilizan para tratar de aliviar la tos en la bronquitis aguda, aun en las personas que no tienen asma.

Una búsqueda minuciosa de la bibliografía encontró siete ensayos controlados aleatorios, dos en niños de uno a diez años de edad y cinco en adultos. Un total de 109 niños con tos aguda y sin pruebas de obstrucción de las vías respiratorias o sibilancias no se benefició de los agonistas beta2. Las puntuaciones diarias de la tos no fueron diferentes entre los niños que recibieron agonistas beta2 orales y los de los grupos control con placebo. En un total de 418 adultos con tos aguda o bronquitis aguda, la administración de agonistas beta2 por vía oral (tres ensayos) o inhalado (dos ensayos) no cambió las puntuaciones diarias de tos, o el número de personas que todavía tosía después de siete días. Los resultados fueron mixtos, algunos ensayos mostraron beneficios y otros no. Esta diferencia puede ser debida a que algunos de los participantes tenían sibilancias u otros signos de obstrucción de las vías respiratorias como: quizás los agonistas beta2 pueden ser útiles sólo para estos pacientes.

Los agonistas beta2 pueden causar efectos adversos, como temblor, estremecimientos y nerviosismo.

La revisión está limitada por el pequeño número de ensayos y de participantes. Los ensayos eran de poca duración (tres a siete días) y sólo se usaron dos agonistas beta2 inhalados (que es ahora la forma habitual de administrarlos a los adultos y niños mayores).

Conclusiones de los autores: 

No existen pruebas para apoyar el uso de los agonistas beta2 en los niños con tos aguda sin pruebas de que tengan obstrucción del flujo aéreo. Existen también pocas pruebas de que el uso habitual de los agonistas beta2 en adultos con tos aguda sea útil. Estos fármacos pueden disminuir los síntomas, incluida la tos, en los pacientes con pruebas de obstrucción del flujo aéreo. Pero este beneficio potencial no está debidamente apoyado por los datos disponibles y debe ser balanceado con los efectos adversos asociados con los agonistas beta2.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

No hay ningún tratamiento claramente efectivo para la tos producida por la bronquitis aguda, y se prescriben frecuentemente los agonistas beta2, quizás porque los médicos sospechan que muchos pacientes también tienen restricción de flujo aéreo reversible que contribuye a los síntomas.

Objetivos: 

Determinar si los agonistas beta2 mejoran los síntomas de la bronquitis aguda en los pacientes que no tienen enfermedades pulmonares subyacentes.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials [CENTRAL]) (The Cochrane Library Número 4, 2005), MEDLINE (desde enero de 1966 a noviembre de 2005) y EMBASE (de 1974 hasta noviembre de 2005).

Criterios de selección: 

Los ensayos con pacientes (adultos o niños mayores de dos años de edad) a quienes se les diagnosticó bronquitis aguda o tos aguda (sin enfermedad pulmonar conocida u otras causas) fueron asignados al azar a recibir agonistas beta2 versus placebo, ningún tratamiento o un tratamiento alternativo.

Obtención y análisis de los datos: 

Tres revisores independientemente seleccionaron los resultados y evaluaron la calidad de los ensayos cegados a los resultados del estudio, y luego extrajeron los datos. Los ensayos en los niños y en los adultos se analizaron por separado.

Resultados principales

Dos ensayos en niños (n = 109) con tos aguda y sin evidencias de obstrucción de las vías respiratorias no hallaron beneficios de los agonistas beta2. Los datos combinados no mostraron una diferencia significativa en las puntuaciones diarias de la tos entre los pacientes que recibieron agonistas beta2 orales y los de los grupos de control. Cinco ensayos en adultos (n = 418) con tos aguda o bronquitis aguda tuvieron resultados mixtos, pero las estadísticas de resumen generales no revelaron ningún beneficio significativo del uso de agonistas beta2 orales (tres ensayos) o inhalados (dos ensayos). No hubo diferencias significativas de las puntuaciones diarias de la tos ni del número de pacientes que continuaban con tos después de siete días (tasa de control 73%; riesgo relativo [RR] 0,77; IC del 95%: 0,54 a 1,09). Los subgrupos de pacientes con pruebas de padecer limitación del flujo aéreo en un ensayo tuvieron puntuaciones de los síntomas menores si recibieron agonistas beta2. Además, los ensayos que observaron una resolución más rápida de la tos en los pacientes que recibieron agonistas beta2 fueron los que tenían una proporción mayor de pacientes con sibilancias al inicio del estudio. Hubo una mayor probabilidad de que los pacientes que recibieron agonistas beta2 informaran temblor, estremecimiento o nerviosismo que los pacientes de los grupos de control (en ensayos con niños: tasa de control 0%; RR 6,76; IC del 95%: 0,86 a 53,12; número necesario para dañar [NND] 9; IC del 95%: 5 a 100; en los ensayos en adultos: tasa de control 11%; RR 7,94; IC del 95%: 1,17 a 53,94; NND 2,3; IC del 95%: 2 a 3).

Conclusiones de los autores

No existen pruebas para apoyar el uso de los agonistas beta2 en los niños con tos aguda sin pruebas de que tengan obstrucción del flujo aéreo. Existen también pocas pruebas de que el uso habitual de los agonistas beta2 en adultos con tos aguda sea útil. Estos fármacos pueden disminuir los síntomas, incluida la tos, en los pacientes con pruebas de obstrucción del flujo aéreo. Pero este beneficio potencial no está debidamente apoyado por los datos disponibles y debe ser balanceado con los efectos adversos asociados con los agonistas beta2.

Esta revisión debería citarse como:Smucny J, Becker L, Glazier RLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Dos ensayos en niños (n = 109) con tos aguda y sin evidencias de obstrucción de las vías respiratorias no hallaron beneficios de los agonistas beta2. Los datos combinados no mostraron una diferencia significativa en las puntuaciones diarias de la tos entre los pacientes que recibieron agonistas beta2 orales y los de los grupos de control. Cinco ensayos en adultos (n = 418) con tos aguda o bronquitis aguda tuvieron resultados mixtos, pero las estadísticas de resumen generales no revelaron ningún beneficio significativo del uso de agonistas beta2 orales (tres ensayos) o inhalados (dos ensayos). No hubo diferencias significativas de las puntuaciones diarias de la tos ni del número de pacientes que continuaban con tos después de siete días (tasa de control 73%; riesgo relativo [RR] 0,77; IC del 95%: 0,54 a 1,09). Los subgrupos de pacientes con pruebas de padecer limitación del flujo aéreo en un ensayo tuvieron puntuaciones de los síntomas menores si recibieron agonistas beta2. Además, los ensayos que observaron una resolución más rápida de la tos en los pacientes que recibieron agonistas beta2 fueron los que tenían una proporción mayor de pacientes con sibilancias al inicio del estudio. Hubo una mayor probabilidad de que los pacientes que recibieron agonistas beta2 informaran temblor, estremecimiento o nerviosismo que los pacientes de los grupos de control (en ensayos con niños: tasa de control 0%; RR 6,76; IC del 95%: 0,86 a 53,12; número necesario para dañar [NND] 9; IC del 95%: 5 a 100; en los ensayos en adultos: tasa de control 11%; RR 7,94; IC del 95%: 1,17 a 53,94; NND 2,3; IC del 95%: 2 a 3).

Tools
Information
Share/Save