Fisostigmina para la demencia en la enfermedad de Alzheimer

Las pruebas son limitadas sobre la efectividad de la fisostigmina para el tratamiento sintomático de la enfermedad de Alzheimer.

La fisostigmina es un inhibidor de la acetilcolinesterasa; funciona al obstruir la enzima responsable de la degradación de ACh en la hendidura sináptica. Los estudios realizados hace más de 20 años sugirieron que la fisostigmina podía mejorar la memoria en las personas con o sin demencia. La investigación de esta propiedad se ha visto limitada por la corta vida media de la fisostigmina. Se probaron diversas formas de administración del fármaco para solucionar este problema, más recientemente una fórmula oral de liberación controlada (LC) y un parche transdérmico.
Un factor limitante adicional ha sido una alta incidencia de efectos adversos, incluidas las náuseas, los vómitos y la diarrea. La fisostigmina parece no tener ninguna ventaja sobre algunos fármacos anticolinesterasa más nuevos. La corta vida media sigue siendo una desventaja importante y requiere formas complejas de administración. No hay razones para recomendar investigación adicional sobre este fármaco.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas sobre la efectividad de la fisostigmina para el tratamiento sintomático de la enfermedad de Alzheimer es limitada. Aún con una fórmula de liberación controlada diseñada para superar la vida media corta, la fisostigmina no mostró beneficios convincentes y los efectos adversos continuaron siendo frecuentes y resultaron en una tasa alta de retiros.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El enfoque farmacológico principal para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer (EA) se ha basado en el uso de agentes que potencian la transmisión colinérgica, particularmente al inhibir la acetilcolinesterasa (AChE), la enzima que degrada la acetilcolina después que se ha secretado en las hendiduras sinápticas. La fisostigmina es un inhibidor de la AChE originalmente extraído de las semillas de calabar. Ésta está autorizada en muchos países como agente para revertir el efecto de fármacos y venenos que causan el síndrome anticolinérgico. Estudios realizados hace más de 20 años sugirieron que la fisostigmina podía mejorar la memoria en personas con o sin demencia. La investigación de esta propiedad se ha visto limitada por la corta vida media de la fisostigmina. Se probaron diversas formas de administración del fármaco para solucionar este problema, más recientemente una fórmula oral de liberación controlada (LC) y un parche transdérmico.

Objetivos: 

Determinar la eficacia y seguridad clínica de la fisostigmina para la enfermedad de Alzheimer.

Estrategia de búsqueda (: 

Los ensayos se identificaron a partir de la última búsqueda actualizada en el Registro Especializado de Ensayos del Grupo Cochrane de Demencia y Trastornos Cognitivos (Cochrane Dementia and Cognitive Improvement Group) el 12 de Febrero de 2 003 con los términos "physostigmine", "physostigmine salcicylate", "synapton", "antilirium". El Registro es actualizado regularmente con informes de las bases de datos de asistencia sanitaria más importantes (Medline, Embase, PsychInfo, Cinahl) y varias bases de datos de ensayos.

Se solicitaron a Forest Laboratories y Pharmax, propietarios de los derechos para comercializar la fisostigmina para la enfermedad de Alzheimer, datos e informes adicionales sobre ensayos clínicos pero no se recibió ninguna información.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos relevantes sin factores de confusión, doble ciego, aleatorios, controlados con placebo en los cuales la fisostigmina se administró durante más de un día a pacientes con demencia de tipo Alzheimer.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores (JMC y JB) extrajeron los datos de forma independiente y los combinaron cuando fue apropiado y posible, y se calcularon la diferencia de medias ponderada o estandarizada o los odds-ratios de Peto con IC del 95%. Cuando fue posible, se utilizó un análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis).

Resultados principales

Se incluyeron 15 estudios que utilizaron cuatro métodos diferentes de administración de fisostigmina. Cuatro estudios, que incluyeron 29 personas, utilizaron una infusión intravenosa; 7 estudios, con 131 personas, utilizaron una fórmula oral convencional; otros r estudios, con 1 456 personas utilizaron una fórmula oral de liberación controlada y un estudio utilizó un parche transdérmico verum en 181 personas.

Infusión intravenosa
No existen resultados utilizables a partir de los ensayos de infusión intravenosa,

Fórmula oral
Los pocos resultados de los ensayos con la fórmula oral convencional no mostraron beneficios de la fisostigmina en comparación con el placebo.

Liberación controlada
Los resultados de 2 de los 4 estudios con la fisostigmina de liberación controlada se refieren sólo a un grupo de pacientes identificados como respondedores durante un período de ajuste de dosis previo a la asignación al azar. La dosis óptima de fisostigmina estuvo asociada con una mejoría en la puntuación en el ADAS-Cog en comparación con el placebo a las 6 y a las 12 semanas. En comparación con placebo, hubo un número estadística y significativamente mayor de pacientes del grupo con fisostigmina que se retiraron del ensayo (22 de 183 versus 2 de 183 con placebo) (OR 5,92; límites de confianza del 95%: 2,59 a 13,54; p

Parche verum
La dosis doble (dosis media administrada 12 mg/día) estuvo asociada con un número de pacientes estadística y significativamente mayor que sufrieron por los menos un evento adverso de vómitos, náuseas o calambres abdominales, y la dosis baja (dosis media administrada 5,7 mg/día) estuvo asociada con un número de pacientes estadística y significativamente mayor que sufrieron trastornos gastrointestinales en comparación con el placebo a las 24 semanas. No hubo diferencias entre la fisostigmina (en dosis alta y baja) y el placebo en el número de pacientes con mejoría según la CGIC a las 24 semanas.

Conclusiones de los autores

Las pruebas sobre la efectividad de la fisostigmina para el tratamiento sintomático de la enfermedad de Alzheimer es limitada. Aún con una fórmula de liberación controlada diseñada para superar la vida media corta, la fisostigmina no mostró beneficios convincentes y los efectos adversos continuaron siendo frecuentes y resultaron en una tasa alta de retiros.

Esta revisión debería citarse como:Coelho Filho JM, Birks JLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron 15 estudios que utilizaron cuatro métodos diferentes de administración de fisostigmina. Cuatro estudios, que incluyeron 29 personas, utilizaron una infusión intravenosa; 7 estudios, con 131 personas, utilizaron una fórmula oral convencional; otros r estudios, con 1 456 personas utilizaron una fórmula oral de liberación controlada y un estudio utilizó un parche transdérmico verum en 181 personas.

Infusión intravenosa
No existen resultados utilizables a partir de los ensayos de infusión intravenosa,

Fórmula oral
Los pocos resultados de los ensayos con la fórmula oral convencional no mostraron beneficios de la fisostigmina en comparación con el placebo.

Liberación controlada
Los resultados de 2 de los 4 estudios con la fisostigmina de liberación controlada se refieren sólo a un grupo de pacientes identificados como respondedores durante un período de ajuste de dosis previo a la asignación al azar. La dosis óptima de fisostigmina estuvo asociada con una mejoría en la puntuación en el ADAS-Cog en comparación con el placebo a las 6 y a las 12 semanas. En comparación con placebo, hubo un número estadística y significativamente mayor de pacientes del grupo con fisostigmina que se retiraron del ensayo (22 de 183 versus 2 de 183 con placebo) (OR 5,92; límites de confianza del 95%: 2,59 a 13,54; p

Parche verum
La dosis doble (dosis media administrada 12 mg/día) estuvo asociada con un número de pacientes estadística y significativamente mayor que sufrieron por los menos un evento adverso de vómitos, náuseas o calambres abdominales, y la dosis baja (dosis media administrada 5,7 mg/día) estuvo asociada con un número de pacientes estadística y significativamente mayor que sufrieron trastornos gastrointestinales en comparación con el placebo a las 24 semanas. No hubo diferencias entre la fisostigmina (en dosis alta y baja) y el placebo en el número de pacientes con mejoría según la CGIC a las 24 semanas.

Tools
Information
Share/Save