Agonistas beta2 de acción corta para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica estable

El uso regular durante al menos una semana del agonista beta2 inhalado puede mejorar los síntomas de la EPOC (enfisema o bronquitis crónica).

Esta revisión ha demostrado que el uso regular durante al menos siete días de fármacos beta2 inhalados alivia la obstrucción de las vías respiratorias y también puede mejorar los síntomas asociados con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en la mayoría de los pacientes, pero no en todos. Es mucho más probable que los pacientes prefieran el tratamiento con este tipo de fármacos que con placebo y menos probable que fracasen o abandonen el tratamiento cuando son tratados con dichos fármacos. El tratamiento regular con dichos fármacos inhalados debe reservarse para aquellos pacientes que informan beneficios sintomáticos y clínicos de su uso. Se encuentran actualmente disponibles broncodilatadores nuevos y de acción prolongada que pueden ser más prácticos o efectivos en estos pacientes. De cualquier modo, esta revisión indica que el tratamiento con estos fármacos anteriores y de bajo costo es efectivo en los pacientes con EPOC.

Conclusiones de los autores: 

El uso regular de agonistas beta2 de acción corta, durante al menos siete días en la EPOC estable, está relacionado con mejorías en la función pulmonar postbroncodilatador y una disminución en la disnea. Es mucho más probable que los pacientes prefieran el tratamiento con agonistas beta2 que con placebo, y menos probable que abandonen dicho tratamiento. Ninguno de los estudios incluidos en esta revisión informó datos suficientes, o fue de duración o tamaño suficiente, como para proporcionar información confiable sobre los efectos adversos. Por consiguiente, es necesario realizar estudios en gran escala, paralelos y de duración más larga, para investigar el efecto del tratamiento regular con agonistas beta2 inhalados sobre la mortalidad, la progresión de la enfermedad y los efectos secundarios. Se encuentran actualmente disponibles nuevos broncodilatadores de acción prolongada (incluidos los agonistas beta2 de acción prolongada) que pueden ser más prácticos o efectivos en estos pacientes. Sin embargo, esta revisión indica que el tratamiento con los fármacos anteriores de bajo costo es beneficioso en los pacientes con EPOC.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una afección crónica caracterizada por la limitación progresiva del flujo de las vías aéreas, que en la mayoría de los casos es parcialmente reversible. Aún cuando no sea reversible, los pacientes a menudo informan mejoría sintomática con fármacos broncodilatadores beta2 de acción corta. Los broncodilatadores beta2 de acción corta se utilizan en el tratamiento de las exacerbaciones, tanto estables como agudas, de la EPOC.

Objetivos: 

Determinar la efectividad clínica y evaluar los efectos adversos del tratamiento regular con broncodilatadores agonistas beta2 de acción corta en pacientes con EPOC estable.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizó una búsqueda en la base de datos del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group). Además, se buscaron otras citas, potencialmente pertinentes, en las listas de referencias de los artículos de revisión y en las publicaciones completas de los ensayos controlados aleatorios (ECA) recuperados con texto completo.

Criterios de selección: 

ECA de al menos una semana de duración que comparaban el tratamiento con agonistas beta2 de acción corta inhalados con placebo, en pacientes con EPOC estable.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente obtuvieron los datos y evaluaron la calidad metodológica de los estudios. En los casos donde se requirieron datos adicionales o faltantes, se estableció contacto con los autores de los estudios. Los datos fueron analizados usando el Cochrane Review Manager 4.1.

Resultados principales

Se incluyeron trece estudios en esta revisión. Todos los estudios usaron un diseño cruzado (cross-over) y fueron de alta calidad. La espirometría realizada al final del período de estudio y después de la administración del tratamiento (postbroncodilatador) mostró un aumento leve pero significativo del VEF1 y la CVF, cuando se la comparó con placebo (DMP=0,14 L; IC del 95%: 0,04; 0,25 y DMP=0,30 L; IC del 95%: 0,02; 0,58, respectivamente). Además, la TFEM, tanto matutina como vespertina, fue significativamente mejor durante el tratamiento activo que durante el placebo (DMP=29,17 L/min; IC del 95%: 0,25; 58,09 y DMP=36,75 L/min; IC del 95%: 2,56; 70,94, respectivamente).

Durante el tratamiento con agonistas beta2 se observó una mejoría significativa en la puntuación diaria de la disnea comparada con el placebo (DME=1,33; IC del 95%: 1,0; 1,65).

El riesgo de que los pacientes abandonaran el estudio (fracaso del tratamiento) del grupo bajo tratamiento con placebo fue casi el doble que en el grupo bajo tratamiento con agonistas beta2 (RR=0,49; IC del 95%: 0,33; 0,73). Los pacientes preferían los agonistas beta2 con una frecuencia casi diez veces mayor que el placebo (OR=9,04; IC del 95%: 4,64; 17,61).

Un estudio que usó un cuestionario validado para la evaluación de la 'calidad de vida' encontró mejorías altamente significativas en las puntuaciones para la disnea (p=0,003) y la fatiga (p=0,0003) durante el tratamiento con salbutamol.

Ningún estudio informó efectos secundarios graves durante el tratamiento con betaagonistas inhalados. Sin embargo, la duración o el tamaño de ninguno de los estudios fue suficiente como para permitir cualquier información significativa sobre la aparición de efectos secundarios a largo plazo.

Conclusiones de los autores

El uso regular de agonistas beta2 de acción corta, durante al menos siete días en la EPOC estable, está relacionado con mejorías en la función pulmonar postbroncodilatador y una disminución en la disnea. Es mucho más probable que los pacientes prefieran el tratamiento con agonistas beta2 que con placebo, y menos probable que abandonen dicho tratamiento. Ninguno de los estudios incluidos en esta revisión informó datos suficientes, o fue de duración o tamaño suficiente, como para proporcionar información confiable sobre los efectos adversos. Por consiguiente, es necesario realizar estudios en gran escala, paralelos y de duración más larga, para investigar el efecto del tratamiento regular con agonistas beta2 inhalados sobre la mortalidad, la progresión de la enfermedad y los efectos secundarios. Se encuentran actualmente disponibles nuevos broncodilatadores de acción prolongada (incluidos los agonistas beta2 de acción prolongada) que pueden ser más prácticos o efectivos en estos pacientes. Sin embargo, esta revisión indica que el tratamiento con los fármacos anteriores de bajo costo es beneficioso en los pacientes con EPOC.

Esta revisión debería citarse como:Sestini P, Renzoni E, Robinson S, Poole P, Ram FSFLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Se incluyeron trece estudios en esta revisión. Todos los estudios usaron un diseño cruzado (cross-over) y fueron de alta calidad. La espirometría realizada al final del período de estudio y después de la administración del tratamiento (postbroncodilatador) mostró un aumento leve pero significativo del VEF1 y la CVF, cuando se la comparó con placebo (DMP=0,14 L; IC del 95%: 0,04; 0,25 y DMP=0,30 L; IC del 95%: 0,02; 0,58, respectivamente). Además, la TFEM, tanto matutina como vespertina, fue significativamente mejor durante el tratamiento activo que durante el placebo (DMP=29,17 L/min; IC del 95%: 0,25; 58,09 y DMP=36,75 L/min; IC del 95%: 2,56; 70,94, respectivamente).

Durante el tratamiento con agonistas beta2 se observó una mejoría significativa en la puntuación diaria de la disnea comparada con el placebo (DME=1,33; IC del 95%: 1,0; 1,65).

El riesgo de que los pacientes abandonaran el estudio (fracaso del tratamiento) del grupo bajo tratamiento con placebo fue casi el doble que en el grupo bajo tratamiento con agonistas beta2 (RR=0,49; IC del 95%: 0,33; 0,73). Los pacientes preferían los agonistas beta2 con una frecuencia casi diez veces mayor que el placebo (OR=9,04; IC del 95%: 4,64; 17,61).

Un estudio que usó un cuestionario validado para la evaluación de la 'calidad de vida' encontró mejorías altamente significativas en las puntuaciones para la disnea (p=0,003) y la fatiga (p=0,0003) durante el tratamiento con salbutamol.

Ningún estudio informó efectos secundarios graves durante el tratamiento con betaagonistas inhalados. Sin embargo, la duración o el tamaño de ninguno de los estudios fue suficiente como para permitir cualquier información significativa sobre la aparición de efectos secundarios a largo plazo.

Tools
Information
Share/Save