Administración de suplementos con ácidos grasos poliinsaturados para la esquizofrenia

La esquizofrenia es un problema de salud mental grave que afecta a cerca del 1% de cualquier población. Para algunos pacientes se puede convertir en una enfermedad con la que tienen que vivir toda su vida. Estudios de investigación anteriores han indicado que administrar suplementos dietéticos con ácidos grasos omega 3 u omega 6 puede tener un efecto positivo sobre los síntomas de la esquizofrenia. Esta revisión examina los ensayos controlados aleatorizados en los que se utilizaron los omega 3 o los omega 6 en combinación con fármacos antipsicóticos, o como un tratamiento como tal para la esquizofrenia. Se encontraron ocho estudios que incluyeron 517 pacientes a los que se les diagnosticó esquizofrenia o un trastorno esquizoafectivo (síntomas combinados de esquizofrenia y un trastorno del estado de ánimo). Su duración varió entre seis y 16 semanas y se realizaron en hospitales y en la comunidad.

La mayoría de los ensayos compararon dos tipos diferentes de ácidos grasos omega 3, EPA (generalmente como E-EPA) y DHA con placebo, en pacientes con esquizofrenia que estaban estables con los fármacos antipsicóticos. Algunos de estos ensayos muestran cierta mejora en el funcionamiento general y en el estado mental, pero no en un grado estadísticamente significativo. En el ensayo de mayor duración no hubo diferencias entre los dos grupos al final del estudio. Un ensayo comparó E-EPA con DHA y encontró indicios de que el E-EPA funciona mejor que el DHA, pero nuevamente, este hallazgo no fue estadísticamente significativo. Cuando se comparó el EPA con placebo como tratamiento de primera línea para la esquizofrenia (30 pacientes), los que tomaron EPA tuvieron un mejor resultado general y una mejora en el estado mental. Sin embargo, este ensayo fue corto y tuvo pocos pacientes. Finalmente, un ensayo comparó un tipo de omega 6 con placebo en hombres que padecían el trastorno del movimiento discinesia tardía (16 pacientes). En ninguno de los dos grupos hubo mejoras en los síntomas de los efectos adversos del movimiento al final de las seis semanas.

Estos ensayos fueron pequeños y de corta duración. Además, no fue posible utilizar la mayoría de los datos que informaron, y la mitad de los ensayos fueron financiados por el grupo que suministró el fármaco del ensayo. Por lo tanto, todavía no está claro si el consumo de omega 3 o 6 manufacturados mejora el funcionamiento general o el estado mental de los pacientes con esquizofrenia.

(Resumen en términos sencillos preparado para esta revisión por Janey Antoniou de RETHINK, Reino Unido www.rethink.org)

Conclusiones de los autores: 

Tres actualizaciones de esta revisión han dado como resultado la inclusión de más estudios y más pacientes asignadas al azar, pero aún así, los datos adicionales son relativamente poco útiles. Los resultados no son concluyentes. Todos los ensayos nuevos comparan los ácidos grasos poliinsaturados omega-3, en particular el ácido eicosapentanoico y su éster, el ácido etil eicosapentanoico. La administración de los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 para la esquizofrenia aún es experimental y esta revisión destaca la necesidad de estudios grandes bien diseñados, realizados e informados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Existe evidencia limitada a favor de la hipótesis que indica que los síntomas esquizofrénicos pueden ser resultado de una alteración en la estructura y el metabolismo de la membrana neuronal. La estructura y el metabolismo dependen de los niveles en plasma de ciertos ácidos grasos esenciales y sus metabolitos.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los ácidos grasos poliinsaturados en los pacientes con esquizofrenia.

Estrategia de búsqueda (: 

Se han actualizado las búsquedas iniciales de 1998, 2002 y 2005 con una búsqueda en el Registro del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group), noviembre 2008, que se basa en búsquedas regulares en CINAHL, EMBASE, MEDLINE y PsycINFO.

Cuando fue necesario se estableció contacto con los autores y las compañías farmacéuticas pertinentes para obtener información adicional.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorizados del tratamiento con ácidos grasos poliinsaturados para la esquizofrenia.

Obtención y análisis de los datos: 

Los autores de la revisión de forma independiente seleccionaron los estudios para la evaluación de la calidad y extrajeron los datos pertinentes. Se realizó un análisis de intención de tratar. Cuando fue posible y apropiado se calculó el riesgo relativo (RR) y sus intervalos de confianza (IC) del 95%, así como el número necesario a tratar (NNT). Para los datos continuos se calcularon las diferencias de medias ponderadas (DMP) y sus intervalos de confianza del 95%. También se examinaron los datos en busca de heterogeneidad.

Resultados principales: 

Actualmente se incluyen ocho estudios en esta revisión. Cuando se compara cualquier dosis de omega-3 (E-EPA o EPA) con placebo, ensayos pequeños y de corta duración indican que la necesidad de neurolépticos parece reducirse en los pacientes asignados a administración de suplementos con omega-3 (n = 30; un ECA; RR 0,73; IC del 95%: 0,54 a 1,00) y que el estado mental puede mejorar (n = 30; un 1 ECA; RR de no lograr un cambio del 25% en las puntuaciones PANSS 0,54; IC del 95%: 0,30 a 0,96; NNT 3; IC del 95%: 2 a 29). No hay diferencias en cuanto al número de pacientes que abandonaron el estudio antes de tiempo (n = 595; seis ECA; RR 0,86; IC del 95%: 0,50 a 1,48). Hay pocos datos sobre la comparación de cualquier dosis de omega-6 (GLA) con placebo. En cuanto a los resultados de los trastornos del movimiento, el único estudio pequeño que se encontró no muestra diferencias en cuanto a la puntuación promedio de AIMS a corto plazo (n = 16; un ECA; DMP 1,30; IC del 95%: -1,96 a 4,56). Cuando se compara cualquier dosis de omega-3 (E-EPA o EPA) con cualquier dosis de omega-3 (DHA), no hay diferencias significativas para el resultado del estado mental de no lograr un cambio del 25% en las puntuaciones de PANSS (n = 31; un ECA; RR 0,66; IC del 95%: 0,39 a 1,11). Cuando se comparan diferentes dosis de omega-3 (E-EPA) con placebo, no hay diferencias en las medidas del estado global y mental entre los estudios. Para el resultado "presentar al menos un efecto adverso" no hay diferencias entre los grupos para las dosis (1 g/día de E-EPA versus placebo; n = 63; un ECA; RR 0,97; IC del 95%: 0,60 a 1,56; 2 g/día de E-EPA versus placebo; n = 63, un ECA; RR 0,67; IC del 95%: 0,37 a 1,20; 4 g/día de E-EPA versus placebo; n = 58; un ECA; RR 1,15, IC del 95%: 0,72 a 1,82).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save