Apoyo para la lactancia materna

¿Cuál es el problema?

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los lactantes sean alimentados exclusivamente con leche materna hasta los seis meses de edad y que la lactancia materna continúe como parte importante de la dieta del lactante hasta que tenga por lo menos dos años de edad. Sabemos que la lactancia materna es buena para la salud a corto y largo plazo tanto de los bebés como de sus madres. Los bebés son menos propensos a desarrollar infecciones en el tracto digestivo, pulmones o vías respiratorias y oídos. También es menos probable que tengan sobrepeso y que desarrollen diabetes en el futuro. Las madres son menos propensas a desarrollar diabetes y a sufrir cáncer de mama u ovario. Es posible que muchas madres dejen de amamantar antes de lo que les gustaría como resultado de los problemas que encuentran. Una buena atención y el apoyo pueden ayudar a las mujeres a resolver estos problemas para que puedan seguir amamantando.

¿Por qué es esto importante?

Sabiendo qué tipo de apoyo se puede proporcionar para ayudar a las madres con la lactancia, podemos ayudarlas a resolver cualquier problema y seguir amamantando durante el tiempo que quieran, dondequiera que vivan. Dejar de amamantar a un niño antes de tiempo puede causar decepción y angustia a las madres y problemas de salud para ellas y sus hijos. El apoyo puede ser proporcionarse en forma confianza, elogios, información y la posibilidad de que las mujeres comenten sus problemas y hagan preguntas según sea necesario. Esta revisión analizó si la prestación de apoyo organizado adicional a las madres que amamantan ayudaría a las madres a continuar amamantando en comparación con la atención materna estándar. Nos interesaba el apoyo de los profesionales sanitarios, incluidas las comadronas, enfermeras y médicas, o de los trabajadores no profesionales capacitados, como los trabajadores sanitarios de la comunidad y los voluntarios.

¿Qué evidencia se encontró?

Se buscó evidencia el 29 de febrero de 2016 y se identificaron 31 nuevos ensayos para su inclusión en la revisión. Esta revisión actualizada incluye ahora 100 estudios controlados aleatorios que incluyen a más de 83.246 mujeres. Los 73 ensayos que contribuyeron a los análisis procedían de 29 países y en ellos participaron 74.656 mujeres. Alrededor del 62% de las mujeres procedían de países de ingresos altos, el 34% de países de ingresos medios y el 4% de países de ingresos bajos.

Todas las formas de apoyo adicional organizado analizadas juntas mostraron un aumento en el tiempo que las mujeres continuaron amamantando, ya sea con o sin la introducción de otro tipo de líquidos o alimentos. Esto significó que menos mujeres dejaron de amamantar o dar exclusivamente el pecho (evidencia de calidad moderada) antes de cuatro a seis semanas y antes de seis meses. Tanto los voluntarios capacitados como los médicos y enfermeras tuvieron un impacto positivo en la lactancia.

Los factores que pueden haber contribuido al éxito de las mujeres que amamantaron exclusivamente fueron el contacto cara a cara (en lugar del contacto telefónico), el apoyo de voluntarios, un programa específico de cuatro a ocho contactos y el elevado número de mujeres que comenzaron a amamantar en la comunidad o la población (tasas de antecedentes).

El término "evidencia de alta calidad" significa que hay confianza en que los estudios posteriores proporcionen resultados similares. No se evaluó ningún resultado como de "alta calidad". El término "evidencia de calidad moderada" significa que se encontraron amplias variaciones en los hallazgos con algunos resultados contradictorios en los estudios de esta revisión. Nuevos estudios sobre diferentes tipos de apoyo a la lactancia materna exclusiva podrían cambiar nuestra comprensión de cómo ayudar a las mujeres a continuar con la lactancia materna exclusiva.

La calidad metodológica de los estudios fue variada y los componentes de las intervenciones de atención estándar y las intervenciones de apoyo adicional variaron mucho y no siempre estuvieron bien descritas. Además, los escenarios de los estudios y las mujeres implicadas fueron diversos.

¿Qué significa esto?

Proporcionar a las mujeres un apoyo adicional organizado les ayuda a amamantar a sus bebés por más tiempo. El apoyo a la lactancia puede ser más útil si es predecible, programado e incluye visitas continuas con profesionales de la salud capacitados, como comadronas, enfermeras y médicos, o con voluntarios capacitados. Es posible que se necesiten diferentes tipos de apoyo en diferentes lugares geográficos para satisfacer las necesidades de las personas que se encuentran en ese lugar. Necesitamos estudios controlados aleatorios adicionales para identificar qué tipos de apoyo son los más útiles para las mujeres.

Conclusiones de los autores: 

Cuando se ofrece apoyo a la lactancia a las mujeres, aumenta la duración y la exclusividad de la lactancia. Entre las características del apoyo eficaz figuran: que lo ofrezca como norma personal capacitado durante la atención prenatal o posnatal, que incluya visitas programadas continuas para que las mujeres puedan predecir cuándo estará disponible el apoyo, y que se adapte al entorno y a las necesidades del grupo de población. Es probable que el apoyo sea más eficaz en contextos con altas tasas de iniciación. El apoyo pueden ofrecerlo profesionales o personal no profesional/otras madres, o una combinación de ambos. Las estrategias que se basan principalmente en el apoyo cara a cara tienen más probabilidades de tener éxito con las mujeres que practican la lactancia materna exclusiva.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Existen gran evidencia de importantes riesgos para la salud de los lactantes y las madres relacionados con no amamantar. En 2003, la Organización Mundial de la Salud recomendó que los lactantes sean alimentados exclusivamente con leche materna hasta los seis meses de edad y que la lactancia materna continúe como parte importante de la dieta del lactante hasta que tenga por lo menos dos años de edad. Sin embargo, las actuales tasas de lactancia materna en muchos países no reflejan esta recomendación.

Objetivos: 

Describir formas de apoyo a la lactancia materna que se han evaluado en estudios controlados, el momento de las intervenciones y los ámbitos en que se han usado.

Examinar la efectividad de los diferentes modos de ofrecer intervenciones de apoyo similares (p. ej., si el apoyo ofrecido fue proactivo o reactivo, cara a cara o por teléfono), y si las intervenciones que contienen elementos prenatales y postnatales eran más eficaces que las que tenían lugar en el período postnatal exclusivamente.

Examinar la eficacia de los diferentes profesionales sanitarios y (cuando se disponga de información) la formación.

Explorar la interacción entre las tasas de antecedentes lactancia y la eficacia del apoyo.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth's Trials Register) (29 febrero 2016) y en las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados o cuasialeatorizados que comparen el apoyo adicional a las madres sanas que amamantan a sus hijos sanos a término con la atención materna habitual.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud. La calidad de la evidencia se evaluó mediante el enfoque GRADE.

Resultados principales: 

Esta revisión actualizada incluye 100 ensayos que incluyen más de 83.246 pares madre-hijo, de los cuales 73 estudios aportan datos (58 ensayos aleatorizados individuales y 15 ensayos aleatorizados por grupos). Consideramos que el riesgo general de sesgo de los ensayos incluidos en la revisión fue mixto. De los 31 nuevos estudios incluidos en esta actualización, 21 proporcionaron datos para uno o más de los resultados primarios. El número total de pares madre-hijo en los 73 estudios que contribuyeron con datos a esta revisión es de 74.656 (este total fue de 56.451 en la versión anterior de esta revisión). Los 73 estudios se realizaron en 29 países. Los resultados de los análisis siguen confirmando que todas las formas de apoyo adicional analizadas en conjunto mostraron una disminución en el cese de "cualquier lactancia materna", que incluye la lactancia materna parcial y exclusiva (riesgo relativo (RR) promedio para el cese de cualquier lactancia materna antes de los seis meses 0,91; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,88 a 0,95; evidencia de calidad moderada, 51 estudios) y para el cese de la lactancia materna antes de las cuatro a seis semanas (RR promedio 0,87; IC del 95%: 0,80 a 0,95; evidencia de calidad moderada, 33 estudios). Todas las formas de apoyo adicional juntas también mostraron una disminución en la interrupción de la lactancia materna exclusiva a los seis meses (RR promedio 0,88; IC del 95%: 0,85 a 0,92; evidencia de calidad moderada, 46 estudios) y a las cuatro a seis semanas (RR promedio 0,79; IC del 95%: 0,71 a 0,89; evidencia de calidad moderada, 32 estudios). Se redujo la evidencia a una calidad moderada debido a la gran heterogeneidad.

Se investigó la considerable heterogeneidad para los cuatro resultados con análisis de subgrupos para las siguientes covariables: quién proporcionó la asistencia, el tipo de apoyo, el momento del apoyo, la tasa de antecedentes de lactancia y el número de contactos posnatales. Las covariables no pudieron explicar la heterogeneidad en general. Aunque las pruebas de interacción fueron significativas para algunos análisis, se aconseja cautela en la interpretación de los resultados para los subgrupos debido a la heterogeneidad. El apoyo adicional tanto del personal no profesional como de los profesionales tuvo un impacto positivo en los resultados de la lactancia. Varios factores pueden haber mejorado también los resultados de las mujeres que practican la lactancia materna exclusiva, como las intervenciones realizadas con un componente presencial, las altas tasas de iniciación de la lactancia materna, el apoyo de personal no profesional y un plan específico de cuatro a ocho contactos. Sin embargo, como la heterogeneidad dentro del grupo siguió siendo alta en todos estos análisis, se aconseja cautela al sacar conclusiones específicas basadas en los resultados de los subgrupos. No se observó ninguna evidencia de diferencias en los subgrupos para los resultados de la lactancia.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save