Intervención para las crisis en personas con enfermedades mentales graves

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Durante las tres últimas décadas, la atención de salud mental de las personas durante una crisis pasó de ser un modelo de atención predominantemente basado en el hospital a uno predominantemente basado en la comunidad. Esta revisión buscó evidencia sobre la efectividad de un modelo específico de atención domiciliaria para las personas en crisis; intervención para la crisis. Resultó difícil encontrar ensayos que asignaran al azar específicamente una intervención para la crisis con atención hospitalaria ya que todas las intervenciones para la crisis estaban ligadas a un modelo de atención domiciliaria más amplio. En conjunto, casi la mitad de las personas en crisis asignadas a la atención domiciliaria necesitaron finalmente concurrir al hospital. Sin embargo, el modelo de crisis / atención domiciliaria puede ayudar a evitar ingresos repetidos (aunque los datos no son contundentes y están excesivamente influenciados por un estudio muy positivo).

El modelo de crisis / atención domiciliaria no reduce el número de personas que abandonan el estudio temprano y la carga de la familia. También parece ser una forma más satisfactoria de atención para las personas con enfermedades mentales graves y sus familias y puede ser más económica que la atención estándar. Varios informes mencionaron específicamente que la carga de los equipos era considerable y que el modelo de crisis / atención domiciliaria no afecta claramente el estado mental del paciente. En la actualidad, el tratamiento domiciliario de una crisis se ha incorporado ampliamente en otros modelos de atención. Más datos de los estudios existentes pueden ayudar a aclarar si éste constituye un uso prudente de los recursos.

Conclusiones de los autores: 

El tratamiento con atención domiciliaria para las crisis, junto con un paquete de atención domiciliaria continua, es una manera viable y aceptable para tratar a las personas con graves enfermedades mentales. Para que este enfoque se implemente ampliamente, aún se necesitan más estudios evaluativos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La administración de un nivel de cuidado aceptable durante las fases agudas de una enfermedad mental grave es un desafío particularmente difícil para el tratamiento comunitario de personas con problemas mentales serios. Se han desarrollado modelos de atención para la intervención en las crisis como una solución posible.

Objetivos: 

El objetivo es evaluar los efectos de un modelo de intervención para la crisis en cualquier persona con enfermedad mental grave que experimenta un episodio agudo, comparado con la "atención estándar".

Estrategia de búsqueda (: 

Las búsquedas de 1998 y 2003 se actualizaron con una búsqueda del Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (enero de 2006).

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios de modelos de intervención para la crisis versus atención estándar en personas con enfermedades mentales graves.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente, los estudios se seleccionaron y se evaluaron críticamente, los datos se extrajeron y analizaron del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis). Cuando fue posible y apropiado se calcularon los cocientes de riesgos (CR) relativos y sus intervalos de confianza (IC) del 95% con el número necesario a tratar (NNT). Para los datos continuos se calcularon las diferencias de medias ponderadas (DMP).

Resultados principales: 

Recientemente se realizaron varios estudios de atención domiciliaria pero ninguno de los mismos cumplió con los criterios para esta revisión. Para la actualización de 2006 se excluyeron cuatro estudios adicionales (25 ensayos excluidos en total). La evaluación de otros dos estudios recientes se encuentra pendiente; no se encontraron estudios nuevos para agregarlos a los cinco estudios ya incluidos. Ninguno de estos estudios incluidos investigaron exclusivamente la intervención para la crisis; todos utilizaron una forma de atención domiciliaria en personas con enfermedad grave, que incluía elementos de la intervención para la crisis. El 45% del grupo de crisis / atención domiciliaria no pudo evitar el ingreso hospitalario durante el período de tratamiento. Sin embargo, la atención domiciliaria puede ayudar a evitar ingresos repetidos (n = 465, 3 ECA, RR 0,72; IC: 0,54 a 0,92; NNT 11; IC: 6 a 97), aunque estos datos son heterogéneos (I-cuadrado 86%).

El modelo de crisis / atención domiciliaria reduce el número de personas que abandonan el estudio temprano (n = 594, 4 ECA, RR de participantes perdidos a los 12 meses 0,74; IC: 0,56 a 0,98; NNT 13; IC: 7 a 130), reduce la carga familiar (n = 120, un ECA, RR 0,34; IC: 0,20 a 0,59; NNT 3; IC: 2 a 4), y es una forma de atención más satisfactoria para los pacientes y sus familias. No se encontraron diferencias en las variables de muerte o de estado mental. Todos los estudios encontraron que la atención domiciliaria era más coste-efectiva que la atención hospitalaria, pero los datos numéricos eran asimétricos o inutilizables. No hubo datos disponibles sobre la satisfacción del personal, el requerimiento del cuidador, el cumplimiento con la medicación o el número de recaídas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save