Paquetes alternativos de atención prenatal versus estándar para el embarazo de bajo riesgo

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Como parte de la atención prenatal, se ha desarrollado un número habitual de visitas para las mujeres embarazadas sin que existan pruebas de cuánta atención es necesaria para optimizar la salud de las madres y los recién nacidos, ni de si es útil para las mujeres. Estas visitas pueden incluir pruebas, educación y otros controles de salud. La revisión intentó comparar los estudios donde las mujeres que recibían atención estándar se compararon con mujeres que asistían en un número reducido de ocasiones. Se incluyeron siete ensayos controlados aleatorios con más de 60 000 mujeres. Los ensayos se realizaron en países de ingresos altos (cuatro ensayos) y de ingresos bajos y medios (tres ensayos). En los países de ingresos altos el número de visitas se redujo a alrededor de ocho. En los países de menores ingresos muchas mujeres del grupo de visitas reducidas asistieron para la atención en menos de cinco ocasiones, aunque el contenido de las visitas se alteró para centrarse en objetivos específicos. En esta revisión no hubo pruebas sólidas de diferencias entre los grupos que recibieron un número reducido de visitas prenatales en comparación con atención estándar en cuanto al número de partos prematuros o recién nacidos con bajo peso al nacer. Sin embargo, hubo algunas pruebas de estos ensayos de que en los países de ingresos bajos y medios la mortalidad perinatal puede aumentar con las visitas reducidas. El número de inducciones del trabajo de parto y los partos por cesárea fueron similares en las mujeres que recibieron visitas reducidas comparadas con atención estándar. Hubo pruebas de que las mujeres en todos los ámbitos estuvieron menos satisfechas con el esquema de visitas reducidas; algunas mujeres percibieron que el tiempo entre las visitas fue demasiado extenso. La reducción en el número de visitas se puede asociar con menores costos.

Conclusiones de los autores: 

En los ámbitos con recursos limitados donde el número de visitas ya es bajo, los programas de visitas reducidas de atención prenatal se asocian con un aumento de la mortalidad perinatal en comparación con la atención estándar, aunque es posible reducir el ingreso a cuidados intensivos neonatales. Las mujeres prefieren el esquema estándar de visitas. Donde el número estándar de visitas es bajo, las mismas no se deben reducir sin una monitorización cuidadosa de los resultados fetales y neonatales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El número de visitas para la atención prenatal se desarrolló sin pruebas de cuántas visitas son necesarias. El contenido de cada visita también necesita evaluación.

Objetivos: 

Comparar los efectos de los programas de atención prenatal con visitas reducidas para las mujeres de bajo riesgo con la atención estándar.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (abril 2010), en las listas de referencias de artículos y se contactó con investigadores del tema.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios que compararan un número reducido de visitas prenatales con o sin atención dirigida a un objetivo, con atención estándar.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos de forma independiente.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos (más de 60 000 mujeres): cuatro realizados en países de ingresos altos con asignación al azar individual; tres en países de ingresos bajos y medios con asignación al azar grupal (consultorios como unidad de asignación al azar). El número de visitas para la atención estándar varió, con menos visitas en los ensayos de los países con ingresos bajos y medios. En los estudios realizados en los países de ingresos altos las mujeres de los grupos de visitas reducidas asistieron, como promedio, entre 8,2 y 12 veces. En los ensayos de los países de ingresos bajos y medios, muchas mujeres del grupo de visitas reducidas asistió menos de cinco ocasiones, aunque en estos ensayos el contenido y el número de visitas cambió, por lo que fueron más "dirigidas a un objetivo".

La mortalidad perinatal aumentó en las participantes asignadas al azar a visitas reducidas en lugar de atención estándar y esta diferencia fue marginal para la significación estadística (cinco ensayos; cociente de riesgos [CR] 1,14; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,00 a 1,31). En el análisis de subgrupos, para los países de altos ingresos, el número de muertes fue escaso (32/5108) y no hubo diferencias evidentes entre los grupos (dos ensayos; CR 0,90; IC del 95%: 0,45 a 1,80); para los países de ingresos bajos y medios la mortalidad perinatal fue significativamente mayor en el grupo de visitas reducidas (tres ensayos; CR 1,15; IC del 95%: 1,01 a 1,32). Las visitas reducidas se asociaron con una reducción del ingreso a cuidados intensivos neonatales que fue de significación marginal (CR 0,89; IC del 95%: 0,79 a 1,02). No hubo diferencias claras entre los grupos para los otros resultados clínicos informados.

Las mujeres en todos los ámbitos estuvieron menos satisfechas con el esquema de visitas reducidas y percibieron que el tiempo entre las visitas fue demasiado extenso. La reducción en el número de visitas se puede asociar con menores costos.

Share/Save