Agentes estimulantes de la eritropoyesis para la anemia en la artritis reumatoide

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Los investigadores de la Colaboración Cochrane realizaron una revisión del efecto de los agentes estimulantes de la eritropoyesis para la anemia en pacientes con artritis reumatoide. Después de una búsqueda de todos los estudios relevantes, se encontraron tres estudios con 133 pacientes. A continuación se resumen los resultados:

La revisión muestra que en pacientes con anemia y artritis reumatoide:

- no se conoce si los agentes estimulantes de la eritropoyesis mejoran la calidad de vida o los niveles de hemoglobina.
- no se conoce si los agentes estimulantes de la eritropoyesis mejoran la fatiga, debido a que la misma no se midió en los estudios.

No se cuenta con información precisa acerca de los efectos secundarios y las complicaciones. Lo anterior es particularmente válido para los efectos secundarios poco frecuentes pero graves, que pueden incluir complicaciones tromboembólicas.

¿Qué es la anemia en la artritis reumatoide y qué son los agentes estimulantes de la eritropoyesis?

Cuando se tiene artritis reumatoide, el sistema inmunitario, que combate normalmente la infección, ataca el recubrimiento de las articulaciones. Lo que hace que las articulaciones se hinchen, se pongan rígidas y dolorosas. En primer lugar, se ven afectadas las articulaciones pequeñas de las manos y los pies.A medida que la enfermedad progresa, pueden aparecer otras complicaciones, como anemia (bajo nivel de hemoglobina). La hemoglobina es una proteína de los glóbulos rojos que transporta el oxígeno. La anemia es un trastorno en el cual el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. La eritropoyetina es una hormona producida en el riñón, que aumenta la producción de glóbulos rojos. La función de los agentes estimulantes de la eritropoyesis es aumentar la producción de glóbulos rojos.

Conclusiones de los autores: 

Se encontraron pruebas conflictivas de que los agentes estimulantes de la eritropoyesis aumentan la calidad de vida y el nivel de hemoglobina en el tratamiento de la anemia en pacientes con artritis reumatoide. Sin embargo, esta conclusión se basa en ensayos controlados aleatorios con un riesgo alto de sesgo, y es fundamentada por los ensayos que evalúan la eritropoyetina recombinante humana (EPO). No se conoce el perfil de seguridad de la EPO. Los ensayos futuros que evalúan los agentes estimulantes de la eritropoyesis para la anemia en la artritis reumatoide deben ser realizados por investigadores independientes e informados de acuerdo a la declaración CONSORT. Los ensayos deben basarse en los enfoques de los Outcome Measures in Rheumatoid Arthritis Clinical Trials (OMERACT) y del The Patient-Centered Outcomes Research Institute (PCORI) para combinar tanto las perspectivas de los médicos como de los pacientes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La artritis reumatoide (AR) es un trastorno inflamatorio crónico y sistémico que afecta principalmente las articulaciones pequeñas de las manos y los pies. Los agentes estimulantes de la eritropoyesis se han usado para tratar la anemia, una de las manifestaciones extra-articulares de la AR. Aunque la anemia actualmente es un problema menor a causa de la reducción en la inflamación debido al uso de fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME), aún podría ser un problema en países donde los FARME todavía no son accesibles.

Objetivos: 

Se evaluaron los efectos clínicos beneficiosos y perjudiciales de los agentes estimulantes de la eritropoyesis para la anemia en la artritis reumatoide.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) en The Cochrane Library (número 7 de 2012), en Ovid MEDLINE y Ovid MEDLINE(R) In-Process & Other Non-Indexed Citations (desde 1948 hasta el 7 de agosto de 2012), en OVID EMBASE (desde 1980 hasta el 7 de agosto de 2012), en LILACS (desde 1982 hasta el 7 de agosto de 2012), en el Clinical Trials Search Portal de la Organización Mundial de la Salud, y en las listas de referencias de las publicaciones y artículos de revisión encontrados. No se aplicó ninguna restricción de idioma.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) en pacientes a partir de los 16 años de edad, con diagnóstico de artritis reumatoide afectados por anemia. Se consideró la calidad de vida relacionada con la salud, la fatiga y la seguridad como los resultados primarios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, seleccionaron los estudios, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Se calculó la diferencia de medias con intervalos de confianza (IC) del 95% para los resultados continuos. Se calcularon los cocientes de riesgo con IC del 95% para los resultados binarios.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ECA con un total de 133 participantes. Todos los ensayos compararon la eritropoyetina recombinante humana (EPO), en diferentes duraciones (8, 12 y 52 semanas), versus placebo. Todos los ECA evaluaron la calidad de vida relacionada con la salud. Todos los ensayos tuvieron un riesgo alto o incierto de sesgo para la mayoría de los dominios, y fueron patrocinados por la industria farmacéutica. Dos ensayos administraron EPO por vía subcutánea mientras que el otro utilizó una vía intravenosa.

Se decidió no combinar los resultados de los ensayos, debido a inconsistencias en la información de los resultados.

Calidad de vida relacionada con la salud: EPO subcutánea – un ensayo con 70 pacientes a las 52 semanas mostró una diferencia estadísticamente significativa en cuanto a la mejoría de la evaluación global del paciente (mediana y rango intercuartil 3,5 [1,0 a 6,0] en comparación con placebo 4,5 [2,0 a 7,5] [p = 0,027] en una escala EAV [0 a 10]). Los otros ensayos a corto plazo (12 semanas con EPO subcutánea y ocho semanas con administración intravenosa) no encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de tratamiento y de control en los resultados de la calidad de vida relacionada con la salud.

Cambio en la hemoglobina: ambos ensayos de la EPO subcutánea mostraron una diferencia estadísticamente significativa en cuanto al aumento de los niveles de hemoglobina; (i) a las 52 semanas (un ensayo, 70 pacientes), nivel de hemoglobina en el grupo de intervención (mediana 134; rango intercuartil 110 a 158 g/litro) en comparación con el nivel del grupo de placebo (mediana 112, rango intercuartil; 86 a 128 g/litro) (p = 0,0001); (ii) a las 12 semanas (un ensayo, 24 pacientes) en comparación con placebo (diferencia de medias 8,00; IC del 95%: 7,43 a 8,57). La EPO intravenosa a las ocho semanas no mostró ninguna diferencia estadísticamente significativa en cuanto al aumento del nivel de hematocritos para la EPO versus placebo (diferencia de medias 4,69; IC del 95%: -0,17 a 9,55; P = 0,06).

En dos ensayos no hubo información sobre los retiros debido a los eventos adversos, y un ensayo no encontró ningún evento adverso grave que diera lugar a retiros. Ninguno de los ensayos informó retiros debido a la hipertensión, o a la falta de eficacia o a la fatiga.

Share/Save