Prevención de las infecciones micóticas en pacientes con cáncer con anfotericina B o fluconazol

Los pacientes con cáncer tratados con quimioterapia o que reciben un trasplante de médula ósea tienen un mayor riesgo de presentar infecciones micóticas. Dichas infecciones pueden ser potencialmente mortales. Por lo tanto, los fármacos antimicóticos se suelen administrar de manera profiláctica a esos pacientes o cuando tienen fiebre. La revisión no pudo detectar una diferencia en el efecto entre la anfotericina B y el fluconazol, pero varios de los ensayos se diseñaron o analizaron de manera que desfavorecían a la anfotericina B, que es el único fármaco antimicótico que ha demostrado tener un efecto sobre la mortalidad.

Conclusiones de los autores: 

Sin embargo, la anfotericina B ha sido poco favorecida en la mayoría de los ensayos, por su diseño o por su análisis, o por ambos. Debido a que la anfotericina B intravenosa es el único agente antimicótico con un efecto documentado sobre la mortalidad y es considerablemente más barato que el fluconazol, debería ser el agente de elección.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se considera que la infección micótica sistémica es una causa importante de morbilidad y mortalidad en los pacientes con cáncer, particularmente en aquellos con neutropenia. Los fármaco antimicóticos se administran a menudo de forma profiláctica o a los pacientes con fiebre persistente.

Objetivos: 

Comparar el efecto del fluconazol y la anfotericina B sobre la morbilidad y mortalidad en pacientes con cáncer complicado por la neutropenia.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en PubMed desde 1966 hasta el 7 de julio de 2014 y en las listas de referencias de los artículos identificados.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados que compararon fluconazol con anfotericina B.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron la elegibilidad de los ensayos y el riesgo de sesgo y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 17 ensayos (3798 pacientes, 381 muertes). En dos grandes ensayos de tres brazos, los resultados de la anfotericina B se combinaron con los resultados de la nistatina en un grupo de "polietileno". Debido a que la nistatina es un fármaco ineficaz en estas circunstancias, este enfoque crea un sesgo a favor del fluconazol. Además, la mayoría de los pacientes fueron asignados al azar a la anfotericina B oral, que se absorbe de manera deficiente y está mal documentada. Hubo superposición entre los ensayos de "polietileno", pero no fue posible obtener una información de los autores de los ensayos o de Pfizer, el fabricante de fluconazol, para aclarar estas cuestiones. No hubo diferencias significativas en el efecto entre el fluconazol y la anfotericina B, pero los intervalos de confianza fueron amplios. Más pacientes abandonaron el estudio cuando recibieron anfotericina B, pero como ninguno de los ensayos fue cegado, las decisiones sobre la interrupción prematura del tratamiento podrían haber sido sesgadas. Además, la anfotericina B no se administró en circunstancias óptimas, con premeditación para reducir la toxicidad relacionada con la infusión, infusión lenta y con suplementos de líquidos, potasio y magnesio para prevenir la nefrotoxicidad. Los principales efectos perjudiciales fueron la insuficiencia hepática y los efectos adversos gastrointestinales con el fluconazol y la toxicidad relacionada con la infusión, la insuficiencia renal y los efectos adversos gastrointestinales con la anfotericina B. En las actualizaciones de 2011 y 2014 no se identificaron ensayos adicionales para su inclusión.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save