Tratamiento para la enfermedad causada por larvas de lombriz solitaria en el cerebro

Si las personas ingieren huevos de las larvas de lombriz solitaria (Taenia solium), estos huevos pueden migrar de los intestinos y alojarse en diferentes tejidos del organismo y formar quistes. Cuando estos quistes se forman en el cerebro, la afección se denomina neurocisticercosis. Algunos pacientes posiblemente no presenten síntomas, pero otros pueden tener crisis convulsivas, cefaleas o, con menos frecuencia, confusión, pérdida del equilibrio o edema cerebral. Con aún menos frecuencia, esta afección puede provocar la muerte.

Esta enfermedad es frecuente principalmente en lugares donde las personas viven en contacto estrecho con cerdos y donde las condiciones higiénicas son deficientes. Afecta a alrededor de 50 millones de personas en todo el mundo, y en algunas áreas, es la principal causa de epilepsia de aparición en la edad adulta.

El número, el tamaño y la ubicación de los quistes ayudan a orientar el tratamiento de la neurocisticercosis, al igual que los síntomas del paciente; por ejemplo, la administración de anticonvulsivos a alguien con convulsiones. Dos fármacos, el praziquantel y el albendazol, pueden utilizarse específicamente en la neurocisticercosis para ayudar a matar al parásito; estos fármacos se conocen como antihelmínticos. Algunos quistes, denominados lesiones no viables, suelen estar en proceso de degenerar y resolverse espontáneamente; muchos expertos recomiendan no tratar este tipo de quiste. Sin embargo, el tratamiento de las lesiones viables (es decir las lesiones que pueden o no desaparecer espontáneamente) con estos fármacos puede ayudar a eliminar el parásito, aunque el tratamiento sigue siendo polémico debido a los efectos secundarios potenciales y al hecho de que el parásito puede morir sin la necesidad de tratamiento.

En esta revisión de 21 ensayos controlados aleatorizados pertinentes, la mayoría de los estudios evaluó los efectos del albendazol. En los pacientes con lesiones viables, sólo hay evidencia disponible para los pacientes adultos; esto sugiere que el albendazol puede reducir el número de lesiones. En los pacientes con lesiones no viables, sólo hay evidencia disponible para los niños; esto sugiere que la recurrencia de las convulsiones fue menor con el albendazol, lo que va en contra de las opiniones de algunos expertos. No hay evidencia suficiente disponible para evaluar el praziquantel.

Conclusiones de los autores: 

En los pacientes con lesiones viables, la evidencia de los ensayos de adultos indica que el albendazol puede reducir el número de lesiones. En los ensayos de las lesiones no viables, la recurrencia de crisis convulsivas fue significativamente inferior con el albendazol, un hallazgo contradictorio. Posiblemente los esteroides estén asociados con la cefalea durante el tratamiento, pero se necesitan más investigaciones para evaluar este hallazgo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La neurocisticercosis es la infección del cerebro por las larvas de lombriz solitaria (Taenia solium). En las zonas endémicas, es una causa frecuente de epilepsia. Los antihelmínticos (albendazol o praziquantel) pueden administrarse para eliminar los parásitos. Sin embargo, existen efectos adversos potenciales, y los parásitos pueden morir sin la necesidad de tratamiento.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de los antihelmínticos para los pacientes con neurocisticercosis.

Métodos de búsqueda: 

En mayo de 2009, se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group), CENTRAL (The Cochrane Library 2009, número 2), MEDLINE, EMBASE, LILACS y en el mRCT.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que compararon los antihelmínticos con placebo, ningún antihelmíntico, u otro tratamiento con antihelmínticos para los pacientes con neurocisticercosis.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los ensayos de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de cada ensayo. Para las variables dicotómicas, se calcularon los riesgos relativos (RR) con intervalos de confianza (IC) del 95%. Se agruparon los datos de los ensayos con intervenciones y resultados similares.

Resultados principales: 

No hubo ensayos sobre las lesiones viables en niños. Para las lesiones viables en adultos, no se detectaron diferencias para el albendazol en comparación con ningún tratamiento para la recurrencia de convulsiones (116 participantes, un ensayo); pero menos participantes con albendazol presentaron lesiones durante el seguimiento (RR 0,56; IC del 95%: 0,45 a 0,70; 192 participantes, dos ensayos).

En el caso de las lesiones no viables en los niños, la recurrencia de las convulsiones fue menos frecuente con el albendazol en comparación con la ausencia de tratamiento (RR 0,49; IC del 95%: 0,32 a 0,75; 329 participantes, cuatro ensayos). No se detectaron diferencias en la persistencia de las lesiones en el seguimiento (570 participantes, seis ensayos). No hubo ensayos sobre las lesiones no viables en adultos.

En los ensayos que incluyeron lesiones viables, no viables o mixtas (tanto en niños como en adultos), las cefaleas fueron más frecuentes con el albendazol solo (RR 9,49; IC del 95%: 1,40 a 64,45; 106 participantes, dos ensayos), pero no se detectaron diferencias en un ensayo que administró albendazol con corticosteroides (116 participantes, un ensayo).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save