Inmersión en agua durante el trabajo de parto y el parto

¿Cuál es el problema?

Evaluar los efectos de la inmersión en agua (parto en agua) durante el trabajo de parto o el parto (periodos de dilatación, expulsivo y de alumbramiento del trabajo de parto) en las mujeres y sus recién nacidos.

¿Por qué es esto importante?

Muchas mujeres optan por dar a luz y dar a luz en el agua (inmersión en agua) y esta práctica se ha hecho más popular en muchos países, en particular en las unidades dirigidas por comadronas. Por lo tanto, es importante entender más sobre los efectos beneficiosos de la inmersión en agua sobre el trabajo de parto y el parto para las mujeres y sus recién nacidos, junto con cualquier riesgo.

Es importante examinar si la inmersión en agua durante los periodos de dilatación o expulsivo del trabajo de parto tiene la posibilidad de maximizar la capacidad de las mujeres para controlar el dolor del parto y tener un parto normal sin aumentar el riesgo de un evento adverso (perjudicial). Los efectos adversos pueden ser un aumento del riesgo de infección para la mujer o el recién nacido; una mayor probabilidad de un desgarro grave en el perineo (la zona entre el ano y la vagina), y puede dificultar la estimación de la pérdida de sangre en caso de hemorragia. Al evaluar los efectos beneficiosos, se consideró que el bienestar abarca la salud física y la psicológica.

¿Qué evidencia se encontró?

Se incluyeron 15 ensayos (3663 mujeres). Todos los ensayos compararon la inmersión en agua con ninguna inmersión en agua: ocho durante el periodo de dilatación del trabajo de parto, dos durante periodo expulsivo (parto en agua) solamente, cuatro durante los periodos de dilatación y expulsivo del trabajo de parto, y uno la inmersión temprana versus tardía durante el periodo de dilatación del trabajo de parto. La calidad de la evidencia fue moderada a muy baja. Ningún ensayo comparó la inmersión en agua con otras formas de tratamiento del dolor.

La inmersión en agua durante el periodo de dilatación del trabajo de parto probablemente da lugar a que menos mujeres reciban una epidural, pero probablemente no hay diferencia, o ésta es mínima, con respecto al número de mujeres que tienen un parto vaginal normal, un parto instrumental, una cesárea o un desgarro perineal grave. No se conoce con certeza el efecto sobre la cantidad de pérdida de sangre después del parto porque la calidad de la evidencia fue muy baja. El trabajo de parto en el agua también puede hacer poca o ninguna diferencia para que los recién nacidos ingresen en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) o desarrollen infecciones. No se informó sobre mortinatos ni muertes de recién nacidos.

Dos ensayos compararon la inmersión en agua durante el periodo expulsivo con ninguna inmersión. Se encontró que la inmersión puede hacer poca o ninguna diferencia en el número de mujeres que tienen un parto vaginal normal. No se conoce con certeza si la inmersión hace alguna diferencia en los partos vaginales instrumentales, las cesáreas, el número de recién nacidos ingresados en la UCIN, la temperatura de los recién nacidos al nacer y la fiebre en los recién nacidos durante la primera semana, porque se encontró que la calidad de la evidencia fue muy baja para todos estos resultados. Las epidurales no fueron relevantes en esta etapa del trabajo de parto. En ninguno de los dos ensayos se informó sobre los desgarros perineales graves ni la pérdida de sangre después del parto.

Solo un ensayo (200 mujeres) comparó a las mujeres que entraron al agua temprano y tarde en su trabajo de parto, pero no hubo suficiente información para mostrar diferencias claras entre los grupos.

¿Qué significa esto?

El trabajo de parto en el agua puede reducir el número de mujeres que se someten a una epidural. Dar a luz en el agua no pareció afectar el modo del parto, ni el número de mujeres con un desgarro perineal grave. Esta revisión no encontró evidencia de que el trabajo de parto en el agua aumente el riesgo de un resultado adverso para las mujeres o sus recién nacidos. La calidad de los ensayos fue variable y es necesario continuar los estudios de investigación, en particular en lo que respecta al parto en el agua y su utilización en entornos fuera de las salas de trabajo de parto de los hospitales, antes de poder tener más certeza sobre estos efectos. También es necesario investigar sobre las experiencias de las mujeres y los cuidadores en relación con el trabajo de parto y el parto en el agua.

Conclusiones de los autores: 

En las mujeres sanas con bajo riesgo de complicaciones hay evidencia de calidad moderada a baja de que la inmersión en agua durante la periodo de dilatación del trabajo de parto probablemente tiene poco efecto en el modo de parto o en el trauma perineal, pero puede reducir el uso de la analgesia regional. La evidencia para la inmersión durante el periodo expulsivo es limitada y no muestra diferencias claras en cuanto a los resultados de los cuidados intensivos maternos o neonatales. No existe evidencia de que el trabajo de parto o el parto en el agua aumenten los efectos adversos para el feto/recién nacido o la mujer. La evidencia disponible está limitada por la variabilidad y heterogeneidad clínicas entre los ensayos, y no se han realizado ensayos en un entorno dirigido por comadronas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La inmersión en agua durante el trabajo de parto y el parto es cada vez más popular y es ampliamente aceptada en muchos países, en particular en los centros de atención por comadronas. Sin embargo, existen preocupaciones en torno a la inhalación de agua en los recién nacidos, el aumento de la necesidad de ingresos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), las infecciones maternas o neonatales y las lesiones obstétricas del esfínter anal. Esta es una actualización de una revisión publicada por última vez en 2011.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la inmersión en agua durante el trabajo de parto o el parto (periodos de dilatación, expulsivo y de alumbramiento del trabajo de parto) en las mujeres y sus hijos.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group), ClinicalTrials.gov y la WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) (18 de julio 2017) y en las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorizados (ECA) que compararon la inmersión en agua con ninguna inmersión, u otras formas no farmacológicas de tratamiento del dolor durante el trabajo de parto o el parto en mujeres sanas de bajo riesgo a término de gestación con un feto único. Se consideraron para inclusión los ECA grupales y los ensayos cuasialeatorizados, aunque no se identificaron. Los ensayos cruzados (cross-over) no eran elegibles para su inclusión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud. Dos autores de la revisión evaluaron la calidad de la evidencia mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Esta revisión incluye 15 ensayos publicados entre 1990 y 2015 (3663 mujeres): ocho incluyeron la inmersión en agua durante el periodo de dilatación del trabajo de parto; dos solo durante el periodo expulsivo; cuatro durante los periodos de dilatación y expulsivo del trabajo de parto, y uno que comparó la inmersión temprana versus tardía durante el periodo de dilatación del trabajo de parto. Ningún ensayo evaluó diferentes baños/piscinas, o el tratamiento durante el periodo de alumbramiento del trabajo de parto. Todos los ensayos se realizaron en una sala de partos de un hospital, con un grado variable de intervención médica considerada como práctica habitual. Ningún estudio se realizó en un entorno de cuidados dirigidos por comadronas. La mayoría de los autores de los ensayos no especificaron la paridad de las mujeres. Los ensayos tuvieron diversos grados de sesgo: no fue posible cegar la intervención y hubo falta de información sobre la asignación al azar, y sobre si los análisis se realizaron por intención de tratar.

Inmersión en agua versus ninguna inmersión (periodo de dilatación)

Probablemente hay poca o ninguna diferencia en cuanto al parto vaginal espontáneo entre la inmersión y ninguna inmersión (83% versus 82%; riesgo relativo [RR] 1,01, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,97 a 1,04; seis ensayos; 2559 mujeres; evidencia de calidad moderada); el parto vaginal instrumental (12% versus 14%; RR 0,86, IC del 95%: 0,70 a 1,05; seis ensayos; 2559 mujeres; evidencia de calidad baja); y la cesárea (5% versus 4%; RR 1,27, IC del 95%: 0,91 a 1,79; siete ensayos; 2652 mujeres; evidencia de calidad baja). No hay evidencia suficiente para determinar el efecto de la inmersión sobre la pérdida de sangre estimada (diferencia de medias [DM] -14,33 ml, IC del 95%: -63,03 a 34,37; dos ensayos; 153 mujeres; evidencia de calidad muy baja) y los desgarros de tercer o cuarto grado (3% versus 3%; RR 1,36, IC del 95%: 0,85 a 2,18; cuatro ensayos; 2341 mujeres; evidencia de calidad moderada). Hubo una reducción pequeña del riesgo de utilizar analgesia regional para las mujeres asignadas a la inmersión en agua del 43% al 39% (RR 0,91; IC del 95%: 0,83 a 0,99; cinco ensayos; 2439 mujeres; evidencia de calidad moderada). No se informaron muertes perinatales y no hay evidencia suficiente para determinar la repercusión sobre los ingresos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) (6% versus 6%; RR promedio 1,30, IC del 95%: 0,42 a 3,97; dos ensayos; 1511 recién nacidos; I² = 36%; evidencia de calidad baja), o en las tasas de infección neonatal (1% versus 1%; RR 2,00, IC del 95%: 0,50 a 7,94; cinco ensayos; 1295 recién nacidos; evidencia de calidad muy baja).

Inmersión en agua versus ninguna inmersión (periodo expulsivo)

No hubo diferencias claras entre los grupos para el parto vaginal espontáneo (98% versus 97%; RR 1,02, IC del 95%: 0,96 a 1,08; 120 mujeres; un ensayo; evidencia de calidad baja); el parto vaginal instrumental (2% versus 2%; RR 1,00, IC del 95%: 0,06 a 15.62; un ensayo; 120 mujeres; evidencia de calidad muy baja); cesárea (0% versus 2%; RR 0,33, IC del 95%: 0,01 a 8,02; un ensayo; 120 mujeres; evidencia de calidad muy baja), e ingresos en la UCIN (8% versus 11%; RR 0,78, IC del 95%: 0,38 a 1,59; dos ensayos; 291 mujeres; evidencia de calidad muy baja). El uso de analgesia regional no fue pertinente para el periodo expulsivo. En ninguno de los dos ensayos se informó sobre los desgarros de tercer o cuarto grado, ni del cálculo de las pérdidas de sangre. Ningún ensayo informó sobre la infección neonatal, pero sí informaron sobre la temperatura neonatal inferior a 36,2°C al nacer (9% versus 9%; RR 0,98, IC del 95%: 0,30 a 3,20; un ensayo; 109 recién nacidos; evidencia de calidad muy baja), superior a 37,5°C al nacer (15% versus 6%; RR 2,62, IC del 95% 0,73 a 9,35; un ensayo; 109 recién nacidos; evidencia de calidad muy baja), y fiebre informada en la primera semana (2% versus 5%; RR 0,53, IC del 95% 0,10 a 2,82; un ensayo; 171 recién nacidos; evidencia de calidad muy baja), sin que se observara un efecto claro entre los grupos. En un ensayo se produjo una muerte perinatal en el grupo de inmersión (RR 3,00; IC del 95%: 0,12 a 72,20; un ensayo; 120 recién nacidos; evidencia de calidad muy baja). El niño nació de una madre con VIH y se consideró que la causa de la muerte fue la infección intrauterina.

No hay evidencia de un aumento de los efectos adversos para el recién nacido o la mujer en el periodo de dilatación o expulsivo del trabajo de parto.

Solo un ensayo (200 mujeres) comparó la entrada temprana y tardía en el agua y no hubo datos suficientes para mostrar diferencias claras.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save