Clavos Gamma y otros clavos intramedulares cefalocondilares versus implantes extramedulares para la fractura extracapsular de cadera en adultos

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las fracturas del hueso del muslo (fémur) justo debajo de la cápsula de la articulación de la cadera (fracturas extracapsulares de cadera) se pueden fijar quirúrgicamente con diversos implantes. Un tipo particular de implante es el tornillo deslizante de cadera, que consiste en un tornillo que se inserta en la parte superior del (fémur) para unir (fijar) la fractura. Este tornillo puede desplazarse dentro de un cilindro metálico conectado a una placa que se atornilla por afuera del fémur. Los implantes de esta clase de diseño se llaman “extramedulares”. Los implantes intramedulares son clavos que se insertan desde la parte superior del fémur hacia la cavidad ósea interior del fémur ("la médula") y se sujetan con tornillos. Esta revisión comparó estos dos tipos de implantes en poblaciones predominantemente ancianas.

Los resultados principales se obtuvieron para las comparaciones de varios tipos de clavos intramedulares con el tornillo deslizante de cadera. Veintidós ensayos que incluyeron 3749 participantes probaron el clavo Gamma. Cinco ensayos, con 623 participantes, probaron el tornillo intramedular de cadera (TIC). Tres ensayos que incluyeron 394 participantes probaron el clavo femoral proximal. Otros ensayos incluyeron variedades más nuevas de clavos intramedulares. Los ensayos más antiguos mostraron una tendencia a una asociación de los clavos con un mayor riesgo de fracturas del fémur durante y después de la operación. Los ensayos más recientes que probaron las variedades más nuevas de clavos parecieron evitar este problema específico hasta cierto punto. La revisión encontró que el uso de clavos intramedulares dio lugar a una reintervención extra cada 50 pacientes. La mortalidad y, cuando hubo datos disponibles, otros resultados a largo plazo fueron similares entre los implantes.

La revisión estableció la conclusión de que las pruebas actuales apoyan el uso continuo del tornillo deslizante de cadera para fijar los tipos más frecuentes de fracturas extracapsulares de cadera. Este no es el caso de algunos de los diseños desarrollados más recientemente de clavos intramedulares o para tipos específicos de fracturas, aunque se necesita investigación adicional para confirmarlo.

Conclusiones de los autores: 

Con una tasa inferior de complicaciones en comparación con los clavos intramedulares, y la ausencia de datos de resultados funcionales en oposición, el TDC parece superior para las fracturas trocantéricas. Se necesitan estudios adicionales para confirmar si los diseños del clavo intramedular desarrollados más recientemente evitan las complicaciones de los clavos anteriores. Las clavos intramedulares pueden tener ventajas sobre las placas de ángulo fijo para las fracturas subtrocantéricas y algunas fracturas trocantéricas inestables, pero se necesitan estudios adicionales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Dos tipos de implantes utilizados para la fijación quirúrgica de la fractura extracapsular de cadera son los clavos intramedulares cefalocondilares, que se insertan en el canal femoral de la zona proximal a la distal a través de la fractura, y los implantes extramedulares (p.ej., el tornillo deslizante de cadera).

Objetivos: 

Comparar los clavos intramedulares cefalocondilares con los implantes extramedulares para las fracturas extracapsulares de cadera en adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Lesiones Óseas, Articulares y Musculares (Cochrane Bone, Joint and Muscle Trauma Group) (abril 2010), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library 2010, número 1), MEDLINE (1950 hasta marzo 2010), EMBASE (1980 hasta 2010, semana 13) y en otras fuentes.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorios y cuasialeatorios que comparan clavos cefalocondilares con implantes extramedulares en las fracturas extracapsulares de cadera.

Obtención y análisis de los datos: 

Los dos autores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Cuando fue apropiado, se combinaron los resultados.

Resultados principales: 

Se incluyeron 43 ensayos que incluían en su mayoría a personas mayores, principalmente con fracturas trocantéricas. Veintidós ensayos (3749 participantes) compararon el clavo Gamma con el tornillo deslizante de cadera (TDC). El clavo Gamma se asoció con un riesgo mayor de fracturas femorales quirúrgicas y posteriores y con una tasa mayor de reintervenciones. No hubo diferencias importantes en cuanto a la infección de la herida, la mortalidad ni las complicaciones médicas entre los implantes.

Cinco ensayos (623 participantes) compararon el tornillo intramedular de cadera (TIC) con el TDC. Las complicaciones de la fijación de las fracturas fueron más comunes en el grupo de TIC. Los resultados de las complicaciones posoperatorias, la mortalidad y los resultados funcionales fueron similares en ambos grupos.

Tres ensayos (394 participantes) no mostraron ninguna diferencia en las complicaciones de la fijación de la fractura, la reintervención, la infección de la herida y la duración de la estancia hospitalaria para el clavo femoral proximal (CFP) en comparación con el TDC.

Ninguno de los diez ensayos (1491 participantes) de otros clavos versus comparaciones de implantes extramedulares para las fracturas trocantéricas aportó pruebas suficientes para establecer diferencias definitivas entre los implantes evaluados.

Dos ensayos (65 participantes) encontraron que los clavos intramedulares se asociaron con menos complicaciones de la fijación de la fractura que las placas de clavos fijos para las fracturas inestables al nivel del trocánter menor.

Dos ensayos (124 participantes) encontraron una tendencia hacia menos complicaciones en la consolidación de la fractura con los clavos intramedulares en comparación con las placas de clavos fijos para las fracturas subtrocantéricas.

Share/Save