No hay pruebas para apoyar el uso de suplementos antioxidantes para prevenir la mortalidad en las personas sanas o en pacientes con diversas enfermedades

Esta traducción está desactualizada. Haga clic aquí para ver la última versión en inglés de esta revisión.
No hay pruebas para apoyar el uso de suplementos antioxidantes para prevenir la mortalidad en las personas sanas o en pacientes con diversas enfermedades

Las investigaciones previas sobre modelos animales y fisiológicos indican que los suplementos antioxidantes tienen efectos beneficiosos que pueden prolongar la vida. Algunos estudios observacionales también indican que los suplementos antioxidantes pueden prolongar la vida, mientras que otros estudios observacionales demuestran efectos neutrales o perjudiciales. Los ensayos aleatorios han sido en su mayoría neutrales. Se necesitan pruebas provenientes de ensayos aleatorios para decidir si los suplementos antioxidantes se deben utilizar para la prevención.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron pruebas que apoyaran el uso de suplementos antioxidantes para la prevención primaria o secundaria. La vitamina A, el betacaroteno y la vitamina E pueden aumentar la mortalidad. Los ensayos aleatorios futuros podrían evaluar los efectos potenciales de la vitamina C y el selenio para la prevención primaria y secundaria. En tales ensayos, se deben monitorizar cuidadosamente los efectos perjudiciales potenciales. Los suplementos antioxidantes se deben considerar productos medicinales y se deben evaluar de forma suficiente antes de su comercialización.

Leer el resumen completo...
Antecedentes: 

Investigaciones en animales e investigaciones fisiológicas, así como estudios observacionales, indican que los suplementos antioxidantes pueden mejorar la supervivencia.

Objetivos: 

Evaluar en ensayos clínicos aleatorios de prevención primaria o secundaria el efecto de los suplementos antioxidantes sobre la mortalidad.

Estrategia de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en The Cochrane Library (número 3, 2005), MEDLINE (1966 hasta octubre 2005), EMBASE (1985 hasta octubre 2005) y en Science Citation Index Expanded (1945 hasta octubre 2005). Se revisaron las bibliografías de las publicaciones pertinentes y se escribió a las compañías farmacéuticas para ensayos adicionales.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos clínicos aleatorios de prevención primaria y secundaria con suplementos antioxidantes (betacaroteno, vitamina A, vitamina C, vitamina E y selenio) versus placebo o ninguna intervención. Los participantes incluidos eran sanos (ensayos de prevención primaria) o presentaban alguna enfermedad (ensayos de prevención secundaria).

Obtención y análisis de los datos: 

Tres autores extrajeron los datos. Los ensayos con asignación al azar, cegamiento y seguimiento adecuados se clasificaron como ensayos con bajo riesgo de sesgo. Para realizar los metanálisis se utilizaron los modelos de efectos aleatorios y de efectos fijos. Se realizaron análisis de metarregresión de efectos aleatorios para evaluar las fuentes de heterogeneidad entre los ensayos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 67 ensayos aleatorios con 232 550 participantes. Cuarenta y siete ensayos que incluyeron 180 938 participantes tuvieron bajo riesgo de sesgo. Veintiún ensayos incluyeron 164 439 participantes sanos. Cuarenta y seis ensayos incluyeron 68 111 participantes con diversas enfermedades (gastrointestinales, cardiovasculares, neurológicas, oculares, cutáneas, reumatoides, renales, endocrinas o no especificadas). En general, los suplementos antioxidantes no tuvieron efectos significativos sobre la mortalidad en un metanálisis de efectos aleatorios (riesgo relativo [RR] 1,02; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,99 a 1,06), pero con un modelo de efectos fijos la mortalidad aumentó significativamente (RR 1,04; IC del 95%: 1,02 a 1,06). En el análisis de metarregresión, el riesgo de sesgo y el tipo de suplemento antioxidante fueron las únicas variables predictivas significativas de la heterogeneidad entre los ensayos. En los ensayos con bajo riesgo de sesgo, los suplementos antioxidantes aumentaron significativamente la mortalidad (RR 1,05; IC del 95%: 1,02 a 1,08). Cuando los diferentes antioxidantes se evaluaron por separado, los análisis que incluyeron los ensayos con bajo riesgo de sesgo y excluyeron los ensayos de selenio encontraron que la mortalidad aumentó significativamente para la vitamina A (RR 1,16; IC del 95%: 1,10 a 1,24), el betacaroteno (RR 1,07; IC del 95%: 1,02 a 1,11) y la vitamina E (RR 1,04; IC del 95%: 1,01 a 1,07), pero no hubo un efecto significativo perjudicial de la vitamina C (RR 1,06; IC del 95%: 0,94 a 1,20). Los ensayos con selenio que tuvieron bajo riesgo de sesgo no encontraron efectos significativos sobre la mortalidad (RR 0,90; IC del 95%: 0,80 a 1,01).

Compartir/Guardar