Podcast: Plasma de convaleciente o inmunoglobulina hiperinmune para personas con covid‐19: una revisión sistemática continua

Cochrane está produciendo una serie de revisiones para ayudar a quienes deben tomar decisiones a responder a la pandemia de covid-19. En julio de 2020, se publicó la primera actualización de la revisión sobre el tratamiento con plasma de convaleciente y la inmunoglobulina hiperinmune, cuya autora principal es Vanessa Piechotta del Hospital Universitario de Colonia en Alemania.

Este podcast ha sido traducido por Victoria Leo y locutado por Salomé Planas del Centro Cochrane Iberoamericano.

- Leer la transcripción

Cochrane está produciendo una serie de revisiones para ayudar a quienes deben tomar decisiones a responder a la pandemia de covid-19. En julio de 2020, se publicó la primera actualización de la revisión sobre el tratamiento con plasma de convaleciente y la inmunoglobulina hiperinmune, cuya autora principal es Vanessa Piechotta del Hospital Universitario de Colonia en Alemania.

Este podcast ha sido traducido por Victoria Leo y locutado por Salomé Planas del Centro Cochrane Iberoamericano.

El plasma de convaleciente y la inmunoglobulina hiperinmune, que provienen de pacientes que se han recuperado de la infección, se han utilizado para tratar una variedad de infecciones cuando no se disponía de otros tratamientos efectivos. Por ejemplo, se utilizaron en brotes anteriores de infecciones respiratorias víricas graves, como la gripe y el síndrome respiratorio agudo grave, o SARS, y se ha demostrado que reducen el riesgo de muerte.
La esperanza es que el plasma de convaleciente trate la covid-19 a través de un proceso llamado inmunización pasiva, proporcionando anticuerpos que se unan al virus y eliminen las partículas víricas. Es más probable que esto ocurra cuando el tratamiento se administre poco después de la infección y, aunque se cree que el plasma de convaleciente y el tratamiento con inmunoglobulina hiperinmune son generalmente seguros, pueden ocurrir eventos adversos. Por lo tanto, es importante saber si son tratamientos efectivos y seguros para las personas con la enfermedad.
Se buscaron estudios de cualquier parte del mundo, con participantes de cualquier edad, sexo o etnia, que tuvieran covid-19 leve, moderada o grave. Se buscaban efectos sobre una variedad de desenlaces como la supervivencia, la mejoría clínica, la calidad de vida y los eventos adversos. Para esta última versión de la revisión, se encontraron veinte estudios. Uno de ellos es un ensayo aleatorizado que se detuvo antes de tiempo debido a la propagación de la covid-19 en el lugar del estudio, y también hay tres estudios no aleatorizados con un grupo de control.
Los otros 16 estudios no incluyeron un grupo control, pero proporcionaron información sobre los posibles efectos secundarios del plasma de convaleciente. En total, se incluyeron 5442 personas en los estudios informados hasta la fecha, 5211 de las cuales recibieron plasma de convaleciente. Aún no se ha informado de estudios de inmunoglobulina hiperinmune.
Para evaluar la efectividad del plasma de convaleciente, se valoraron los resultados de estudios con un grupo control que recibió atención estándar sin plasma de convaleciente. Teniendo en cuenta la evidencia identificada, no se pudo determinar si el plasma de convaleciente afectaba o no a la necesidad de asistencia respiratoria, el riesgo de muerte por cualquier causa antes del alta hospitalaria o el tiempo hasta el fallecimiento. Ninguno de los estudios incluidos informó efectos sobre la calidad de vida.
Solo se pudieron evaluar los resultados de seguridad en el caso de personas tratadas con plasma de convaleciente, ya que ninguno de los estudios controlados aportó datos de seguridad del grupo control. Se identificaron algunos eventos adversos graves que podrían estar relacionados con el plasma de convaleciente, incluidas la muerte, reacciones alérgicas o complicaciones respiratorias. No obstante, la calidad limitada de la evidencia disponible indica que no se sabe con certeza si fueron a causa del plasma de convaleciente.
En resumen, la información de los estudios que estaban disponibles a principios de junio de 2020 todavía no deja clara ni la efectividad ni la seguridad del uso de plasma de convaleciente en personas con covid19. A pesar de realizar una búsqueda exhaustiva, solo se pudo incluir evidencia de certeza muy baja. La mayoría de los estudios no utilizó métodos fiables para recopilar los resultados. Además, los participantes recibieron una variedad de otros tratamientos junto con el plasma de convaleciente, y algunos presentaban problemas de salud subyacentes. No se puede saber si los efectos informados se debieron al plasma de convaleciente, a otro tratamiento o simplemente al curso natural de la enfermedad. Por ello, se necesitan con urgencia ensayos aleatorizados de calidad alta que permitan evaluar estos factores.
Sin embargo, este campo de investigación cambia rápidamente. Se identificaron aproximadamente 100 estudios en curso, de los cuales 50 son ensayos aleatorizados, y esta revisión seguirá actualizándose como una "revisión sistemática continua" para que refleje la evidencia disponible más actual.

Si desea leer esta revisión completa y conocer las actualizaciones, puede acceder a ella de manera gratuita en la Biblioteca Cochrane punto com y buscar "plasma de convaleciente y covid-19".

Cerrar transcripción
Share/Save