Podcast: Fluoxetina para adultos con sobrepeso u obesidad

La obesidad es un problema en todo el mundo y varias revisiones Cochrane examinan intervenciones que podrían ayudar a prevenirla o reducirla. En este contexto, en octubre de 2019, Alejandro González Garay, del Instituto Pediátrico Nacional de México, publicó una revisión de la evidencia sobre la fluoxetina.

Este podcast ha sido traducido por Yasmín García y locutado por Salomé Planas del Centro Cochrane Iberoamericano.

- Leer la transcripción

La obesidad es un problema en todo el mundo y varias revisiones Cochrane examinan intervenciones que podrían ayudar a prevenirla o reducirla. En este contexto, en octubre de 2019, Alejandro González Garay, del Instituto Pediátrico Nacional de México, publicó una revisión de la evidencia sobre la fluoxetina.

Este podcast ha sido traducido por Yasmín García y locutado por Salomé Planas del Centro Cochrane Iberoamericano.

En los últimos años, la obesidad se ha convertido en un problema de salud pública mundial. Según la Organización Mundial de la Salud, afectó a aproximadamente 650 millones de adultos en 2016 y para 2030 el número total de personas con obesidad parece que superará los 1100 millones.
La razón para tratar de reducir el problema es que la obesidad es un factor de riesgo de numerosos problemas de salud, que incluyen enfermedades del corazón, accidente cerebrovascular, hipertensión, diabetes, osteoartritis, hígado graso, síndrome metabólico y trastornos respiratorios, así como una deficiente calidad de vida relacionada con la salud. Por lo tanto, se necesitan estrategias efectivas para reducir la obesidad y los costos de sus complicaciones.
Actualmente se utilizan varias estrategias farmacológicas, no farmacológicas y quirúrgicas para tratar de reducir el peso y mantener la pérdida de peso. Una de ellas es el fármaco fluoxetina, que es uno de los más utilizados en el tratamiento de la depresión. Se cree que afecta el control de peso al cambiar el apetito de la persona, lo que da lugar a una menor ingesta de alimentos y a la normalización de comportamientos alimentarios inusuales. Sin embargo, vale la pena señalar que la FDA, la entidad que regula los medicamentos en los EE. UU., actualmente no indica su uso para el tratamiento de la obesidad.
Esta revisión se realizó para determinar qué dicen los estudios de investigación sobre los efectos de la fluoxetina y si se podría utilizar sola, o en combinación con otras intervenciones, en adultos con sobrepeso u obesidad. Al final, se encontró evidencia que apoya su uso, pero que muestra que también tiene algunos eventos adversos importantes.
En esta revisión, se incluyeron 19 ensayos aleatorizados con poco más de 2200 adultos con sobrepeso u obesidad sin patrones de alimentación anormales. Los pacientes se asignaron al azar principalmente a dosis de fluoxetina de 10 a 60 mg por día o a placebo. La intervención de los ensayos tuvo una duración que varió entre unos meses y un año. Algunos ensayos también probaron otros tratamientos que podrían ser agentes contra la obesidad como el gel omega-3.
Los ensayos se realizaron en numerosos países: Brasil, Canadá, China, Irak, Irlanda, Italia, los Países Bajos, España, el Reino Unido y los Estados Unidos, y se centraron en la pérdida de peso y los eventos adversos. Algunos estudios también informaron datos sobre el índice de masa corporal y los parámetros de laboratorio, pero hubo muy pocos datos, lo que no permitió hacer análisis detallados de estos resultados.
En general, la certeza de la evidencia se consideró baja o muy baja, debido al sesgo de informe y al pequeño tamaño de los ensayos. Sin embargo, los resultados muestran que la fluoxetina produjo una pérdida de peso modesta de aproximadamente 2,7 kg al final del período de intervención, en comparación con placebo, cuando se utilizó a cualquier dosis, pero especialmente cuando se utilizaron 60 mg al día. Por otro lado, aproximadamente el doble de los participantes que tomaron fluoxetina presentó un evento adverso, como mareos, somnolencia, fatiga, insomnio o náuseas, en comparación con los participantes que no la recibieron.
De cara al futuro, todavía se necesitan más estudios de investigación de certeza alta sobre los efectos de la fluoxetina por sí sola, así como para conocer si es útil cuando se combina con otros agentes contra la obesidad y con intervenciones no farmacológicas.

Si deseas leer la versión actual de la revisión, y ver futuras actualizaciones si se realizan esos nuevos estudios de investigación, puedes encontrar la revisión completa en línea. Sólo tienes que ir a bibliotecacochrane.com y buscar 'fluoxetina y obesidad'.

Cerrar transcripción
Share/Save