¿Cuál es la exactitud del ultrasonido de alta frecuencia para el diagnóstico del cáncer de piel en adultos?

¿Por qué es importante mejorar el diagnóstico del cáncer de piel?

Existen diferentes tipos de cáncer de piel. El melanoma es una de las formas más peligrosas, de manera que es importante detectarlo precozmente y extraerlo lo antes posible. La falta de reconocimiento de un melanoma cuando está presente (un resultado falso negativo) puede retrasar el tratamiento y existe el riesgo de diseminación del cáncer a otros órganos y posiblemente la muerte prematura. Otros tipos de cáncer de piel, como el carcinoma escamoso y el carcinoma basocelular, son más localizados. Sin embargo, el carcinoma escamoso se puede diseminar a otras partes del cuerpo y el carcinoma basocelular puede causar desfiguración si no se trata. El diagnóstico de una lesión inocua (un lunar o área de la piel con una apariencia extraña en comparación con la piel circundante) como cáncer de piel (un resultado falso positivo) puede hacer que se realicen de forma innecesaria cirugías y otros exámenes que causan estrés y ansiedad al paciente. Confundir un cáncer de piel con otro puede dar lugar a un tratamiento equivocado o a retrasos en el tratamiento efectivo. Por lo tanto, es importante un diagnóstico correcto.

¿Cuál es el objetivo de la revisión?

Se buscó determinar si el ultrasonido de alta frecuencia puede ayudar a los médicos a diagnosticar el cáncer de piel. Se encontraron seis estudios que trataron de responder esta pregunta. Cinco estudios investigaron el diagnóstico del melanoma, y tres del carcinoma basocelular.

¿Qué se estudió en la revisión?

Varias herramientas permiten que los especialistas en cáncer de piel la examinen en más detalle que con la inspección visual sola. En la actualidad, la mayoría de los especialistas en cáncer de piel utilizan un dermatoscopio, que amplifica la lesión cutánea con luz natural. El ultrasonido es otra técnica no invasiva que mide los reflejos de las ondas sonoras en los tejidos del cuerpo. El ultrasonido de alta frecuencia puede producir una imagen de buena calidad de las estructuras más cercanas a la superficie de la piel. Cuando se utiliza junto con el examen del médico y la dermatoscopia, el ultrasonido de alta frecuencia puede ayudar a los profesionales a efectuar un diagnóstico más acertado.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

La revisión incluyó seis estudios: cinco con 1125 lesiones cutáneas sospechosas de ser melanoma y tres con 993 lesiones sospechosas de ser carcinoma basocelular. No se encontraron estudios sobre el diagnóstico del carcinoma escamoso.

Los estudios incluidos fueron pequeños y muy diferentes entre sí para poder hacer estimaciones fiables de la exactitud en la identificación del melanoma o el carcinoma basocelular. La mitad los estudios no estaban diseñados para establecer la exactitud del examen y todos se deben considerar evaluaciones preliminares de la posible utilidad del ultrasonido de alta frecuencia. El valor principal de los estudios se encuentra en que ayudan a los investigadores a identificar la mejor forma de interpretar el ultrasonido de alta frecuencia para el diagnóstico del melanoma o el carcinoma basocelular en la evaluación de los estudios de investigación futuros.

¿Cuán confiables son los resultados?

Los resultados de los estudios no son muy fiables cuando se les considera en conjunto. El número reducido y la variabilidad entre los estudios reducen la confiabilidad y todos presentaron limitaciones importantes. En particular, los participantes en los estudios y la manera en que se utilizaron los exámenes pueden no representar las situaciones de la vida real. El diagnóstico final en todos los estudios fue confirmado por biopsia. Es probable que lo anterior haya sido un método fiable para decidir si los pacientes realmente presentaban cáncer de piel*.

¿Para quiénes son relevantes los resultados de esta revisión?

Todos los estudios se realizaron en Europa y sólo uno informó de la edad promedio de los participantes (55,3 años). El porcentaje de pacientes con un diagnóstico final de melanoma varió del 14% al 58%, mientras del 8% al 49% presentaban carcinoma basocelular. No fue posible determinar si los médicos sospecharon el cáncer de piel sobre la base del examen clínico solo o del examen clínico y dermatoscópico.

¿Cuáles son las implicaciones de esta revisión?

En la actualidad, no hay suficientes estudios de investigación adecuados para establecer una conclusión sobre el uso del ultrasonido de alta frecuencia para el diagnóstico del cáncer de piel. Los resultados de esta revisión indican que el ultrasonido de alta frecuencia puede distinguir el melanoma o el carcinoma basocelular de los tipos inocuos de lesiones, pero aún no se puede precisar si puede distinguir de modo adecuado estos tipos cáncer de piel de la amplia variedad de afecciones cutáneas por las que los pacientes consultan en la práctica diaria. Se necesitan más estudios que investiguen el ultrasonido de alta frecuencia junto con la dermatoscopia u otras técnicas microscópicas (como la microscopía confocal de reflectancia) en pacientes con lesiones cutáneas sospechosas.

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?

Los autores de la revisión buscaron y utilizaron los estudios publicados hasta agosto de 2016.

*En estos estudios, la biopsia fue el estándar de referencia (medio para establecer el diagnóstico final).

Conclusiones de los autores: 

No se dispone de datos suficientes sobre el valor potencial del UAF en el diagnóstico del melanoma o el CCB. Debido a la heterogeneidad entre los estudios, la calidad metodológica incierta a baja y el volumen limitado de la evidencia, no se pueden establecer las implicaciones para la práctica. El valor principal de los estudios preliminares incluidos puede estar en la orientación sobre los posibles componentes de las nuevas reglas para el diagnóstico del melanoma o el CCB mediante el UAF, lo que requerirá una evaluación futura. Para una evaluación adecuada y completa de la exactitud, sería necesaria una evaluación prospectiva del UAF agregada a la inspección visual y la dermatoscopia sola en un ámbito estándar de asistencia sanitaria, con una población claramente definida y representativa de los participantes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Es fundamental la detección exacta precoz de todos los tipos de cáncer de piel para guiar el tratamiento apropiado y mejorar la morbilidad y la supervivencia. El melanoma y el carcinoma escamoso (CCE) son tipos de cáncer de piel de alto riesgo que tienen el potencial de hacer metástasis y en último término dar lugar a la muerte, mientras que el carcinoma basocelular (CCB) generalmente es localizado con el potencial de infiltrarse y dañar el tejido circundante. La ansiedad con respecto a no diagnosticar los casos tempranos curables se debe equilibrar con la derivación inapropiada y la escisión innecesaria de las lesiones benignas. El ultrasonido es una técnica de imagenología no invasiva que depende de la medición de los reflejos de las ondas sonoras en los tejidos del cuerpo. A frecuencias inferiores se pueden visualizar las estructuras más profundas del cuerpo (como los órganos internos), mientras que el ultrasonido de alta frecuencia (UAF) con frecuencias del transductor de 20 MHz o más tiene una profundidad mucho menor de penetración tisular, pero produce una imagen de mayor resolución de los tejidos y las estructuras más cercanas a la superficie de la piel. Utilizado junto con el examen clínico y dermatoscópico del cáncer de piel presunto, el UAF puede brindar información diagnóstica adicional en comparación con otras tecnologías.

Objetivos: 

Evaluar la exactitud diagnóstica del UAF para ayudar en el diagnóstico de a) el melanoma cutáneo invasivo y las variantes melanocíticas intraepidérmicas atípicas, b) el carcinoma escamoso (CCEc) y c) el carcinoma basocelular (CCB) en adultos.

Métodos de búsqueda: 

Se realizó una búsqueda exhaustiva en las siguientes bases de datos desde su comienzo hasta agosto de 2016: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials); MEDLINE; Embase; CINAHL; CPCI; Zetoc; Science Citation Index; US National Institutes of Health Ongoing Trials Register; NIHR Clinical Research Network Portfolio Database; y en la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform. Se estudiaron las listas de referencias y los artículos de revisiones sistemáticas publicados.

Criterios de selección: 

Los estudios que evalúan el UAF (20 MHz o más) en adultos con lesiones sospechosas de melanoma, CCEc o CCB versus un estándar de referencia de confirmación histológica o seguimiento clínico.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron todos los datos mediante un formulario de extracción de datos estandarizado y de evaluación de la calidad (basado en QUADAS-2). No se realizó un metanálisis para esta revisión por la falta de datos y la calidad deficiente de los estudios. Con fines ilustrativos, se presentan los cálculos de sensibilidad y especificidad en diagramas de bosque pareados.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis estudios, que aportaron 29 grupos de datos: 20 para el diagnóstico del melanoma (1125 lesiones y 242 melanomas) y nueve para el diagnóstico del CCB (993 lesiones y 119 CCB). No se identificaron datos con respecto al diagnóstico del CCEc.

En general, los estudios tuvieron un informe deficiente, lo que limita la evaluación de la calidad metodológica. La mitad los estudios no se propusieron establecer la exactitud del examen y todos se deben considerar evaluaciones preliminares de la posible utilidad del UAF. Hubo gran preocupación sobre la aplicabilidad de los resultados debido a las poblaciones selectivas de los estudios y los umbrales basados en datos de la positividad del examen. Los estudios que informaron evaluaciones cualitativas de las imágenes del UAF excluyeron hasta el 22% de las lesiones (incluidos algunos melanomas) por falta de visualización en el examen.

Las sensibilidades derivadas de las características cualitativas del UAF fueron al menos del 83% (IC del 95%: 75% a 90%) para la detección del melanoma; la combinación de tres características (lesiones de apariencia hipoecoica, homogénea y bien definida) demostró una sensibilidad del 100% en dos estudios (los límites inferiores de los IC del 95% fueron 94% y 82%), con especificidades correspondientes variables del 33% (IC del 95%: 20% a 48%) y del 73% (IC del 95%: 57% a 85%), respectivamente. La medición cuantitativa de los resultados del UAF en dos estudios permitió establecer los umbrales de decisión para lograr una sensibilidad del 100%; las especificidades fueron del 93% (IC del 95%: 77% a 99%) y del 65% (IC del 95%: 51% a 76%). No fue posible establecer afirmaciones resumidas con respecto a la exactitud del UAF para el diagnóstico del CCB debido a la gran variabilidad en las sensibilidades y las especificidades.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save