[Intervenciones telefónicas para la educación y el apoyo psicosocial a los cuidadores]

 

Antecedentes

Los cuidadores que prestan cuidados a un familiar, un amigo o un vecino experimentan esta situación de modos diferentes. Algunos cuidadores pueden enfrentarse con una función para la cual no están bien preparados, y el apoyo profesional es fundamental. Esta revisión examinó si las intervenciones de apoyo telefónico a cargo de profesionales sanitarios tenían beneficios positivos en diversos resultados, como la calidad de vida, la carga (en términos de esfuerzo o cantidad de trabajo), el desarrollo de habilidades (p.ej. resolución de problemas), la salud psicológica (p.ej. depresión), el conocimiento, la salud física, la funcionalidad familiar, la satisfacción o el coste, para los cuidadores no remunerados de la comunidad. En una intervención de apoyo telefónico, se utiliza el teléfono para brindar conocimiento, asesoramiento o ayuda a los cuidadores y permitirles controlar su propio bienestar o el de la persona que atienden. Es un método de apoyo de fácil acceso, independientemente de la ubicación geográfica. Se incluyeron los estudios que compararon el apoyo telefónico con la atención habitual o con las intervenciones de apoyo profesional no telefónicas.

Características de los estudios

Se incluyeron 21 estudios con 1690 cuidadores que prestaban cuidados a los pacientes con diversas enfermedades diagnosticadas. La edad de los cuidadores varió de 19 a 87 años. La mayoría eran mujeres y cuidaban a un familiar. La mayoría eran los cónyuges, en particular las esposas, salvo un estudio que se centró principalmente en hijos adultos. El nivel educativo de la mayoría de los cuidadores era mayor que el secundario. Dieciocho estudios informaron de fondos de fuentes acreditadas.

Resultados clave

Diecinueve estudios (18 con datos) compararon las intervenciones de apoyo telefónico y la atención habitual. Las intervenciones de apoyo telefónico probablemente tienen poco o ningún efecto sobre la calidad de vida de los cuidadores (4 estudios, 364 cuidadores) y pueden tener un efecto pequeño en la carga (9 estudios, 788 cuidadores) en comparación con la atención habitual al final de la intervención. Aunque puede disminuir la ansiedad y puede mejorar la predisposición para brindar cuidados (en ambos casos en grado leve) después de la intervención, no se conocen los efectos sobre la depresión, y en general, las intervenciones telefónicas pueden tener poco o ningún efecto sobre los resultados evaluados en esta revisión. Se informó sobre una alta satisfacción con la intervención en seis estudios que midieron este resultado pero no se informó sobre los datos comparativos de grupos de atención habitual.

Dos estudios compararon las intervenciones de apoyo telefónicas y no telefónicas. Puede haber poca o ninguna evidencia de un efecto del apoyo telefónico cuando se comparó con intervenciones de apoyo no telefónico para cualquier resultado informado. No se midieron ni informaron eventos adversos en ninguno de los estudios incluidos.

Calidad de la evidencia

La certeza de la evidencia se evaluó como muy baja a moderada en los resultados, por lo que se reduce la confianza en los resultados. Muchos de los resultados se basaron en los datos de estudios únicos con pocos participantes. Se necesitan estudios bien diseñados de mayor tamaño para determinar los efectos de las intervenciones de apoyo telefónico.

Conclusiones de los autores: 

Aunque la revisión indicó que puede haber un beneficio leve para las intervenciones de apoyo telefónico en algunos resultados (p.ej. ansiedad y predisposición para la atención al final de la intervención), para la mayoría de los resultados, incluidos los resultados primarios, las intervenciones que solo utilizaron el teléfono pueden tener poco o ningún efecto sobre los resultados de los cuidadores en comparación con la atención habitual. Los resultados de la revisión se basaron fundamentalmente en estudios con riesgo de sesgo general alto y un número reducido de participantes. Se necesitan más ensayos de alta calidad, con un tamaño de la muestra más grande.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El mantenimiento de la atención de individuos enfermos en la comunidad depende en gran parte del apoyo de cuidadores no remunerados. Sin embargo, muchos cuidadores se enfrentan con un trabajo para el cual no están bien preparados y pueden requerir apoyo profesional. El teléfono es un método de apoyo de fácil acceso, independientemente de la ubicación geográfica

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión fue evaluar la efectividad de las intervenciones de apoyo telefónico por profesionales sanitarios, en comparación con la atención habitual o las intervenciones de apoyo no telefónico, para brindar educación y apoyo psicosocial a los cuidadores informales de pacientes con enfermedades agudas y crónicas diagnosticadas y para evaluar la coste-efectividad de las intervenciones telefónicas en esta población.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos desde su inicio hasta el 16 de noviembre de 2018: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL); MEDLINE; Embase; PsycINFO; ProQuest Dissertations and Theses A&I; y CINAHL Complete. También se buscó en 11 sitios web específicos de cuidadores, tres enlaces de conferencias y dos registros de ensayos clínicos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA, incluidos los ECA grupales) y ensayos controlados cuasialeatorios. Se excluyeron los ensayos cruzados (cross-over) debido al riesgo alto de efectos de arrastre de una intervención a otra.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, examinaron las referencias con respecto a los criterios de inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos con la herramienta Cochrane de "Riesgo de sesgo". Cuando se informaron, los resultados primarios (calidad de vida y carga) y secundarios (desarrollo de habilidades, salud psicológica, conocimiento, estado de salud y bienestar, funcionalidad familiar, satisfacción y resultados económicos) predefinidos se evaluaron al final de la intervención y a corto plazo (≤ 3 meses), a plazo medio (> 3 a ≤ 6 meses) y a más largo plazo (> 6 a 12 meses) después de la intervención. Siempre que fue posible, se realizaron metanálisis; de no ser así, se informaron los resultados de modo narrativo.

Resultados principales: 

Se incluyeron 21 estudios aleatorios que incorporaron 1690 cuidadores; 19 estudios compararon las intervenciones de apoyo telefónico con la atención habitual, de las que 18 aportaron datos para los análisis. Dos estudios compararon las intervenciones de apoyo profesional telefónicas y no telefónicas. La edad de los cuidadores varió de 19 a 87 años en los estudios. La mayoría de los participantes eran mujeres (> 70,53%), y dos ensayos solo incorporaron a mujeres. La mayoría de los cuidadores fueron familiares, de nivel educativo secundario o con el mismo número de años de educación. Todos los cuidadores residían en la comunidad. El riesgo de sesgo general fue alto para la mayoría de los estudios.

Los resultados demostraron que hay probablemente poca o ninguna diferencia entre las intervenciones de apoyo telefónico y la atención habitual para el resultado primario de calidad de vida al final de la intervención (DME -0,02; IC del 95%: -0,24 a 0,19; cuatro estudios, 364 cuidadores) (evidencia de certeza moderada) o la carga al final de intervención (DME -0,11; IC del 95%: -0,30 a 0,07; nueve estudios, 788 cuidadores) (evidencia de certeza baja). Para un estudio en que la calidad de vida al final de la intervención se informó de modo narrativo, los resultados indicaron que la intervención de apoyo telefónico puede resultar en una calidad de vida levemente más alta en comparación con la atención habitual. Dos estudios adicionales sobre la carga de los cuidadores se informaron en forma narrativa; uno informó que las intervenciones de apoyo telefónico pueden disminuir la carga; el otro no informó de cambios en el grupo de intervención, en comparación con la atención habitual.

No se conocen los efectos de las intervenciones de apoyo telefónico sobre la depresión de los cuidadores al final de la intervención (DME -0,37; IC del 95%: -0,70 a -0,05; nueve estudios, 792 cuidadores) debido a la evidencia de certeza muy baja para este resultado. La depresión se informó de forma narrativa en tres estudios. Uno informó que la intervención puede reducir la depresión de los cuidadores al final de la intervención, aunque este efecto no se mantuvo en el seguimiento a corto plazo. Los otros dos estudios informaron que puede haber poca o ninguna diferencia entre el apoyo telefónico y la atención habitual para la depresión al final de la intervención. Seis estudios midieron la satisfacción con la intervención pero no informaron de datos comparativos. Los seis informaron puntuaciones de satisfacción con la intervención alta. No se midieron eventos adversos, incluido el suicidio o la ideación de suicidio, en ninguno de los estudios incluidos.

El análisis indicó que la ansiedad de los cuidadores puede reducirse (DM -6,0; IC del 95%: -11,68 a -0,32; un estudio, 61 cuidadores) y mejorar la predisposición para la atención (ambas en grado leve) (DME 0,37; IC del 95%: 0,09 a 0,64; dos estudios, 208 cuidadores) al final de la intervención, después de las intervenciones de apoyo telefónico solo en comparación con la atención habitual. Los resultados indicaron que puede haber poca o ninguna diferencia entre las intervenciones de apoyo telefónico y la atención habitual para los siguientes resultados al final de la intervención: la resolución de problemas, la actividad social, la competencia de los cuidadores, el afrontamiento, el estrés, el conocimiento, la salud física, la autoeficacia, la funcionalidad familiar y la satisfacción con el apoyo (práctico o social). También puede haber poco o ningún efecto de las intervenciones de apoyo telefónico sobre la calidad de vida y la carga en el seguimiento a corto plazo o para la carga y la depresión en el seguimiento a plazo medio.

Se halló poca o ninguna diferencia entre los grupos para los resultados informados en los estudios que compararon las intervenciones de apoyo profesional telefónico y no telefónico. No se conocen los efectos de las intervenciones de apoyo telefónico en comparación con las intervenciones de apoyo no telefónico para la carga y la depresión de los cuidadores al final de la intervención. Ningún estudio informó sobre la calidad de vida ni la satisfacción con la intervención, y no se informaron ni observaron efectos adversos en los dos estudios que presentaron esta comparación.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save