Efectos beneficiosos y perjudiciales del celecoxib para el tratamiento de los pacientes con artritis reumatoide

Pregunta de la revisión

Se procuró evaluar los efectos beneficiosos (mejoría en el dolor, la rigidez, la función física) y perjudiciales (problemas intestinales y cardíacos) del celecoxib en comparación con otros fármacos similares o un fármaco falso (placebo) en pacientes adultos con artritis reumatoide.

Antecedentes

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune caracterizada por la inflamación en el recubrimiento de las articulaciones que causa dolor, rigidez y edema. Por lo general, primero se ven comprometidas las articulaciones pequeñas de las manos y los pies. Hasta el presente no tiene cura y el tratamiento procura lograr la remisión o el retraso en la progresión de la enfermedad para mejorar la movilidad y aliviar el dolor, el edema y la rigidez. Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) se utilizan para tratar a los pacientes con artritis reumatoide. El celecoxib es un AINE selectivo que puede ayudar a aliviar los síntomas de la artritis reumatoide.

Fecha de la búsqueda

Se buscó evidencia hasta el 18 de mayo de 2017.

Características de los estudios

Se incluyeron ocho estudios publicados entre 1998 y 2014 que reclutaron a 3988 adultos (edad promedio 54 años), de los cuales la mayoría eran mujeres (73%). Los pacientes presentaban artritis reumatoide desde hacía 9,2 años en promedio.

Los estudios compararon celecoxib con otro tratamiento; 1786 participantes recibieron celecoxib y 2202 recibieron placebo o un AINE tradicional (AINEt).

Cinco estudios fueron apoyados o patrocinados por la industria farmacéutica.

Resultados clave

En comparación con placebo, de cada 100 pacientes que recibieron celecoxib, 15 presentaron una mejoría en los síntomas después de cuatro a 12 semanas. Los pacientes que recibieron celecoxib calificaron el dolor con 11 puntos menos (en una escala de 0 a 100) después de 12 semanas.

Los resultados no fueron concluyentes acerca de las mejorías en la función física y los números de pacientes que desarrollaron úlceras gastroduodenales de más de 3 mm de diámetro al comparar celecoxib con placebo. La evidencia tampoco fue concluyente acerca de los efectos perjudiciales que aparecen poco después de la administración de los fármacos. Ninguno de los estudios que compararon celecoxib y placebo informaron sobre los ataques cardíacos ni los accidentes cerebrovasculares.

Los resultados acerca de la mejoría en el dolor y la función física no fueron concluyentes al comparar celecoxib con los AINEt. Se encontró una mejoría pequeña con relación a un sistema de calificación (ACR20) utilizado por los médicos para evaluar a los pacientes con artritis reumatoide. De cada 100 pacientes que recibieron celecoxib: 13 menos desarrollaron úlceras gastroduodenales de más de 3 mm de diámetro y siete menos se retiraron de los estudios en comparación con los pacientes que recibieron AINEt.

El celecoxib puede mejorar los síntomas de la artritis reumatoide y aliviar el dolor más que placebo, aunque probablemente da lugar a poca o ninguna diferencia en la mejoría en la función física.

Calidad de la evidencia

La evidencia se consideró de calidad moderada o baja debido a las deficiencias metodológicas y la escasez de eventos observados que indicaban efectos perjudiciales.

Conclusiones de los autores: 

El celecoxib puede mejorar los síntomas clínicos, aliviar el dolor y contribuir con poca o ninguna diferencia en la función física en comparación con placebo. El celecoxib se asoció con un número menor de retiros de participantes. Los resultados de la incidencia de las úlceras gastroduodenales (≥ 3 mm) y los eventos adversos graves a corto plazo no estuvieron claros; sin embargo, se informaron pocos eventos en cualquiera de ellos.

El celecoxib puede mejorar levemente los síntomas clínicos en comparación con los AINEt. Los resultados de la reducción del dolor y la mejoría en la función física no estuvieron claros. Los participantes que recibieron celecoxib tuvieron una incidencia inferior de úlceras gastroduodenales (≥ 3 mm) y hubo menos retiros de los ensayos. Los resultados de los eventos cardiovasculares y los eventos adversos graves a corto plazo tampoco estuvieron claros.

La incertidumbre acerca de la tasa de eventos cardiovasculares entre el celecoxib y los AINEt se podría deber al riesgo de sesgo; otro factor es que se trataba de ensayos pequeños y de corta duración. Se ha informado previamente que el celecoxib y los AINEt aumentan las tasas de eventos cardiovasculares. Por lo tanto, la confianza en los resultados acerca de los efectos perjudiciales es baja. Se necesitan ensayos clínicos de comparación directa más grandes que comparen celecoxib con otros AINEt para informar mejor la práctica clínica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune sistémica que se caracteriza por inflamación amplia y persistente del revestimiento sinovial de las articulaciones y de las vainas de los tendones. Actualmente, la artritis reumatoide es incurable y los tratamientos se centran en el control de los síntomas como el dolor, la rigidez y la movilidad, con la intención de lograr una remisión estable y mejorar la movilidad. El celecoxib es un fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) selectivo utilizado para el tratamiento de los pacientes con artritis reumatoide.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales del celecoxib en los pacientes con artritis reumatoide.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, Embase y en registros de ensayos clínicos (ClinicalTrials.gov y en el World Health Organization trials portal) hasta el 18 de mayo de 2017. También se realizaron búsquedas en las listas de referencias y citas de los estudios incluidos.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) prospectivos que compararon celecoxib oral (200 mg y 400 mg diarios) versus ninguna intervención, placebo o un AINE tradicional (AINEt) en pacientes con artritis reumatoide confirmada, de cualquier edad y cualquier sexo. Se excluyeron los estudios con menos de 50 participantes en cada brazo o con duraciones de menos de cuatro semanas de tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ECA con duraciones de cuatro a 24 semanas, publicados entre 1998 y a 2014 con un total de 3988 adultos (media de edad = 54 años), de los cuales la mayoría eran mujeres (73%). Los pacientes presentaban artritis reumatoide desde hacía 9,2 años en promedio. Todos los estudios se consideraron con riesgo alto o incierto de sesgo en al menos un dominio. En general, la evidencia se consideró de calidad moderada a baja. Cinco estudios fueron financiados por compañías farmacéuticas.

Celecoxib versus placebo

Se incluyeron dos estudios (n = 873) en los que los participantes recibieron 200 mg ó 400 mg diarios o placebo. Los participantes que recibieron celecoxib mostraron una mejoría clínica significativa en comparación con los que recibieron placebo (15% de mejoría absoluta; IC del 95%: 7% a 25%; RR 1,53; IC del 95%: 1,25 a 1,86; número necesario a tratar para beneficiar [NNTB] = 7; IC del 95%: 5 a 13; dos estudios, 873 participantes; evidencia de calidad moderada a baja).

Los participantes que recibieron celecoxib informaron de menos dolor que los pacientes tratados con placebo (11% de mejoría absoluta; IC del 95%: 8% a 14%; NNTB = 4; IC del 95%: 3 a 6; un estudio, 706 participantes) pero los resultados no fueron concluyentes en cuanto a la mejoría de la función física (DM -0,10; IC del 95%: 0,29 a 0,10; un estudio, 706 participantes).

En el grupo de celecoxib, 15/293 participantes desarrollaron úlceras, en comparación con 4/99 en el grupo placebo (OR de Peto 1,26; IC del 95%: 0,44 a 3,63; un estudio, 392 participantes; evidencia de calidad baja). Nueve participantes (de 475) en el grupo de celecoxib desarrollaron eventos adversos graves a corto plazo, en comparación con cinco (de 231) del grupo placebo (OR de Peto 0,87 [0,28 a 2,69]; un estudio, 706 participantes; evidencia de calidad baja).

Hubo menos retiros entre los pacientes que recibieron celecoxib (163/475) en comparación con placebo (130/231) (cambio absoluto del 22%; IC del 95%: 16% a 27%; RR 0,61; IC del 95%: 0,52 a 0,72; un estudio, 706 participantes).

No se informaron los eventos cardiovasculares (infarto de miocardio, accidente cerebrovascular). Sin embargo, los organismos reguladores advierten de un mayor riesgo de eventos cardiovasculares asociados con el celecoxib.

Celecoxib versus AINEt

Siete estudios (n = 2930) compararon celecoxib y AINEt (amtolmetina guacilo, diclofenaco, ibuprofeno, meloxicam, nabumetona, naproxeno, pelubiprofeno); un estudio incluyó comparaciones de placebo y de AINEt (n = 1149).

Hubo una pequeña mejoría, que puede no ser clínicamente significativa, en el número de participantes que lograron una respuesta según los criterios ACR20 en el grupo de celecoxib en comparación con los AINEt (4% de mejoría absoluta; IC del 95%: 0% menos de mejoría a 8% más de mejoría; RR 1,10; IC del 95%: 0,99 a 1,23; cuatro estudios, 1981 participantes). Hubo una falta de evidencia de diferencias entre los participantes de los grupos de celecoxib y AINEt en cuanto al dolor o la función física. Los resultados se evaluaron como evidencia de calidad moderada a baja (disminuida debido al riesgo de sesgo y la falta de consistencia).

Los pacientes que recibieron celecoxib tuvieron una incidencia inferior de úlceras gastroduodenales ≥ 3 mm (34/870) en comparación con los que recibieron AINEt (116/698). Esto correspondió a un cambio absoluto del 12% (IC del 95%: 11% a 13%; RR 0,22; IC del 95%: 0,15 a 0,32; cinco estudios, 1568 participantes; evidencia de calidad moderada). Hubo un 7% menos de retiros entre los pacientes que recibieron celecoxib (IC del 95%: 4% a 9%; RR 0,73; IC del 95%: 0,62 a 0,86; seis estudios, 2639 participantes).

Los resultados no fueron concluyentes para los eventos adversos graves a corto plazo ni los eventos cardiovasculares (evidencia de calidad baja). Hubo 17/918 eventos adversos graves en los pacientes que recibieron celecoxib en comparación con 42/1236 entre los pacientes que recibieron placebo (OR de Peto 0,71; IC del 95%: 0,39 a 1,28; cinco estudios, 2154 participantes). Se informaron eventos cardiovasculares en los grupos de celecoxib y placebo en un estudio (149 participantes).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save