Antibióticos y antisépticos para las heridas quirúrgicas con cicatrización por segunda intención

¿Qué son las heridas quirúrgicas con cicatrización por segunda intención?

Son heridas quirúrgicas que se dejan abiertas para que cicatricen con el crecimiento de tejido nuevo, en lugar de cerrarlas de la manera habitual con puntos u otros métodos que ponen en contacto los bordes de la herida. Esto suele realizarse cuando hay un alto riesgo de infección o cuando se perdió una gran cantidad de tejido de la herida. Las heridas que se suelen tratar de esta manera incluyen las heridas crónicas de la hendidura entre los glúteos (quistes pilonidales) y ciertos tipos de abscesos.

¿Por qué se deben utilizar antibióticos y antisépticos para tratar las he heridas quirúrgicas con cicatrización por segunda intención?

Un motivo para dejar que una herida cicatrice por segunda intención después de una cirugía es que se considera que el riesgo de infección de dicha herida es alto. Si la herida ya presenta infección, se administran antisépticos y antibióticos para eliminar o disminuir el crecimiento de los microorganismos que causaron la infección y prevenir que empeore o se propague. Esto también puede ayudar a que la herida se cure.. Incluso cuando las heridas no tienen una infección evidente, por lo general hay poblaciones de microorganismos presentes. Se cree que podrán cicatrizar mejor si estas poblaciones se reducen con el uso de antibacterianos. Sin embargo, la relación entre la infección y las poblaciones de microorganismos en las úlceras y la cicatrización de la úlcera no está muy clara.

Datos encontrados

En noviembre de 2015 se buscó la mayor cantidad posible de estudios con un diseño controlado aleatorizado y que investigaran la administración de antibióticos y antisépticos en participantes con heridas quirúrgicas con cicatrización por segunda intención. Se encontró 11 estudios que incluían un total de 886 participantes. Todos ellos examinaron diferentes comparaciones. Se incluyeron varios tipos diferentes de heridas. Los estudios investigaron las heridas después de la amputación de pies de pacientes diabéticos, la cirugía de quistes pilonidales, el tratamiento de diversos tipos de absceso, la cirugía de hemorroides, las complicaciones después de la cesárea y la cicatrización de las aperturas creadas por operaciones como la colostomía.

La mayoría de los estudios compararon una variedad de diferentes tipos de tratamientos antibacterianos versus tratamientos sin actividad antibacteriana, aunque cuatro compararon diferentes tratamientos antibacterianos. Si bien algunos de los ensayos indicaron que un tratamiento puede ser mejor que otro, esta evidencia estuvo limitada por el tamaño de los estudios y la manera en que se ejecutaron e informaron. Todos los estudios tuvieron un bajo número de participantes y en algunos casos estos números eran muy pequeños. Muchos de los estudios no informaron datos significativos acerca del modo de ejecución, por lo que fue difícil establecer si los resultados presentados podrían ser verdaderos. Se necesita una mayor investigación y de mejor calidad para determinar los efectos de los tratamientos antimicrobianos en las heridas quirúrgicas con cicatrización por segunda intención.

Evaluado hasta noviembre de 2015.

Conclusiones de los autores: 

No existe evidencia sólida sobre la efectividad relativa de ningún preparado antiséptico/antibiótico/antibacteriano evaluado hasta la fecha para tratar la SWHSI. Cuando se informó cierta cantidad de posibles efectos del tratamiento, estos provinieron de estudios simples con pequeñas cantidades de participantes y se clasificaron como de calidad de evidencia moderada o baja. Esto significa que es probable o muy probable que las futuras investigaciones tengan un impacto significativo en nuestra confianza en la estimación del efecto e incluso podrían modificar esta estimación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Después de la cirugía, las incisiones se suelen cerrar aproximando los bordes con suturas (puntos), grapas, adhesivos (pegamento) o broches. Este proceso ayuda a que los bordes incididos cicatricen juntos y se le llama "cicatrización por primera intención". Sin embargo, una pequeña cantidad de heridas quirúrgicas no se cierran con estos métodos. Cuando el riesgo de infección es alto o ha habido una pérdida significativa de tejido, las heridas pueden dejarse abiertas para que se curen mediante el crecimiento de nuevo tejido en lugar de mediante el cierre primario; esto se conoce como "curación por segunda intención". Hay un riesgo de infección de las heridas abiertas, que puede afectar su cicatrización; además, se puede administrar tratamientos con antisépticos o antibióticos para prevenir o tratar dichas infecciones. Esta revisión pertenece a una serie de revisiones Cochrane que investigan la evidencia sobre antisépticos y antibióticos en diferentes tipos de heridas. Su objetivo es presentar evidencia actual relacionada con la administración de antisépticos y antibióticos para las heridas quirúrgicas con cicatrización por segunda intención (SWHSI, por sus siglas en inglés).

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los antibióticos sistémicos y tópicos, además de los antisépticos tópicos para el tratamiento de heridas quirúrgicas con cicatrización por segunda intención.

Estrategia de búsqueda (: 

En noviembre 2015, se hicieron búsquedas en: El Registro Especializado de Heridas Cochrane; El Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL) (The Cochrane Library); Ovidio MEDLINE; Ovidio MEDLINE (en proceso y otras citas no indexadas); Ovidio EMBASE y EBSCO CINAHL. También se buscó en tres registros de ensayos clínicos y en las referencias de los estudios incluidos y las revisiones sistemáticas relevantes. No hubo restricciones en cuanto al idioma, la fecha de publicación ni el contexto de los estudios.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que incluyeron a adultos con una cicatrización de la herida quirúrgica por segunda intención y que evaluaron el tratamiento con antibióticos o antisépticos. No se incluyeron los estudios con pacientes con sitios donantes de injerto de piel, ni los estudios de heridas de origen no quirúrgicos que posteriormente se sometieron a un desbridamiento cortante o quirúrgico u otros tratamientos quirúrgicos o con heridas dentro de las cavidades oral o auditiva.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los estudios, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron en la revisión 11 estudios con un total de 886 participantes. Estos estudios evaluaron un rango de comparaciones en diversas heridas quirúrgicas con cicatrización por segunda intención. En general, los estudios eran pequeños y algunos no presentaron datos ni análisis que pudieran interpretarse o relacionarse fácilmente con los resultados clínicos. Estos factores redujeron la calidad de la evidencia.

Dos comparaciones contrastaron diferentes preparados de yodo sin tratamiento antiséptico y no encontraron evidencia positiva para estos tratamientos. Los datos de resultados disponibles eran escasos y la evidencia hallada era de baja calidad.

Un estudio comparó un vendaje de malla de óxido de zinc con una malla simple. No hubo evidencia clara de una diferencia en el tiempo hasta la cicatrización de la herida entre los grupos. Hubo alguna evidencia de una diferencia en las medidas usadas para evaluar la infección de la herida (herida con olor fétido y cantidad de participantes a quienes se les prescribió antibióticos) a favor del grupo de óxido de zinc. Esta fue una evidencia de baja calidad.

Un estudio informó que la crema de sucralfato aumentó la probabilidad de cicatrizar las heridas abiertas después de una hemorroidectomía en comparación con una crema de vaselina (RR: 1,50; IC del 95%: 1,13 a 1,99) durante un periodo de tres semanas. Esta evidencia se calificó como de calidad moderada. El estudio también informó puntuaciones de dolor de la herida más bajas en el grupo de sucralfato.

Hubo una reducción en el tiempo transcurrido hasta la cicatrización de las heridas abiertas después de la hemorroidectomía, cuando se trató con triclosán después de la cirugía en comparación con una solución estándar de hipoclorito de sodio (diferencia de medias -1,70 días; IC del 95%: -3,41 a 0,01). Esto se clasificó como evidencia de baja calidad.

Hubo evidencia de calidad moderada de que las heridas más abiertas provocadas por una escisión de los abscesos de piomiositis cicatrizaron cuando se trataron con una gasa impregnada en miel en comparación con una gasa impregnada en EUSOL durante el seguimiento de tres semanas (RR: 1,58; IC del 95%: 1,03 a 2,42). También hubo alguna evidencia de una reducción en la duración media de la hospitalización en el grupo con miel. La evidencia se obtuvo de un estudio pequeño que tenía solamente 43 participantes.

Hubo evidencia de calidad moderada de que un número mayor de heridas de pie posoperatorias tratadas con Dermacym® en pacientes con diabetes cicatrizaron en comparación con los pacientes tratados con yodo (RR 0,61; IC del 95%: 0,40 a 0,93). Una vez más, las estimaciones procedían de un pequeño estudio con 40 participantes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save