Antibióticos y antisépticos para las úlceras de decúbito

¿Qué son las úlceras de decúbito y quién está en riesgo de presentarlas?

Las úlceras de decúbito, también conocidas como úlceras por presión y lesiones por presión, son úlceras que comprometen la piel y con frecuencia el tejido que está por debajo de ella. Las úlceras de decúbito pueden ser dolorosas, se pueden infectar y afectar la calidad de vida del paciente. Los pacientes con riesgo de desarrollar úlceras de decúbito incluyen los que presentan lesiones de la médula espinal y los que están inmóviles o tienen una movilidad limitada, como las personas de edad avanzada y las que están enfermas.

¿Por qué utilizar antisépticos y antibióticos para tratar las úlceras de decúbito?

Cuando las úlceras de decúbito se infectan, se utilizan antibióticos o antisépticos para matar o desacelerar el crecimiento de los microorganismos que causan la infección y pueden prevenir que una infección empeore o se disemine. También pueden ayudar a la que la úlcera cicatrice. Cuando las úlceras no están infectadas, habitualmente presentan poblaciones de microorganismos. Se piensa que pueden cicatrizar mejor si dichos microorganismos se reducen mediante los agentes antimicrobianos. Sin embargo, la relación entre la infección y las poblaciones de microorganismos en las úlceras y la cicatrización de la úlcera no está muy clara.

Datos encontrados

En octubre de 2015, se buscaron tantos estudios como fue posible encontrar que fueran ensayos controlados aleatorizados y compararan el uso de un antibiótico o un antiséptico con otros tratamientos para las úlceras de decúbito. Se encontraron 12 ensayos con un total de 576 participantes. En su mayoría, los participantes de los estudios eran pacientes de edad avanzada hospitalizados. La mayoría de las úlceras no estaba infectada al comienzo de los ensayos. Los diferentes tratamientos evaluados incluyeron povidona yodada, cadexómero yodado, violeta de genciana, lisozima, apósitos con plata, miel, resina de pino, sulfadiazina de plata, polihexanida y una combinación de nitrofurazona y etoxi-diaminoacridina. La sulfadiazina de plata y la nitrofurazona son antibióticos tópicos (que actúan localmente), mientras que los otros tratamientos son antisépticos. Ningún ensayo examinó antibióticos sistémicos (que actúan en todo el cuerpo). Los tratamientos se compararon entre sí o con tratamientos sin cualidades antimicrobianas. La mayoría de la evidencia sobre la cicatrización de la úlcera provino de los ensayos que compararon antisépticos con tratamientos sin cualidades antimicrobianas.

No hubo evidencia consistente de un efecto beneficioso del uso de ningún tratamiento antimicrobiano concreto para las úlceras de decúbito. Sin embargo, hubo alguna evidencia limitada de que más úlceras cicatrizaron cuando se trataron con ciertos tipos de apósitos alternativos sin propiedades antimicrobianas que cuando se trataron con povidona yodada. Todos los estudios tuvieron un bajo número de participantes, y en algunos casos, estos números eran muy pequeños. Muchos estudios no mostraron información importante acerca de cómo se realizaron, por lo que fue difícil decir si era probable que los resultados presentados fueran ciertos. Se necesitan más estudios de mejor calidad para determinar los efectos de los tratamientos antimicrobianos sobre las úlceras de decúbito.

Conclusiones de los autores: 

No están claros los efectos relativos de los tratamientos antimicrobianos sistémicos y tópicos sobre las úlceras de decúbito. Cuando se encontraron diferencias en la cicatrización de la úlcera, en ocasiones favorecieron al tratamiento de comparación sin propiedades antimicrobianas. Los ensayos son pequeños, clínicamente heterogéneos, generalmente de corta duración y con riesgo alto o incierto de sesgo. La calidad de la evidencia varía de moderada a muy baja; la evidencia de todas las comparaciones estaba sujeta a algunas limitaciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las úlceras de decúbito, también conocidas como escaras, úlceras por presión y lesiones por presión, son áreas localizadas de lesión de la piel o el tejido subyacente o ambos. Para el tratamiento de las úlceras de decúbito, se utilizan varios tratamientos con propiedades antimicrobianas, incluidos los apósitos impregnados. Se necesita un resumen claro y actual para facilitar la toma de decisiones con respecto al uso de tratamientos antisépticos o antibióticos en el tratamiento de las úlceras de decúbito. Esta revisión es una de un conjunto de revisiones Cochrane que investigan el uso de antisépticos y antibióticos en diferentes tipos de úlceras. También forma parte de un conjunto de revisiones que investigan el uso de diferentes tipos de apósitos y tratamientos tópicos en el tratamiento de las úlceras de decúbito.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los antibióticos sistémicos y tópicos y los antisépticos tópicos sobre la cicatrización de las úlceras de decúbito infectadas y no infectadas que son tratadas en cualquier contexto clínico.

Métodos de búsqueda: 

En octubre de 2015, se hicieron búsquedas en: el registro especializado de Heridas Cochrane (Cochrane Wounds Specialised Register), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library), Ovid MEDLINE, Ovid MEDLINE (In-Process & Other Non-Indexed Citations), Ovid EMBASE y EBSCO CINAHL Plus. También se buscó en tres registros de ensayos clínicos y en las referencias de los estudios incluidos y las revisiones sistemáticas relevantes. No hubo restricciones con respecto al idioma ni la fecha de publicación o el ámbito del estudio.

Criterios de selección: 

Se incluyeron en la revisión los ensayos controlados aleatorizados que reclutaron adultos con úlceras de decúbito en estadio II o superior.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los estudios, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 12 ensayos (576 participantes); 11 tenían dos brazos y uno tenía tres brazos. Todos evaluaron agentes tópicos, ninguno analizó antibióticos sistémicos. Los ensayos incluidos evaluaron los siguientes agentes antimicrobianos: povidona yodada, cadexómero yodado, violeta de genciana, lisozima, apósitos de plata, miel, resina de pino, polhexanida, sulfadiazina de plata y nitrofurazona con etoxi-diaminoacridina. Los comparadores incluyeron varios otros apósitos y pomadas sin propiedades antimicrobianas y antimicrobianas alternativas. Cada comparación tuvo solamente un ensayo, los números de participantes fueron escasos y los períodos de seguimiento fueron cortos. La evidencia varió de calidad moderada a muy baja.

Seis ensayos informaron el resultado primario cicatrización de la úlcera. Todos, excepto uno, compararon un antiséptico con un comparador no antimicrobiano. Hubo evidencia de calidad moderada y baja de que menos úlceras pueden cicatrizar a corto plazo cuando se tratan con povidona yodada en comparación con las opciones no antimicrobianas (apósitos que modulan la proteasa [riesgos relativos (RR) 0,78; intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,62 a 0,98] y el hidrogel [RR 0,64; IC del 95%: 0,43 a 0,97]); y ninguna diferencia clara entre la povidona yodada y un tercer tratamiento no antimicrobiano (hidrocoloide) (evidencia de baja calidad). La pomada de resina de pino puede cicatrizar más úlceras de decúbito que el hidrocoloide (CR 2,83; IC del 95%: 1,14 a 7,05) (evidencia de calidad baja). No hay diferencias claras entre el cadexómero yodado y la atención estándar, ni entre la miel y un tratamiento combinado antiséptico y antibiótico (evidencia de calidad muy baja).

Seis ensayos informaron eventos adversos (resultado primario de seguridad). Cuatro no informaron de ningún evento adverso; hubo evidencia de muy baja calidad de uno de ellos que no mostraba evidencia clara de una diferencia entre el yodo del cadexómero y la atención estándar; en un ensayo, no estaba claro si los datos se informaban adecuadamente.

Hubo informes limitados de las medidas secundarias. Los cinco ensayos que informaron el cambio en el tamaño de la úlcera como un resultado continuo, no informaron evidencia clara que favoreciera cualquier tratamiento concreto antiséptico / antimicrobiano. En cuanto a la resistencia bacteriana, un ensayo encontró alguna evidencia de una mayor erradicación del SARM en los participantes con úlcera tratados con un apósito de poliexpanida en comparación con un hisopo de poliexpanida (RR 1,48; IC del 95%: 1,02 a 2,13); los pacientes del grupo de apósitos también informaron de menos dolor (DM -2,03; IC del 95%: -2,66 a -1,40). No hubo evidencia clara de una diferencia entre las intervenciones en la resolución de las infecciones en otras tres comparaciones. La evidencia de los resultados secundarios variaba de calidad moderada a muy baja; cuando no fue posible realizar una evaluación de GRADE, se identificaron limitaciones sustanciales que una evaluación habría tenido en cuenta.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save