Antibioticoterapia para pacientes adultos con neurosífilis

Pregunta de la revisión

Se examinó la efectividad clínica y la seguridad de la antibioticoterapia para pacientes adultos con neurosífilis.

Antecedentes

La sífilis es una enfermedad causada por un microorganismo llamado Treponema pallidum. En cualquier estadio de la sífilis, un paciente puede desarrollar neurosífilis, que es una infección del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal). La infección puede transmitirse por todo el sistema nervioso central y causar complicaciones en el cerebro y la columna vertebral. Puede presentarse durante la sífilis temprana o tardía y tener consecuencias graves para los pacientes. La investigación ha indicado que los pacientes que también están infectados por el VIH tienen mayor probabilidad de desarrollar neurosífilis. Para el tratamiento de la sífilis se utilizan antibióticos. La primera opción es la penicilina cristalina acuosa. Sin embargo, en algunos casos, como la alergia a la penicilina, pueden usarse otros antibióticos.

Características de los estudios

Se realizaron búsquedas en la bibliografía médica hasta abril de 2019 de ensayos que evaluaran la efectividad y la seguridad de las fármacos propuestos para el tratamiento de la neurosífilis en adultos. Solo se encontró un ensayo clínico aleatorizado que cumplió con los criterios (los pacientes son asignados al azar en grupos para recibir diferentes tratamientos). Este ensayo incorporó a 36 adultos con sífilis y VIH, que eran principalmente hombres, con una mediana de edad de 34 años. El ensayo comparó dos fármacos: la ceftriaxona (2 g una vez al día) y la penicilina G (4 millones de unidades cada cuatro horas durante diez días). Fue financiado por una compañía farmacéutica.

Hallazgos clave

El ensayo informó sobre la curación serológica, que es una disminución en los niveles de la infección demostrada por el análisis de laboratorio de los líquidos del cerebro y la médula espinal (conocidos como líquidos cefalorraquídeos) y la curación clínica, que es la ausencia de signos y síntomas de neurosífilis. Sólo tres de 18 participantes que recibieron ceftriaxona y dos de 18 participantes que recibieron penicilina G lograron la curación serológica; y ocho de 18 participantes que recibieron ceftriaxona y dos de 18 participantes que recibieron penicilina G lograron la curación clínica.

La evidencia no fue suficiente para establecer si hay una diferencia entre el tratamiento con ceftriaxona o penicilina G para la neurosífilis en adultos. Los resultados evaluados podrían cambiar cuando estén disponibles ensayos de mejor diseño. Además, no se identificó evidencia relacionada con la efectividad y la seguridad de otros fármacos propuestos para controlar esta enfermedad.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia fue muy baja para los resultados de curación serológica y curación clínica debida a los problemas en el diseño y los métodos del ensayo, y porque hubo solo una cantidad pequeña de participantes.

Conclusiones de los autores: 

Debido a la baja calidad y a la evidencia insuficiente, no fue posible determinar si hubo una diferencia entre el tratamiento con ceftriaxona o penicilina G. Además, se desconocen los beneficios para las personas sin VIH y sin neurosífilis, al igual que el perfil de seguridad de la ceftriaxona. Por lo tanto, estos resultados deben interpretarse con cautela. Esta conclusión no significa que los antibióticos no deban usarse para tratar esta entidad clínica. Esta revisión Cochrane identificó la necesidad de los ensayos de poder estadístico adecuado, que deben planificarse según los Standard Protocol Items: "Recommendations for Interventional Trials" (SPIRIT), realizadas e informadas según la declaración CONSORT. Además, los resultados deben basarse en las perspectivas de pacientes que consideran las recomendaciones del Patient-Centered Outcomes Research Institute (PCORI) (PCORI).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La neurosífilis es una infección del sistema nervioso central, causada por el Treponema pallidum, una espiroqueta capaz de infectar casi cualquier órgano o tejido del organismo y que causa complicaciones neurológicas debidas a la infección. Esta enfermedad es una manifestación terciaria de la sífilis. El tratamiento de primera línea para la neurosífilis es la penicilina cristalina acuosa. Sin embargo, en los casos de alergia a la penicilina, pueden usarse otros regímenes de antibioticoterapia.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad clínica de la antibioticoterapia en pacientes adultos con neurosífilis.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en la Biblioteca Cochrane, CENTRAL, MEDLINE, Embase, LILACS, la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform y Opengrey hasta abril 2019. También se buscó en las actas de ocho congresos hasta un máximo de diez años, y se contactó con los autores de los ensayos para solicitarles información adicional.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos clínicos aleatorizados que incorporaron a hombres y mujeres, de forma independiente de la edad, con diagnóstico definitivo de neurosífilis, incluidos los pacientes con pruebas seropositivas para el VIH. Se comparó cualquier régimen antibiótico (concentración, dosis, frecuencia, duración) con otro régimen antibiótico para el tratamiento de la neurosífilis en adultos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los ensayos de forma independiente, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Se resolvieron las discrepancias con la participación de un tercer autor de la revisión. Para los datos dicotómicos (curación serológica, curación clínica, eventos adversos), se presentaron los resultados como riesgos relativos (RR) resumidos con intervalos de confianza (IC) del 95%. Se evaluó la calidad de la evidencia mediante el enfoque GRADE.

Resultados principales: 

Se identificó un ensayo con 36 participantes diagnosticadoscon sífilis y VIH. Los participantes fueron principalmente hombres, con una mediana de edad de 34 años. Este ensayo, financiado por una compañía farmacéutica, comparó la ceftriaxona en 18 participantes (2 g diarios durante diez días) con penicilina G, también en 18 participantes (cuatro millones/unidades por vía intravenosa cada cuatro horas durante diez días). El ensayo presentó resultados incompletos y no concluyentes. Tres de 18 participantes (16%) que recibieron ceftriaxona versus dos de 18 (11%) que recibieron penicilina lograron la curación serológica (RR 1,50; IC del 95%): 0,28 a 7,93; un ensayo, 36 participantes evidencia de muy baja calidad); y ocho de 18 (44%) participantes que recibieron ceftriaxona versus dos de 18 (18%) participantes que recibieron penicilina G lograron la curación clínica (RR 4,00; IC del 95%: 0,98 a 16,30; un ensayo, 36 participantes, evidencia de calidad muy baja). Aunque más participantes que recibieron ceftriaxona lograron la curación serológica y clínica en comparación con los que recibieron penicilina G, la evidencia de este ensayo fue insuficiente para determinar si hubo una diferencia entre el tratamiento con ceftriaxona o la penicilina G.

En este ensayo, los autores informaron lo que generalmente serían eventos adversos como síntomas y signos en el seguimiento de los participantes. Además, este ensayo no evaluó la recurrencia de la neurosífilis, el tiempo hasta la recuperación ni la calidad de vida. Se consideró que el riesgo de sesgo en este ensayo clínico no estaba claro en cuanto a la generación de la secuencia aleatoria, la asignación, ​y el cegamiento de los participantes, y alto para los datos incompletos de resultado, los conflictos de intereses potenciales (sesgo de financiamiento) y otros sesgos, debido a la ausencia de un cálculo del tamaño de la muestra. La calidad de la evidencia se calificó como muy baja.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save