Antidepresivos de segunda generación para la prevención del trastorno afectivo estacional en adultos

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

¿Por qué es importante esta revisión?

Muchas personas en las latitudes septentrionales sufren de tristeza en el invierno, la cual se presenta como una reacción a la reducción de la luz solar. Tres cuartos de los afectados son mujeres. La letargia, la alimentación excesiva, la necesidad imperiosa de consumir carbohidratos y el estado de ánimo deprimido son síntomas frecuentes. En algunos pacientes la tristeza del invierno se convierte en depresión, la cual afecta gravemente la vida cotidiana. Hasta dos tercios experimentan síntomas depresivos cada invierno.

¿Quién estará interesado en esta revisión?

• Cualquiera que haya experimentado depresión invernal.

• Familiares y amigos de los pacientes que han experimentado depresión invernal.

• Médicos generales, psiquiatras y farmacéuticos.

• Profesionales que trabajan en servicios de salud mental para adultos.

¿Qué preguntas pretende contestar esta revisión?

Debido al patrón estacional y a la tasa alta de recurrencia, el tratamiento antidepresivo durante los meses de otoño e invierno puede prevenir la aparición de un estado de ánimo deprimido. El objetivo de esta revisión es examinar si los efectos beneficiosos superan los efectos perjudiciales de los antidepresivos cuando se utilizan en pacientes sanos con antecedentes de depresión invernal para prevenir la aparición de depresión el invierno siguiente. Hasta la fecha esta pregunta no se ha examinado de una manera sistemática.

¿Qué estudios se incluyeron en la revisión?

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos hasta agosto de 2015 para obtener estudios sobre antidepresivos administrados para prevenir la depresión invernal. De 2986 registros, se encontraron tres estudios controlados aleatorios con 1100 pacientes que recibieron bupropión de liberación prolongada (solamente uno de los muchos antidepresivos disponibles, pero el único autorizado para la prevención de la depresión invernal) o placebo. No se encontraron estudios sobre otros antidepresivos.

¿Qué revelan las pruebas de la revisión?

Los resultados indican que los antidepresivos pueden prevenir la depresión invernal en alrededor de uno de cada ocho pacientes. Los otros siete pacientes presentarán depresión invernal a pesar del tratamiento o no presentarán en absoluto depresión invernal. Los pacientes que utilizan antidepresivos tienen un riesgo algo mayor de presentar cefaleas, náuseas o insomnio en comparación con los pacientes que no toman antidepresivos.

Los médicos deben tratar con los pacientes las ventajas y desventajas de los antidepresivos y otros tratamientos potencialmente preventivos para la depresión invernal como la fototerapia, las psicoterapias o las intervenciones en el estilo de vida. Debido a que ningún estudio disponible ha comparado estos tratamientos, se deben considerar las preferencias de los pacientes.

¿Qué debería ocurrir a continuación?

Los revisores recomiendan que los estudios futuros comparen directamente los antidepresivos versus otros tratamientos como la fototerapia, las psicoterapias u otros fármacos para determinar el mejor tratamiento para la prevención de la depresión invernal.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas disponibles indican que el bupropión XL es una intervención efectiva para la prevención de la recurrencia del TAE. No obstante, incluso en una población de alto riesgo, cuatro de cinco pacientes no se beneficiarán con el tratamiento preventivo con bupropión XL y tendrán riesgo de efectos perjudiciales. Los médicos deben tratar con los pacientes las ventajas y desventajas del tratamiento preventivo con ASG y quizás quieran considerar la posibilidad de ofrecer otras intervenciones potencialmente efectivas que podrían conferir un riesgo menor de eventos adversos. Debido a la falta de pruebas comparativas, la decisión a favor o en contra de iniciar el tratamiento preventivo del TAE y el tratamiento seleccionado se debe basar firmemente en las preferencias de los pacientes.

Los investigadores futuros deben evaluar la efectividad y el riesgo de efectos perjudiciales de ASG diferentes del bupropión para la prevención del TAE. Los investigadores también deben comparar los efectos beneficiosos y perjudiciales de las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El trastorno afectivo estacional (TAE) es un patrón estacional de episodios depresivos graves y recurrentes que ocurren con más frecuencia durante el otoño o el invierno y remiten en primavera. La prevalencia del TAE varía del 1,5% al 9% según la latitud. El aspecto estacional previsible del TAE brinda una oportunidad alentadora para la prevención. Esta revisión, una de cuatro revisiones sobre la eficacia y la seguridad de las intervenciones para prevenir el TAE, se centra en los antidepresivos de segunda generación (ASG).

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de los antidepresivos de segunda generación (en comparación con otros ASG, placebo, fototerapia, melatonina o agomelatina, psicoterapias o intervenciones en el estilo de vida) en cuanto a la prevención del TAE y la mejoría de los resultados centrados en el paciente en adultos con antecedentes de TAE.

Estrategia de búsqueda (: 

Una búsqueda en el Registro Especializado del Grupo de Revisión Cochrane de Depresión, Ansiedad y Neurosis (Cochrane Depression, Anxiety and Neuorosis Review Group, CCDANCTR) incluyó todos los años hasta el 11 de agosto de 2015. El CCDANCTR contiene informes de ensayos controlados aleatorios derivados de EMBASE (1974 hasta la fecha), MEDLINE (1950 hasta la fecha), PsycINFO (1967 hasta la fecha) y el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL). Además, se realizaron búsquedas en el Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature, Web of Knowledge, The Cochrane Library y la Allied and Complementary Medicine Database (hasta el 26 de mayo de 2014). También se realizó una búsqueda en la literatura gris y se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de los estudios incluidos y los artículos de revisión relevantes.

Criterios de selección: 

En cuanto a la eficacia, se incluyeron ensayos controlados aleatorios en adultos con antecedentes de TAE de tipo invernal que no presentaban síntomas al comienzo del estudio. En cuanto a los eventos adversos, se planificó incluir estudios no aleatorios. Los estudios elegibles compararon un ASG versus otro ASG, placebo, fototerapia, psicoterapia, melatonina, agomelatina o cambios en el estilo de vida. También se planificó comparar los ASG en combinación con cualquiera de las intervenciones de comparación versus la misma intervención de comparación como monoterapia.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores examinaron los resúmenes y las publicaciones de texto completo y asignaron calificaciones al riesgo de sesgo según la herramienta Cochrane de "Riesgo de sesgo". Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión o consulta con un tercero. Dos revisores de forma independiente extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de los estudios incluidos. Cuando los datos fueron suficientes se realizaron metanálisis de efectos aleatorios (Mantel-Haenszel). La heterogeneidad estadística se evaluó mediante la prueba ji2 y la Q de Cochrane. Se utilizó la estadística I2 para calcular la magnitud de la heterogeneidad y se examinaron las posibles fuentes de heterogeneidad mediante análisis de sensibilidad o análisis de subgrupos. Para examinar el sesgo de publicación se utilizaron los gráficos en embudo (funnel plots). Sin embargo, debido al escaso número de estudios en los metanálisis, estas pruebas tienen una sensibilidad baja para detectar sesgo de publicación. La solidez de las pruebas se evaluó mediante el sistema desarrollado por el GRADE (Grading of Recommendations Assessment, Development and Evaluation) Working Group.

Resultados principales: 

Se identificaron 2986 citas después de eliminar los artículos duplicados de los resultados de la búsqueda y se excluyeron 2895 registros durante las revisiones de los títulos y resúmenes. Se evaluaron 91 artículos de texto completo para inclusión en la revisión, de los cuales cuatro publicaciones (sobre tres ECA) que proporcionaron datos de 1100 pacientes cumplieron los criterios de elegibilidad para esta revisión. Los tres ECA tuvieron limitaciones metodológicas debido a las tasas altas de deserción.

En general pruebas de calidad moderada indican que el bupropión XL es una intervención efectiva para la prevención de la recurrencia de los episodios depresivos en pacientes con antecedentes de TAE (cociente de riesgos [CR] 0,56; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,44 a 0,72; tres ECA, 1100 participantes). Sin embargo, el bupropión XL da lugar a un riesgo mayor de cefaleas (pruebas de calidad moderada), insomnio y náuseas (ambas pruebas de baja calidad) en comparación con placebo. Los números necesarios a tratar para lograr resultados beneficiosos adicionales (NNTB) varían según los riesgos iniciales. En una población con una tasa de recurrencia anual del 30%, el NNTB es 8 (IC del 95%: 6 a 12). En las poblaciones con tasas de recurrencia anual del 40% y el 50%, los NNTB son 6 (IC del 95%: 5 a 9) y 5 (IC del 95%: 4 a 7), respectivamente.

No fue posible encontrar estudios sobre otros ASG, ni estudios que compararan ASG con otras intervenciones de interés como fototerapia, psicoterapia, melatonina o agomelatina.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save