Uso de pruebas bioquímicas para medir la función placentaria y mejorar los resultados del embarazo

¿Cuál es el tema y por qué es importante?

La placenta se desarrolla en el útero durante el embarazo para proporcionarle oxígeno y nutrientes al feto en crecimiento y eliminar los productos de desecho de la sangre del feto. La placenta se adhiere a la pared del útero y está conectada al feto mediante el cordón umbilical. La placenta desempeña una función fundamental al determinar la salud del feto y la madre. La salud de la placenta se puede evaluar al realizar pruebas en la sangre o la orina de la madre para medir los productos químicos producidos por la placenta. Contar con esta información podría mejorar el resultado del embarazo ya que los profesionales podrían intervenir para prevenir los resultados como la mortinatalidad o los recién nacidos demasiado pequeños.

¿Qué pruebas se encontraron?

Se incluyeron tres estudios controlados aleatorios. Dos ensayos eran de alto riesgo de sesgo y uno presentaba un bajo riesgo de sesgo. Un estudio no contribuyó con datos a esta revisión. Por lo tanto, esta revisión se basa en los datos de dos estudios con 740 madres. Las pruebas de estos estudios se calificaron de calidad baja o muy baja.

No se encontraron pruebas suficientes para establecer ninguna conclusión acerca de la efectividad de las pruebas que miden la salud de la placenta para reducir el número de fetos que mueren antes del nacimiento (pruebas de calidad muy baja) o poco después del nacimiento (pruebas de calidad muy baja), o para reducir el número de recién nacidos pequeños para la edad gestacional (pruebas de calidad baja). No hubo pruebas que indicaran que la medición de la salud de la placenta pudiera causar efectos perjudiciales al aumentar la intervención (parto o cesárea planificados [pruebas de calidad baja]) o aumentar los niveles de ansiedad de la madre. No hubo cambios en el número de lactantes que ingresaron a la unidad de cuidados intensivos neonatales o en la proporción de lactantes nacidos antes de las 37 semanas de gestación (pruebas de calidad baja). No hubo informes de enfermedades graves en los lactantes (como se informó en un estudio solamente) ni muertes maternas en ninguno de los estudios. Varios resultados de interés de esta revisión no se informaron en los estudios incluidos.

Se necesitan más estudios de investigación para determinar la prueba más útil para la salud de la placenta como una manera de predecir el resultado deficiente del embarazo y luego investigar si realizar esta prueba a las madres mejora los resultados del embarazo.

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes para apoyar el uso de las pruebas bioquímicas de la función placentaria para reducir la mortalidad perinatal o aumentar la identificación de recién nacidos pequeños para la edad gestacional. Sin embargo, solamente fue posible incluir datos de dos estudios que midieron los estrógenos y el hPL. La calidad de las pruebas fue baja o muy baja.

Dos de los ensayos se realizaron en los años setenta en pacientes con diversas complicaciones prenatales y estas pruebas no se pueden generalizar a las pacientes con bajo riesgo de complicaciones o a grupos de pacientes con complicaciones específicas del embarazo (p.ej. restricción del crecimiento fetal). Además, los resultados descritos en los años setenta pueden no reflejar lo que se esperaría actualmente. Por ejemplo, las tasas de mortalidad neonatal se han reducido de manera significativa, por lo que un feto nacido a las 28 semanas tendría una mayor posibilidad de supervivencia si estos estudios se repitieran; lo anterior puede afectar el resultado primario del metanálisis.

Con datos de solamente dos estudios (740 pacientes), esta revisión no tiene poder estadístico suficiente para detectar una diferencia en la incidencia de muerte neonatal o la frecuencia de recién nacido pequeño para la edad gestacional, ya que estos eventos tienen una incidencia basal de aproximadamente el 0,75% y el 10% de los embarazos, respectivamente. De manera similar, esta revisión no tiene poder estadístico suficiente para detectar diferencias entre eventos adversos graves o poco frecuentes como la morbilidad neonatal grave. Dos de los tres estudios incluidos fueron cuasialeatorios, con riesgo significativo de sesgo de asignación a los grupos. Además, puede haber sesgo de realización ya que en uno de los dos estudios que contribuyeron con datos las participantes que recibieron atención estándar no se les realizó venipuntura, de manera que los médicos que trataban a las participantes podrían identificar a qué brazo de estudio estaban asignadas. Los estudios futuros deben considerar métodos más consistentes de asignación al azar y de ocultación de la asignación a los grupos, y deben tener un poder estadístico suficiente para detectar diferencias en eventos adversos poco frecuentes.

Los estudios identificados en esta revisión examinaron dos análisis diferentes: estrógenos y hPL. Hay muchos otros productos placentarios que se podrían emplear como substitutos de la función placentaria, que incluyen: factor de crecimiento placentario (PlGF), gonadotrofina coriónica humana (hCG), proteína A en plasma (PAPP-A), proteína 13 placentaria (PP-13), glucoproteínas específicas del embarazo y metabolitos de la progesterona, y se debe estimular la realización de estudios adicionales para investigar estos otros productos placentarios. Los ensayos controlados aleatorios futuros deben analizar los parámetros que se ha identificado que tienen la mejor fiabilidad predictiva para la disfunción placentaria, que da lugar a recién nacidos pequeños para la edad gestacional y a mortalidad perinatal.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La placenta tiene una función fundamental para determinar el resultado del embarazo. Por consiguiente, se ha indicado que la medición bioquímica de los factores derivados de la placenta es una forma de mejorar el resultado fetal y materno del embarazo.

Objetivos: 

Evaluar si el conocimiento de los médicos de los resultados de las pruebas bioquímicas de la función placentaria se asocia con mejorías en el resultado fetal o materno del embarazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 julio 2015) y en listas de referencias de estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios, aleatorios grupales o cuasialeatorios que evaluaran los méritos de utilizar las pruebas bioquímicas de la función placentaria para mejorar el resultado del embarazo.

Los estudios fueron elegibles si compararon pacientes que tenían pruebas de función placentaria y los resultados estaban disponibles para los médicos, con pacientes que no tenían pruebas o se realizaron las pruebas pero los resultados no estaban disponibles para los médicos. Las pruebas de función placentaria fueron cualquier prueba bioquímica de la función placentaria realizada a partir de los líquidos corporales maternos, sola o en combinación con otra/s prueba/s de función placentaria.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron, de forma independiente, los ensayos para la inclusión y su calidad y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los ensayos publicados para obtener más información.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ensayos, dos ensayos controlados cuasialeatorios y un ensayo controlado aleatorio. Un ensayo se consideró de bajo riesgo de sesgo, mientras que el otro presentaba un alto riesgo de sesgo. Se midieron diferentes parámetros bioquímicos: en un ensayo se midió el estrógeno y los otros dos midieron el lactógeno placentario humano (hPL). Un ensayo no contribuyó con datos de resultado, por lo que los resultados de esta revisión se basan en dos ensayos con 740 participantes.

No hubo pruebas de una diferencia en la incidencia de muerte neonatal (cociente de riesgos [CR] 0,88; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,36 a 2,13; dos ensayos, 740 participantes [pruebas de calidad muy baja]) o en la frecuencia de recién nacido pequeño para la edad gestacional (CR 0,44; IC del 95%: 0,16 a 1,19; un ensayo, 118 participantes (pruebas de baja calidad )).

En cuanto a los resultados secundarios de esta revisión, no hubo pruebas de una diferencia clara entre las pacientes que tenían pruebas bioquímicas de función placentaria en comparación con la atención prenatal estándar en la incidencia de mortinatalidad (CR 0,56; IC del 95%: 0,16 a 1,88; dos ensayos, 740 participantes (pruebas de muy baja calidad)) o muerte neonatal (CR 1,62; IC del 95%: 0,39 a 6,74; dos ensayos, 740 participantes, [pruebas de calidad muy baja]) aunque las direcciones de cualquier posible efecto fueron opuestas. No hubo pruebas de una diferencia entre los grupos en parto electivo (CR 0,98; IC del 95%: 0,84 a 1,14; dos ensayos, 740 participantes, (pruebas de baja calidad)), cesárea (un ensayo, CR 0,48; IC del 95%: 0,15 a 1,52; un ensayo, 118 participantes [pruebas de calidad baja]), cambio en la puntuación de ansiedad (diferencia de medias -2,40; IC del 95%: -4,78 a -0,02; un ensayo, 118 participantes), ingresos en la unidad de cuidados intensivos neonatales (CR 0,32; IC del 95%: 0,03 a 3,01; un ensayo, 118 participantes), y parto prematuro antes de las 37 semanas de gestación (CR 2,90; IC del 95%: 0,12 a 69,81; un ensayo, 118 participantes). Un ensayo (118 participantes) informó que no hubo casos de morbilidad neonatal grave. No se informó la muerte materna.

Algunos resultados secundarios de esta revisión relacionados con el lactante no se informaron en los estudios incluidos, a saber: pH de la arteria umbilical < 7,0, ingreso en cuidados intensivos neonatales durante más de siete días, nacimiento muy prematuro (< 32 semanas de gestación), necesidad de asistencia respiratoria, insuficiencia orgánica, anomalía fetal, neurodesarrollo en la niñez (parálisis cerebral, retraso del desarrollo nervioso). De manera similar, algunos resultados secundarios maternos de esta revisión no se informaron en los estudios incluidos (ingreso a cuidados intensivos, ingreso a una unidad de alta dependencia, ingreso hospitalario > siete días, preeclampsia, eclampsia y percepción de la paciente de la atención).

Tools
Information
Share/Save