Técnicas de imagenología para la exclusión de la embolia pulmonar durante el embarazo

La embolia pulmonar se produce cuando un coágulo sanguíneo bloquea el flujo sanguíneo a una región pulmonar. Las pacientes embarazadas están en alto riesgo de embolia pulmonar, la cual es una causa principal de muerte durante el embarazo. A las pacientes en riesgo se les administran anticoagulantes. Es importante que no se omitan casos y que se evite el tratamiento en embarazadas sin la enfermedad. La embolia pulmonar puede diagnosticarse con diferentes técnicas de exploración. Es escaso el conocimiento sobre el rendimiento de estas técnicas durante el embarazo, que podría ser diferente fuera del mismo. Se realizó esta revisión para establecer la exactitud de los siguientes estudios de imagenología para diagnosticar la embolia pulmonar durante el embarazo: la angiografía pulmonar por tomografía computadorizada, la gammagrafía pulmonar y la angiografía por resonancia magnética.

Se encontraron 11 estudios (actualización hasta julio de 2015) que describieron 695 resultados de angiografías pulmonares por tomografía computarizada, 665 resultados de gammagrafías pulmonares y ningún resultado de angiografía por resonancia magnética. Los estudios sobre gammagrafía pulmonar usaron técnicas variables. En general, estos estudios fueron de calidad deficiente; por lo tanto, no se pudo analizar los resultados en conjunto para obtener un único cálculo de la exactitud. Los estudios identificados realizaron el seguimiento clínico de los pacientes para confirmar la ausencia de embolia pulmonar, según el examen inicial, por lo que pudo utilizarse la información para establecer conclusiones sobre la capacidad de estas técnicas de imagenología para excluir la embolia pulmonar y no para establecer el diagnóstico.

Tanto la angiografía pulmonar por tomografía computadorizada como la gammagrafía pulmonar parecen adecuadas para excluir la embolia pulmonar en el embarazo. No se omitió casi ningún caso, especialmente cuando la técnica de imagenología indicó de manera precisa la ausencia de enfermedad. Sin embargo, este resultado debe interpretarse con cuidado debido a la baja calidad y la variación entre los estudios identificados. Alrededor de un 5% de los barridos estaban poco claros, aunque este porcentaje fue alcanzó un 36% en un estudio. Cerca de un 3% de las pacientes incluidas en los estudios presentaron embolia pulmonar. No se sabe qué técnica es mejor porque las pruebas no se compararon directamente en las mismas pacientes, y porque deben considerarse aspectos aparte de la necesidad de exactitud del examen. Las limitaciones principales de esta revisión son: el uso del seguimiento clínico en los estudios para confirmar la ausencia de enfermedad; los resultados poco claros de las técnicas; y la incapacidad de los estudios para aportar información sobre la exactitud de estas técnicas en cuanto a confirmar y no descartar el diagnóstico. Se necesitan estudios de investigación de alta calidad para examinar el uso de la angiografía pulmonar por tomografía computadorizada, la gammagrafía pulmonar y la angiografía pulmonar magnética en los mismos grupos de pacientes.

Conclusiones de los autores: 

Tanto la APTC como gammagrafía pulmonar parecen apropiadas para la exclusión de la embolia pulmonar durante el embarazo. Sin embargo, debe tomarse con cuidado esta conclusión dada la calidad de las pruebas. Entre las limitaciones importantes se encuentran los estándares de referencia de baja calidad, los supuestos necesarios del análisis con respecto a los resultados de técnicas no concluyentes y la incapacidad inherente de los estudios incluidos para identificar los falsos positivos. No puede precisarse qué técnica tiene la mayor exactitud. Se necesitan comparaciones directas entre los métodos diagnósticos, incluida la RM, en los estudios de diagnóstico aleatorios prospectivos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La embolia pulmonar es una causa principal de muerte relacionada con el embarazo. Es fundamental el diagnóstico correcto en las pacientes embarazadas para prevenir la embolia pulmonar sin tratamiento así como un tratamiento anticoagulante innecesario y medidas preventivas a futuro. Las técnicas de imagenología aplicada quizá funcionen de otro modo en estas pacientes más jóvenes con menos comorbilidad y fisiología alterada, que en gran parte han sido excluidas de los estudios de diagnóstico.

Objetivos: 

Determinar la exactitud diagnóstica de la angiografía pulmonar por tomografía computadorizada (APTC), la gammagrafía pulmonar y la angiografía por resonancia magnética (ARM) para el diagnóstico de la embolia pulmonar durante el embarazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE y en Embase hasta julio 2015. Los estudios incluidos fueron utilizados como punto de partida en las búsquedas de citas y para las funciones de "encontrar similar" y las listas de referencias buscadas. Se contactó con expertos en el campo para conseguir ayuda en la identificación de estudios no indizados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron series consecutivas de pacientes embarazadas con embolia pulmonar presunta, que habían sido sometidas a una de las técnicas índice (angiografía pulmonar por tomografía computadorizada [TC], gammagrafía pulmonar o ARM) y el seguimiento clínico o la angiografía pulmonar como técnica de referencia.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión realizaron la extracción de datos y la evaluación de la calidad. Se contactó con los investigadores de los estudios potencialmente elegibles para obtener la información que faltaba. En el análisis primario, se consideraron resultados de las técnicas índice no concluyentes como una técnica de referencia negativa, y el tratamiento para la embolia pulmonar después de una técnica índice no concluyente como una técnica de referencia positiva.

Resultados principales: 

Se incluyeron 11 estudios (cuatro de APTC, cinco de gammagrafía pulmonar y dos de ambas) con un total de 695 resultados de APTC y 665 resultados de gammagrafía pulmonar. La gammagrafía pulmonar fue aplicada mediante diferentes técnicas. Ningún estudio de ARM coincidió con los criterios de inclusión.

En términos generales, el riesgo de sesgo y las inquietudes acerca de la aplicabilidad fueron altos en todos los estudios, en relación con la pregunta de investigación de la revisión, al igual que la heterogeneidad en los métodos del estudio. No se realizó un metanálisis. Todos los estudios usaron el seguimiento clínico como estándar de referencia, aunque no de una manera que permitiera una identificación confiable de los falsos positivos. Por tanto, la sensibilidad y el valor predictivo negativo fueron las únicas medidas válidas de exactitud de las técnicas.

El valor predictivo negativo mediano para la APTC fue de un 100% (intervalo 96% a 100%). La sensibilidad mediana fue de un 83% (intervalo 0% a 100%).

El valor predictivo negativo mediano para la gammagrafía pulmonar fue de un 100% (intervalo 99% a 100%). La sensibilidad mediana fue de un 100% (intervalo 0% a 100%).

La frecuencia mediana de los resultados no concluyentes fue de un 5,9% (intervalo 0,9% a 36%) para la APTC y un 4,0% (intervalo 0% a 23%) para la gammagrafía pulmonar. La prevalencia mediana general de la embolia pulmonar fue de un 3,3% (intervalo 0,0% a 8,7%).

Tools
Information
Share/Save