Cambios en la dieta para el cólico infantil

Pregunta de la revisión

¿Muestran los bebés con cólicos una mejoría cuando las madres lactantes siguen una dieta baja en alérgenos o cuando los bebés alimentados con fórmula se alimentan con una fórmula especial?

Antecedentes

El cólico infantil es un problema común que afecta a los niños, por lo demás sanos, en los tres primeros meses de vida. Se caracteriza por episodios de llanto inconsolable que duran más de tres horas al día, más de tres días a la semana, durante al menos tres semanas.

Puede ser muy angustioso para los padres.

Los cambios en la dieta, como eliminar la leche de vaca de la dieta de una madre lactante o cambiar los bebés alimentados con fórmula por una fórmula especial a base de soja, podrían reducir los síntomas del cólico.

Características de los estudios

Se encontraron 15 ensayos controlados aleatorizados, un tipo de estudio en el que los participantes se asignan al azar a uno de dos o más grupos de tratamiento, con un total de 1121 bebés con cólicos. La evidencia está actualizada hasta julio 2018.

Los bebés (equilibrados entre niños y niñas) tenían menos de tres meses de edad.

Resultados clave

La mayoría de los estudios informaron datos sobre una combinación de resultados: la duración del llanto, el número de personas que respondieron en cada grupo después del tratamiento (es decir, los que experimentaron una disminución del llanto diario) o la frecuencia de los episodios de llanto. A continuación se presentan estos hallazgos. Ningún estudio informó sobre la calidad de vida de los padres o la familia, el sueño infantil o la satisfacción de los padres. Seis estudios informaron de que no había efectos secundarios como resultado de los cambios en la dieta.

Dieta baja en alérgenos

En un estudio (90 lactantes) se comprobó que más lactantes alimentados con leche materna respondían a una dieta materna con bajo contenido de alérgenos que los lactantes que seguían una dieta estándar que contenía posibles alérgenos conocidos.

Otro estudio (120 bebés) encontró poca diferencia entre los bebés amamantados cuyas madres recibieron una dieta baja en alérgenos (10/16, 62,5%) y los bebés alimentados con fórmula que recibieron leche de soja (29/44, 65,9%), pero los investigadores encontraron que los bebés amamantados respondieron más al clorhidrato de diciclomina (una pastilla para tratar los espasmos estomacales) que los bebés alimentados con fórmula.

Leche de fórmula hidrolizada

Un estudio (43 lactantes) no encontró una diferencia clara en la resolución de los síntomas del cólico entre los grupos de leche de vaca hidrolizada (hipoalergénica) y estándar. También informaron de una mayor reducción del tiempo de llanto al final del estudio en los lactantes a los que se les administró hidrolizado, y no informaron de ningún efecto adverso.

En un tercer estudio (21 lactantes) se informó de que los lactantes cuyos padres recibieron información y apoyo experimentaron una reducción más rápida del tiempo de llanto que los lactantes a los que se les dio una fórmula hidrolizada o una dieta sin lácteos y sin soja (en un plazo de nueve días).

En un cuarto estudio (267 lactantes) se comprobó que tanto la fórmula parcialmente hidrolizada con oligosacáridos (carbohidratos) como la fórmula estándar con simeticona (un fármaco para tratar los síntomas del gas) reducían los episodios de cólico después de siete días, pero los efectos eran mayores en el grupo hidrolizado más oligosacáridos después de dos semanas. El autor del estudio confirmó que no había efectos adversos.

Suplemento de la enzima lactasa

Tres estudios (138 bebés) probaron el efecto de agregar lactasa (una enzima que ayuda a descomponer la lactosa (azúcar) de la leche) a la leche de los bebés. No hubo efectos adversos en ninguno de los estudios.

Extracto de hinojo, manzanilla y melisa

En un estudio (93 lactantes) se comprobó que el tiempo medio de llanto diario de los bebés amamantados se reducía en el plazo de una semana después del tratamiento con un extracto de hinojo, manzanilla y melisa. No hubo efectos adversos.

Fórmula a base de proteína de soja

En un estudio (19 lactantes) se encontró que, en comparación con la fórmula de leche de vaca, la fórmula de soja reducía el tiempo de llanto y aumentaba el número de personas que respondían. Sin embargo, la orientación internacional no apoya el uso de la leche de soja debido a la preocupación de que puedan afectar a las hormonas en los bebés, por lo que estos resultados no son pertinentes.

Calidad de la evidencia

Muchos de los estudios incluyeron sólo un pequeño número de participantes y fueron de mala calidad. No se encontró evidencia de efectividad en la mayoría de las intervenciones dietéticas. En los casos en que los estudios informaron de algún beneficio, éste no fue lo suficientemente grande como para ser significativo.

Conclusiones

En base a la evidencia disponible, no podemos recomendar ninguna de las modificaciones dietéticas evaluadas en esta revisión.

Conclusiones de los autores: 

En la actualidad, la evidencia de la eficacia de las modificaciones de la dieta para el tratamiento del cólico infantil son escasas y presentan un riesgo significativo de sesgo. Los pocos estudios disponibles tenían tamaños de muestra pequeños, y la mayoría tenía serias limitaciones. No había suficientes estudios, lo que hacía inviable el uso del meta-análisis. Los beneficios reportados para las fórmulas hidrolizadas fueron inconsistentes.

En base en la evidencia disponible, no se puede recomendar ninguna intervención. Se necesitan estudios futuros de intervenciones únicas, que utilicen medidas de resultado clínicamente significativas, y un diseño y potencia adecuados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los cólicos del lactante habitualmente se definen como llantos con toda la fuerza que duran más de tres horas por día, durante más de tres días por semana, durante al menos tres semanas. El cólico parece ser más frecuente en las primeras seis semanas de vida (rango de prevalencia del 17% al 25%), dependiendo de la ubicación específica informada y las definiciones utilizadas, y suele resolverse a los tres meses. La etiopatogenia del cólico infantil no está clara pero es muy probable que sea multifactorial. Se cree que varios componentes psicológicos, conductuales y biológicos (hipersensibilidad alimentaria, alergia o ambos; microflora intestinal y dismotilidad) contribuyen a ello. El papel de la dieta como componente del cólico infantil sigue siendo controvertido.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las modificaciones de la dieta para reducir los cólicos en los niños menores de cuatro meses de edad.

Métodos de búsqueda: 

En julio de 2018 se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, otras 17 bases de datos y 2 registros de ensayos. También se buscó en Google, se comprobaron las referencias y se contactó con los autores de los estudios.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados que evalúan los efectos de las modificaciones dietéticas, solas o en combinación, para los lactantes con cólicos menores de cuatro meses de edad, en comparación con otra intervención o placebo. Se utilizaron definiciones específicas para el cólico, la edad de inicio y los métodos para realizar la intervención. Se definió "dieta modificada" como cualquier dieta alterada para incluir o excluir ciertos componentes.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos Cochrane estándar. La medida de resultado principal fue la duración del llanto y las medidas de resultado secundarias fueron la respuesta a la intervención, la frecuencia de los episodios de llanto, la calidad de vida de los padres y la familia, la duración del sueño del lactante, la satisfacción de los padres y los efectos adversos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 15 ECA con 1.121 niños de 2 a 16 semanas. Todos los estudios fueron pequeños y con un alto riesgo de sesgo a través de múltiples factores de diseño (por ejemplo, selección, desgaste). Los estudios abarcaron una amplia gama de intervenciones dietéticas y no hubo margen para el metaanálisis. Usando GRADE, se evaluó la calidad de la evidencia como muy baja.

Ningún estudio informó sobre la calidad de vida de los padres o de la familia, la duración del sueño infantil por 24 horas o la satisfacción de los padres.

Dieta materna con bajo contenido de alérgenos versus una dieta que contiene potenciales alérgenos: un estudio (90 lactantes) encontró que 35/47 (74%) de los lactantes respondieron (reducción de la duración del llanto/resentimiento del 25%) a una dieta materna con bajo contenido de alérgenos, en comparación con 16/43 (37%) de los lactantes con una dieta materna que contenía potenciales alérgenos (diferencia del 37%; intervalo de confianza (IC) del 95%: 18 a 56; p < 0,001).

Dieta con bajo contenido de alérgenos o fórmula de leche de soja frente a dieta estándar o fórmula de leche de vaca y clorhidrato de diciclomina: un estudio (120 lactantes) determinó que 10/15 (66,6%) de los bebés alimentados con leche materna respondieron al clorhidrato de diciclomina y a una dieta normal, en comparación con 10/16 (62,5%) con una dieta con bajo contenido de alérgenos, mientras que 24/45 (53,3%) de los bebés alimentados con fórmula estándar que tomaban clorhidrato de diciclomina mejoraron en comparación con 29/44 (65,9%) con fórmula de leche de soja. La respuesta se definió como la reducción del llanto a menos de una hora por día después de 48 horas de tratamiento, con una remisión que persiste durante un mes.

Fórmula hidrolizada versus fórmula estándar: un estudio (43 lactantes) informó de que el número de lactantes que respondieron a la intervención (lloraron durante menos de 3 horas al día al menos 3 días a la semana) fue de 8/23 en el grupo de hidrolizado de suero frente a 5/20 en el grupo de fórmula estándar (χ2 utilizando la corrección de yate = 0,20, P = 0,65).

El mismo estudio (43 lactantes) informó de una mayor reducción del tiempo de llanto después de la intervención con la fórmula hidrolizada (104 min/d, IC del 95%: 55 a 155) que con la fórmula estándar (3 min/d, IC del 95%: -63 a 67); diferencia = 101 min/d, IC del 95%: 25 a 179; P = 0,02).

El autor del estudio confirmó que no había efectos adversos.

Fórmula hidrolizada o dieta materna sin leche y sin soja versus dieta/fórmula estándar y educación o asesoramiento de los padres: un estudio (21 niños) encontró que el tiempo de llanto disminuyó a 2,03 h/d (SD 1,03) en el grupo de dieta materna hidrolizada o sin leche y sin soja en comparación con 1,08 h/d (SD 0,7) en el grupo de educación o asesoramiento de los padres, nueve días después de la intervención.

Fórmulas a base de suero de leche parcialmente hidrolizado y de bajo contenido en lactosa que contienen oligosacáridos frente a la fórmula estándar con simeticona: un estudio (267 lactantes) determinó que ambos grupos experimentaban una disminución de los episodios de cólicos después de siete días (fórmula parcialmente hidrolizada: de 5.99 episodios (DE 1,84) a 2,47 episodios (DE 1,94); fórmula estándar: de 5,41 episodios (DE 1,88) a 3,72 episodios (DE 1,98)); IC del 95%: -0,7 a -1,8; P < 0,001). Esta diferencia fue significativa después de dos semanas (parcialmente hidrolizado: 1.76 episodios (DE 1,60); fórmula estándar: 3.32 episodios (DE 2,06); P < 0.001). El autor del estudio confirmó que no había efectos adversos.

Suplementos de la enzima lactasa versus placebo: tres estudios (138 lactantes) evaluaron esta comparación, pero se trata de ensayos cruzados que no informaron sobre datos de antes del lavado. No hubo efectos adversos en ninguno de los estudios.

Extracto de Foeniculum vulgare, Matricariae recutita y Melissa officinalis versus placebo: un estudio (93 lactantes) encontró que el promedio de tiempo de llanto diario era menor para los lactantes a los que se les daba el extracto (76,9 min/d (DE 23,5), que para los que se les daba placebo (169,9 min/d (DE 23,1) al final de la semana de estudio (95% CI -102,89 a -83,11; P < 0,01). No hubo efectos adversos.

Fórmula basada en proteína de soja frente a fórmula estándar basada en proteína de leche de vaca: un estudio (19 lactantes) informó de un tiempo medio de llanto de 12,7 h/semana (DE 16,4) en el grupo de fórmula de soja frente a 17,3 h/semana (DE 6,9) en el grupo de leche de vaca estándar, y que 5/10 (50%) respondieron en el grupo de fórmula de soja frente a 0/9 (0%) en el grupo de leche de vaca estándar.

Fórmula de proteína de soja con polisacárido frente a la fórmula estándar de proteína de soja: un estudio cruzado (27 lactantes) evaluó esta comparación, pero no proporcionó datos desglosados para los datos previos al lavado.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save