Entrenamiento con ejercicios de resistencia para la fibromialgia

Pregunta de la investigación

Se realizó una revisión de estudios sobre el entrenamiento de resistencia en personas con fibromialgia. Se encontraron cinco estudios con 219 mujeres con fibromialgia, 95 de las cuales se asignaron a programas de entrenamiento de resistencia. Dado que se trataba de participantes mujeres, se desconoce si estos resultados serían los mismos en hombres.

Antecedentes: ¿qué es la fibromialgia y qué es el entrenamiento de resistencia?

Las personas con FM presentan dolor corporal generalizado crónico y a menudo presentan otros muchos síntomas como dificultad para dormir, fatiga, rigidez y depresión.

El entrenamiento de resistencia es un tipo de ejercicio que puede incluir el levantamiento de pesos, el uso de máquinas de resistencia o el uso de bandas elásticas de resistencia. Aunque el ejercicio forma parte del tratamiento general de la fibromialgia esta revisión examinó los efectos del entrenamiento con ejercicios de resistencia supervisado por un profesional adiestrado en comparación con ningún ejercicio y en comparación con otros tipos de ejercicios.

Características de los estudios

Después de buscar todos los estudios relevantes hasta marzo de 2013, se encontraron cinco estudios con 219 mujeres. Tres estudios compararon los efectos sobre el bienestar, los síntomas y el bienestar general de 54 mujeres con fibromialgia que participaron en intervenciones de resistencia supervisadas con el uso de equipos para ejercicios, pesos libres y el peso corporal para grupos musculares principales dos a tres veces a la semana durante 16 a 21 semanas con 53 mujeres que no hicieron ejercicios.

Resultados clave: ¿qué les sucede a las mujeres con fibromialgia que participan en el entrenamiento con ejercicios de resistencia después de 16 a 21 semanas?

Bienestar general (función multidimensional) en una escala de 0 a 100

- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia calificaron el bienestar general como 17 unidades mejor que las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia al final del estudio, en comparación con el inicio.

- las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia calificaron el bienestar general como 8 unidades mejor.
- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia calificaron el bienestar general como 25 unidades mejor.

Función física en una escala de 0 a 100

- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia calificaron la capacidad para funcionar al menos 6 unidades mejor que las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia al final del estudio, en comparación con el inicio.

- las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia calificaron la capacidad para funcionar 2 unidades mejor.
- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia calificaron la capacidad para funcionar 8 unidades mejor.

Dolor en una escala analógica visual de 10 cm

- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia calificaron el dolor como 2 cm mejor que las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia al final del estudio, en comparación con el inicio.

- las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia informaron el dolor 1 cm mejor.
- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia informaron el dolor 3,5 cm mejor.

Dolor

- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia informaron dos puntos dolorosos menos de 18 que las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia al final del estudio, en comparación con el inicio. Un punto doloroso se identifica como activo cuando la presión de 4 kg se percibe como dolorosa.

- las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia informaron dos puntos dolorosos activos menos.
- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia informaron cuatro puntos dolorosos activos menos.

Fuerza muscular

- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia pudieron levantar 27 kg más que las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia al final del estudio, en comparación con el inicio.

- las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia pudieron levantar 1 kg más.
- las mujeres que participaron en el entrenamiento de resistencia pudieron levantar 28 kg más.

Abandono de los estudios

- abandonaron nueve mujeres más de 100 que participaron en el entrenamiento de resistencia en comparación con las mujeres que no participaron en el entrenamiento de resistencia.

- abandonaron los estudios cuatro mujeres de 100 que no participaron en el entrenamiento de resistencia.
- abandonaron los estudios 13 mujeres de 100 que participaron en el entrenamiento de resistencia.

Calidad de la evidencia

Los ejercicios de entrenamiento de resistencia probablemente mejoran la capacidad de hacer las actividades normales después de 16 a 21 semanas, así como el dolor, la sensibilidad, la fatiga y la fuerza muscular después de 21 semanas. Es probable que estudios de investigación adicionales cambien las estimaciones sobre estos resultados.

Aunque no hay información precisa acerca de los efectos secundarios y las complicaciones, en los ensayos no se informaron lesiones.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas (calificadas de baja calidad) indicaron que el entrenamiento de resistencia de intensidad moderada a alta mejora la función multidimensional, el dolor, la sensibilidad y la fuerza muscular en las mujeres con fibromialgia. Las pruebas (calificadas de baja calidad) también indicaron que ocho semanas de ejercicios aeróbicos fue superior al entrenamiento de resistencia de intensidad moderada para mejorar el dolor en las mujeres con fibromialgia. Hubo pruebas de baja calidad de que el entrenamiento de resistencia de baja intensidad durante 12 semanas fue superior al entrenamiento con ejercicios de flexibilidad en las mujeres con fibromialgia para lograr mejorías en el dolor y la función multidimensional. Hubo pruebas de baja calidad de que las mujeres con fibromialgia pueden realizar con seguridad entrenamiento de resistencia de moderado a alto.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La fibromialgia se caracteriza por dolor generalizado crónico que provoca una reducción en la función física. El entrenamiento físico se recomienda habitualmente para el tratamiento de los síntomas. Se examinó la bibliografía sobre el entrenamiento de resistencia para las personas con fibromialgia. El entrenamiento de resistencia es el ejercicio realizado contra una resistencia progresiva con la intención de mejorar la fuerza muscular, la resistencia muscular, la capacidad muscular o una combinación de estos.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales del entrenamiento con ejercicios de resistencia en adultos con fibromialgia. Se comparó el entrenamiento de resistencia versus control y versus otros tipos de entrenamiento con ejercicios.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en nueve bases de datos electrónicas (The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, PEDro, Dissertation Abstracts, Current Controlled Trials, World Health Organization (WHO) International Clinical Trials Registry Platform, AMED) y otras fuentes para obtener artículos publicados de texto completo. La fecha de la última búsqueda fue el 5 de marzo 2013. Dos autores revisaron de forma independiente las 1856 citas, los 766 resúmenes y los 156 artículos completos. Se encontraron cinco estudios que cumplieron los criterios de inclusión.

Criterios de selección: 

Criterios de selección incluidos: a) ensayo clínico aleatorio, b) diagnóstico de fibromialgia según los criterios publicados, c) muestra adulta, d) publicación del texto completo y e) inclusión de datos entre los grupos que compararon el entrenamiento de resistencia versus un control u otra intervención de actividad física.

Obtención y análisis de los datos: 

Los pares de revisores de forma independiente evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos de la intervención y los resultados. Los desacuerdos se resolvieron entre los dos revisores y los aspectos relacionados con la interpretación de los métodos de estudio mediante discusión entre los pares, o cuando fue necesario el tema se analizó con el equipo total de 11 miembros. Se extrajeron 21 resultados, de los cuales siete se designaron como resultados principales: función multidimensional, función física autoinformada, dolor, sensibilidad, fuerza muscular, tasas de desgaste y efectos adversos. Los efectos beneficiosos y perjudiciales de las intervenciones se evaluaron mediante las diferencias de medias estandarizadas (DME), las diferencias de medias (DM), los cocientes de riesgos o los odds ratios de Peto, y los intervalos de confianza (IC) del 95%. Cuando dos o más estudios proporcionaron datos de un resultado se realizó un metanálisis.

Resultados principales: 

La búsqueda bibliográfica obtuvo 1865 citas con cinco estudios que cumplieran los criterios de selección. Uno de los estudios que tuvo tres brazos contribuyó con datos en dos comparaciones. En los estudios incluidos hubo 219 mujeres con fibromialgia, 95 de las cuales se asignaron a programas de entrenamiento de resistencia. Tres ensayos aleatorios compararon 16 a 21 semanas de entrenamiento de resistencia de intensidad moderada a alta versus un grupo control. Dos estudios compararon ocho semanas de entrenamiento de resistencia progresiva (con la intensidad que se tolerara) con el uso de ejercicio de resistencia con pesos libres o con el peso corporal versus entrenamiento aeróbico (es decir, caminata progresiva en una estera, caminata en el interior y el exterior), y un estudio comparó 12 semanas de entrenamiento de resistencia de baja intensidad con el uso de pesos manuales (una a tres libras [0,45 a 1,36 kg]) y banda elástica versus ejercicios de flexibilidad (estiramientos estáticos a los principales grupos musculares).

Las diferencias estadísticamente significativas (DM; IC del 95%) que favorecieron a las intervenciones de entrenamiento de resistencia sobre el/los grupo/s control/s se encontraron en la función multidimensional (el Fibromyalgia Impact Questionnaire [FIQ] total disminuyó 16,75 unidades en una escala de 100 puntos; IC del 95%: -23,31 a -10,19), la función física autoinformada (-6,29 unidades en una escala de 100 puntos; IC del 95%: -10,45 a -2,13), el dolor (-3,3 cm en una escala de 10 cm; IC del 95%: -6,35 a -0,26), la sensibilidad (-1,84 de 18 puntos dolorosos; IC del 95%: -2,6 a -1,08) y la fuerza muscular (27,32 kg de fuerza en la extensión concéntrica bilateral de las piernas; IC del 95%: 18,28 a 36,36).

Las diferencias entre el/los grupo/s de entrenamiento de resistencia y los grupos de entrenamiento aeróbico no fueron estadísticamente significativas para la función multidimensional (5,48 en una escala de 100 puntos; IC del 95%: -0,92 a 11,88), la función física autoinformada (-1,48 unidades en una escala de 100 puntos; IC del 95%: -6,69 a 3,74) ni la sensibilidad (DME -0,13; IC del 95%: -0,55 a 0,30). Hubo una reducción estadísticamente significativa del dolor (0,99 cm en una escala de 10 cm; IC del 95%: 0,31 a 1,67) que favoreció a los grupos que realizaron aeróbicos.

Se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre un grupo de entrenamiento de resistencia y un grupo de flexibilidad que favoreció al grupo de entrenamiento de resistencia en la función multidimensional (-6,49 unidades del FIQ en una escala de 100 puntos; IC del 95%: -12,57 a -0,41) y el dolor (-0,88 cm en una escala de 10 cm; IC del 95%: -1,57 a -0,19), pero no en la sensibilidad (-0,46 de 18 puntos dolorosos; IC del 95%: -1,56 a 0,64) o la fuerza (4,77 libras pie de torsión en la extensión concéntrica de la rodilla; IC del 95%: -2,40 a 11,94). Estas pruebas se calificaron de baja calidad debido al escaso número de estudios y al riesgo de sesgo de evaluación. No hubo diferencias estadísticamente significativas en las tasas de desgaste entre las intervenciones. En general, los efectos adversos no fueron bien registrados, pero no se informaron efectos adversos graves. La redacción deficiente de las descripciones (p.ej., ocultación de la asignación, cegamiento de los evaluadores de resultado) impidió la evaluación del riesgo de sesgo. La falta de protocolos a priori y la falta de cegamiento de los profesionales sanitarios también se identificaron como inquietudes metodológicas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save