Tratamiento para la neuropatía periférica asociada con la infección por virus de la hepatitis C

Pregunta de la revisión

Se deseaba evaluar los efectos de cualquier tratamiento para el daño nervioso que se presenta en la infección por virus de la hepatitis C (VHC). Se planificó utilizar las pruebas de los ensayos controlados aleatorios (ECA).

Antecedentes

La neuropatía periférica es el daño a los nervios fuera de la médula espinal. La misma puede causar síntomas de alteración en la sensibilidad o debilidad. La neuropatía periférica es la complicación del sistema nervioso más común de la infección por el VHC. No está claro cómo surge la neuropatía relacionada con el VHC. A veces la infección por el VHC se asocia con proteínas en la sangre denominadas crioglobulinas. Las crioglobulinas son proteínas del sistema inmunológico que se precipitan (se vuelven sólidas) cuando la temperatura de una muestra de sangre se enfría por debajo de los 37°C. Las crioglobulinas pueden medirse en la sangre de alrededor de un 44% de los pacientes con infección por el VHC. Las características de la neuropatía por VHC pueden diferir en presencia versus ausencia de crioglobulinas en la sangre (denominada crioglobulinemia). El tratamiento de la neuropatía relacionada con el VHC puede diferir según cómo ocurrió el daño nervioso, por ejemplo, si hay o no crioglobulinemia. No se ha establecido la mejor manera de tratar la neuropatía relacionada con el VHC.

Características de los estudios

Se encontraron sólo cuatro ensayos en esta búsqueda en la literatura. Los cuatro ensayos de esta revisión incluyeron a pacientes con neuropatía periférica y crioglobulinemia relacionada con el VHC. No hubo ningún estudio de la neuropatía periférica no crioglobulinémica relacionada con el VHC. Sólo un ensayo, en el cual hubo resultados para 37 participantes, informó efectos sobre la neuropatía. Este estudio comparó 48 semanas de rituximab y tratamiento antiviral versus tratamiento antiviral solo. Tres ensayos, dos de rituximab y uno de interferón alfa (83 participantes en total), informaron los eventos adversos.

Resultados clave y calidad de las pruebas

Un ensayo de la crioglobulinemia relacionada con el VHC tratada con rituximab y tratamiento antiviral versus tratamiento antiviral solo no demostró diferencias significativas en el número de participantes con mejoría en la neuropatía a los 36 meses después del tratamiento. Dos estudios del rituximab (61 participantes) y uno del interferón alfa (22 participantes) proporcionaron información sobre los eventos adversos. Los eventos adversos graves no fueron más frecuentes con interferón alfa o rituximab en comparación con el grupo de control. Los cuatro ensayos tuvieron problemas con su diseño o ejecución que podrían haber afectado los resultados.

Existe una falta de estudios de alta calidad del tratamiento de la neuropatía periférica relacionada con el VHC. No hay un número suficiente para tomar decisiones basadas en las pruebas acerca del tratamiento a partir de los resultados de esta revisión.

Las pruebas están actualizadas hasta agosto de 2014.

Conclusiones de los autores: 

Faltan ECA y ensayos controlados cuasialeatorios que consideren los efectos de las intervenciones para la neuropatía periférica asociada con la infección por el VHC. Actualmente, no hay pruebas suficientes de ECA y de ensayos controlados cuasialeatorios para tomar decisiones basadas en pruebas acerca del tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La neuropatía periférica es la complicación neurológica más común de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC). La fisiopatología de la neuropatía asociada con el VHC no se conoce definitivamente; sin embargo, los mecanismos propuestos incluyen el depósito de crioglobulinas en los vasa nervorum y la vasculitis mediada por el VHC. No se ha establecido el tratamiento óptimo para la neuropatía periférica relacionada con el VHC.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones (incluido el interferón alfa, el interferón alfa más ribavirina, los corticosteroides, la ciclofosfamida, el recambio plasmático y el rituximab) para la neuropatía periférica crioglobulinémica y no crioglobulinémica asociada con la infección por el VHC.

Estrategia de búsqueda (: 

El 26 agosto 2014, se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Neuromusculares (Cochrane Neuromuscular Disease Group), CENTRAL, MEDLINE y EMBASE. También se hicieron búsquedas en dos registros de ensayos, la Networked Digital Library of Theses and Dissertations (NDLTD) (octubre 2014), y en otras tres bases de datos. Se verificaron las referencias de los ensayos identificados y se solicitó información a los autores de los ensayos para identificar datos adicionales publicados o no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) y los ensayos controlados cuasialeatorios con participantes que presentaban neuropatía periférica crioglobulinémica y no crioglobulinémica asociada con la infección por el VHC. Se consideró cualquier intervención (incluido el interferón alfa, el interferón alfa más ribavirina, los corticosteroides, la ciclofosfamida, el recambio plasmático y el rituximab) sola o en combinación versus placebo u otra intervención (diseño de estudio de comparación “directa”) evaluada después de un intervalo mínimo de seguimiento de al menos seis meses.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane. El resultado primario planificado fue el cambio en el deterioro sensitivo (mediante el uso de cualquier escala validada de neuropatía sensitivo o prueba sensitivo cuantitativa) al final del período de seguimiento. Otros resultados planificados fueron: cambio en el deterioro (cualquier escala combinada y validada de neuropatía sensitivo y motora), cambio en la discapacidad (cualquier escala validada de discapacidad), medidas de electrodiagnóstico, número de participantes con mejoría en los síntomas de la neuropatía (impresión global del cambio) y eventos adversos graves.

Resultados principales: 

Cuatro ensayos de la crioglobulinemia relacionada con el VHC cumplieron con los criterios de selección y los revisores incluyeron tres en la síntesis cuantitativa. Todos los estudios presentaban un alto riesgo de sesgo. Ningún ensayo consideró el resultado primario del cambio en el deterioro sensitivo. Ningún ensayo consideró los resultados secundarios del cambio en el deterioro sensitivo y motor combinado, la discapacidad o las medidas de electrodiagnóstico. Un único ensayo de la crioglobulinemia mixta relacionada con el VHC tratada con interferón alfa pegilado (peginterferón alfa), ribavirina y rituximab versus peginterferón alfa y ribavirina no mostró una diferencia significativa en el número de participantes con mejoría en la neuropatía a los 36 meses después del tratamiento (cociente de riesgos [CR] 4,00; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,27 a 59,31; n = 9). Un estudio del interferón alfa (n = 22) y dos estudios del rituximab (n = 61) proporcionaron datos de los eventos adversos. Los eventos adversos graves no fueron más frecuentes con interferón alfa (CR 7,00; IC del 95%: 0,38 a 128,02) o con rituximab (CR 3,00; IC del 95%: 0,13 a 67,06) en comparación con el grupo de control.

Tools
Information
Share/Save