Políticas de transfusión sanguínea para la anemia falciforme en el embarazo

¿Cuál es el problema?

La anemia falciforme es un trastorno hereditario de la hemoglobina, la proteína en los eritrocitos que transporta el oxígeno. En esta afección, una hemoglobina S anormal de la madre se combina con la hemoglobina anormal del padre. La hemoglobina S heredada de ambos padres (genotipo HbSS), descrita como anemia de células falciformes, es la forma más frecuente.

¿Por qué es esto importante?

Cuando la tensión de oxígeno es baja, la hemoglobina S cristaliza y hace que los eritrocitos se deformen en forma de "hoz". La deformación en "hoz" de los eritrocitos reduce la capacidad de los eritrocitos de pasar a través de los vasos sanguíneos muy pequeños, lo que causa bloqueo vascular y destrucción temprana de los eritrocitos. La rotura de los eritrocitos y la acumulación masiva de eritrocitos dañados en el hígado y el vaso causan la anemia. La enfermedad aguda incluye crisis dolorosas, embolia pulmonar, síndrome torácico agudo e insuficiencia cardíaca congestiva. Por lo tanto, las embarazadas con anemia falciforme requieren un tratamiento cuidadoso.

Según la política institucional, a la embarazada con HbSS con relativamente pocos o ningún síntoma se le pueden administrar transfusiones sanguíneas a intervalos para mejorar la capacidad de transportar el oxígeno de la sangre al aumentar la concentración sanguínea de hemoglobina y disminuir los niveles de hemoglobina S;o solamente cuando esté indicado por el desarrollo de complicaciones médicas o del embarazo. Transfundir sangre a intervalos frecuentes conlleva riesgo de infecciones transmitidas por la sangre y niveles excesivos de hierro.

Esta revisión tuvo como objetivo determinar si transfundir sangre a intervalos antes de que ocurran complicaciones graves en comparación con transfundir sangre solamente cuando está médicamente indicado logra un cambio en la salud de la madre y su feto.

¿Qué evidencia se encontró?

Se buscó evidencia el 30 de mayo de 2016 y se identificó un ensayo controlado con riesgo de sesgo poco claro que asignaron al azar a 72 mujeres con anemia de células falciformes (hemoglobina SS) antes de las 28 semanas de gestación a una de las dos políticas de transfusión sanguínea. El ensayo no indicó diferencias en la enfermedad grave ni la muerte de la madre o el feto. No hubo diferencias en el riesgo de reacción retardada a la transfusión sanguínea. Los ensayos indicaron que transfundir sangre a intervalos frecuentes reduce el riesgo de crisis de dolor, con un grado grande de incertidumbre acerca del tamaño del efecto, en comparación con transfundir sangre solamente cuando está médicamente indicado. La transfusión sanguínea se administró a una proporción de cuatro a una para la transfusión sanguínea profiláctica versus selectiva, respectivamente. En general, la calidad de la evidencia es muy baja para resultados que son importantes para las mujeres.

¿Qué significa esto?

La evidencia disponible sobre este tema no son suficientes para abogar por un cambio en la política y la práctica clínicas. Se deben realizar más investigaciones.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia de un ensayo pequeños de calidad muy baja indica que la transfusión sanguínea profiláctica a las embarazadas con anemia de células falciformes (HbSS) no proporciona efectos clínicos beneficiosos claros en comparación con la transfusión selectiva. Actualmente no hay evidencia de ensayos aleatorizados o cuasialeatorizados para proporcionar asesoramiento confiable sobre la política de transfusión sanguínea óptima en las pacientes con otras variantes de anemia falciforme (es decir, HbSC y HbSβThal). Los datos disponibles y la calidad de la evidencia sobre este tema no son suficientes para abogar por un cambio en la práctica clínica y la política existente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las embarazadas con anemia falciforme (HbSS, HbSC y HbSβThal) pueden necesitar transfusión sanguínea para prevenir la anemia grave o tratar las complicaciones médicas potenciales. La transfusión sanguínea preventiva antes de que ocurran las complicaciones que comienzan desde las primeras semanas de embarazo o la transfusión sanguínea solamente por indicaciones médicas u obstétricas se han utilizado como políticas de tratamiento. Actualmente no hay consenso sobre una política de transfusión sanguínea que garantice efectos clínicos beneficiosos óptimos con riesgos mínimos en dichas pacientes y sus fetos. Ésta es una actualización de una revisión Cochrane publicada en el 2013.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de una política de transfusión sanguínea profiláctica versus selectiva en embarazadas con anemia falciforme.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (30 de mayo 2016) y en las listas de referencias de los estudios recuperados. No se aplicó ninguna restricción de idioma o de fecha.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados que evaluaron los efectos de la transfusión sanguínea profiláctica versus selectiva (urgencia) en embarazadas con anemia falciforme. Se consideraba la inclusión de ensayos cuasialeatorizados y los que usaran un diseño aleatorizado grupal, pero no se identificó ninguno.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud. Dos autores de la revisión evaluaron la calidad de la evidencia mediante los criterios GRADE de forma independiente.

Resultados principales: 

De seis informes relevantes identificados mediante la estrategia de búsqueda, un ensayo que incluyeron a 72 pacientes con anemia de células falciformes (HbSS) cumplieron con los criterios de inclusión. El ensayo presentó un riesgo de sesgo incierto. En general hubo pocos eventos en la mayoría de los resultados informados y generalmente los resultados no fueron precisos. El ensayo incluido no informó que ocurriera mortalidad materna en las pacientes que recibieron transfusión sanguínea profiláctica o selectiva. Evidencia de calidad muy baja no indicó diferencias claras en la mortalidad materna, la mortalidad perinatal (riesgo relativo [RR] 2,85; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,61 a 13,22; evidencia de calidad muy baja) ni marcadores de morbilidad materna grave (embolia pulmonar [sin eventos]; insuficiencia cardíaca congestiva [RR 1,00, IC del 95%: 0,07 a 15,38; evidencia de muy baja calidad); síndrome torácico agudo[RR 0,67; IC del 95%: 0,12 a 3,75]) entre los grupos de tratamiento (transfusión sanguínea profiláctica versus transfusión sanguínea selectiva). La evidencia de baja calidad indicó que la transfusión sanguínea profiláctica redujo el riesgo de crisis de dolor en comparación con la transfusión sanguínea selectiva (RR 0,28; IC del 95%: 0,12 a 0,67; un ensayo, 72 mujeres; evidencia de baja calidad), y no hubo diferencias en la aparición de secuestro esplénico agudo (RR 0.33, IC del 95%: 0,01 a 7,92; evidencia de calidad baja), crisis hemolíticas (RR 0,33, IC del 95%: 0,04 a 3,06) ni en la reacción retardada a la transfusión de sangre (RR 2,00, IC del 95%: 0,54 a 7,39; evidencia de calidad muy baja) entre los grupos de comparación.

En el ensayo no se informaron otros resultados maternos pertinentes preespecificados para esta revisión, como la duración acumulada de la estancia hospitalaria, la hemorragia posparto y la sobrecarga de hierro, ni los resultados del lactante, el ingreso en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) ni la enfermedad hemolítica del recién nacido.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save