Superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?

El objetivo de esta revisión fue averiguar si las diferentes superficies de apoyo, como camas, colchones o cojines especialmente diseñados, pueden ayudar a tratar las úlceras de decúbito. Los investigadores Cochrane recopilaron y analizaron todos los estudios pertinentes (ensayos controlados aleatorizados) para responder esta pregunta y encontraron 19 estudios relevantes.

Mensajes clave

No se sabe con seguridad cuáles son las superficies de apoyo más efectivas para el tratamiento de las úlceras de decúbito, ya que los estudios que las comparan no contaron con la participación de suficientes pacientes y no estaban bien diseñados.

¿Qué se estudió en la revisión?

Las úlceras de decúbito (también llamadas úlceras por presión, úlceras por decúbito y úlceras de cama) son heridas en la piel y el tejido subyacente causadas por la presión o el roce. Típicamente se forman en puntos del cuerpo que son huesudos o que soportan peso o presión, como las caderas, las nalgas, los talones y los codos. Los pacientes que tienen problemas de movilidad o que permanecen en cama durante largos períodos corren el riesgo de desarrollar úlceras de decúbito. Para el tratamiento de las úlceras de decúbito, se utilizan diversos tratamientos, como apósitos para las heridas y superficies de apoyo como colchones y cojines especiales.

Las superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito pueden incluir camas, colchones, capas de colchón y cojines especialmente diseñados que se utilizan para proteger las partes vulnerables del cuerpo y distribuir la presión de la superficie de manera más uniforme. Las superficies de apoyo de baja tecnología incluyen colchones llenos de espuma, líquido, perlas o aire; y colchones de espuma alternativos y superposiciones. Las superficies de apoyo de alta tecnología incluyeron los colchones y cubiertas que se accionan eléctricamente para alternar la presión de la superficie, las camas que se accionan mecánicamente para que circule el aire dentro de ellas y las camas de baja pérdida de aire, que contienen aire caliente que se mueve dentro de bolsas que se encuentran en el interior de la cama. Otras superficies de apoyo fueron las pieles de oveja, los almohadones y las cubiertas de mesa de operaciones.

Se quería saber qué superficies de apoyo eran más efectivas para ayudar a curar las úlceras de decúbito. También se querían comparar las diferentes superficies de apoyo en términos de costo, confiabilidad, durabilidad, y los beneficios o daños para los pacientes que las usan.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

En septiembre de 2017, se buscaron ensayos que analizaban las superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito y que informaban de sus efectos en la cicatrización de las heridas. Se encontraron 19 ensayos con 3241 participantes, todos adultos, la mayoría de los cuales eran pacientes mayores y estaban confinados a la cama en hospitales o asilos. En los estudios en los que se informó el sexo de los participantes, la mayoría eran mujeres. No todos los estudios informaron sobre sus fuentes de financiación, pero dos de los que lo hicieron fueron financiados por los fabricantes de dispositivos.

Cinco estudios con 318 participantes compararon superficies de soporte de baja tecnología de baja presión constante (BPC) como los colchones de espuma. No se sabe con seguridad cómo estas diferentes superficies de apoyo afectan a la curación de las úlceras de decúbito, ya que la evidencia es principalmente de baja certeza. Catorce estudios con 2923 participantes compararon diferentes superficies de apoyo de alta tecnología como las camas fluidificadas. Una vez más, no se sabe con seguridad cómo estas diferentes superficies de apoyo afectan a las tasas de curación de las úlceras, ya que la certeza de la evidencia es principalmente baja.

No se pueden extraer conclusiones firmes sobre los efectos de las diferentes superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito porque la calidad general de la evidencia es baja o muy baja. Muchos de los estudios incluyeron sólo un pequeño número de pacientes, no proporcionaron información adecuada sobre sus resultados o no estaban bien diseñados. Además, se necesitan ensayos mejor realizados para determinar qué superficies de apoyo son más efectivas para el tratamiento de las úlceras de decúbito.

¿Cómo de actualizada está esta revisión?

Se hicieron búsquedas de estudios que se habían publicado hasta septiembre 2017.

Conclusiones de los autores: 

Según la evidencia actual, no está claro si algún tipo particular de superficie de apoyo de baja o alta tecnología es más efectiva para la curación de las úlceras por presión que las superficies de apoyo estándar.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las úlceras de decúbito son tratadas mediante la reducción de la presión sobre las áreas de la piel lesionada. Las superficies de apoyo especiales (incluidas las camas, colchones y almohadones) diseñadas para redistribuir la presión, son ampliamente utilizadas como tratamiento. Los efectos relativos de las diferentes superficies de apoyo no están claros. Esta es una actualización de una revisión existente.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las superficies de apoyo para aliviar la presión en el tratamiento de las úlceras de decúbito.

Estrategia de búsqueda (: 

En septiembre 2017, se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Specialised Register), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL); Ovid MEDLINE (incluido In-Process & Other Non-Indexed Citations); Ovid Embase y EBSCO CINAHL Plus. Para identificar estudios adicionales, también se buscaron estudios en curso y no publicados en los registros de ensayos clínicos y se revisaron las listas de referencias de los estudios relevantes incluidos, así como de las revisiones, los metanálisis y los informes de tecnología de la salud. No hubo restricciones en cuanto al idioma, la fecha de publicación ni el contexto de los estudios.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) publicados o no publicados, que evaluaron los efectos de las superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito, en cualquier grupo o entorno de participantes.

Obtención y análisis de los datos: 

La extracción de datos, la evaluación del "riesgo de sesgo" y las evaluaciones de GRADE fueron realizadas independientemente por dos autores de la revisión. Se consideraron para el metanálisis los ensayos con participantes, comparaciones y resultados similares. En los casos en que el metanálisis fue inapropiado, se informaron los resultados de los ensayos de forma narrativa. Cuando fue posible, se planeó informar los datos como riesgos relativos o diferencia de medias, según era apropiado.

Resultados principales: 

Para esta actualización, se ha identificado un nuevo ensayo de superficies de apoyo para el tratamiento de las úlceras de decúbito, lo que hace un total de 19 ensayos con 3241 participantes. La mayoría de los ensayos fueron pequeños, con tamaños de muestra que oscilaban entre 20 y 1971, y en general, presentaban un riesgo de sesgo alto o poco claro.

Resultado primario: curación de las úlceras de presión existentes

Superficies de soporte de presión constante de baja tecnología

No es seguro que las camas articuladas aumenten la proporción de úlceras de decúbito que se curan en comparación con las camas de hospital estándar, ya que la evidencia es de muy poca certeza: (RR 3,96; IC del 95%: 1,28 a 12,24), disminuida por riesgo grave de sesgo, imprecisión grave y falta de direccionalidad (un estudio; 70 participantes).

Actualmente, no hay una clara diferencia en la curación de las úlceras entre las superficies de apoyo rellenas de agua y los colchones de espuma de reemplazo: (RR 0,93; IC del 95%: 0,63 a 1,37); la evidencia de baja certeza se disminuyó por el grave riesgo de sesgo y la grave imprecisión (un estudio; 120 participantes).

No se pudieron realizar análisis adicionales para las superposiciones de poliéster frente a las superposiciones de gel (un estudio; 72 participantes), los colchones sin motor frente a los colchones con baja pérdida de aire (un estudio; 20 participantes) o los colchones estándar de hospital con superposiciones de piel de oveja frente a los colchones estándar de hospital (un estudio; 36 participantes).

Superficies de soporte de presión de alta tecnología

Actualmente, no está claro si las superficies de apoyo de alta tecnología para la presión (como las camas de baja pérdida de aire, las camas de suspensión neumática y las superficies de presión alterna) mejoran la curación de las úlceras de decúbito (14 estudios; 2923 participantes) o qué intervención puede ser más efectiva. La certeza de la evidencia es generalmente baja, disminuida sobre todo por el riesgo de sesgo, falta de direccionalidad e imprecisión.

Resultados secundarios

No se realizaron análisis con respecto a los resultados secundarios, como la comodidad de los participantes y la fiabilidad y aceptabilidad de la superficie, ya que la información al respecto en los ensayos incluidos fue muy limitada.

En general, la evidencia es de certeza baja a muy baja y se disminuyó principalmente debido al riesgo de sesgo e imprecisión con cierta falta de direccionalidad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save