Fármacos para el tratamiento de la dependencia de cannabis

Antecedentes

El consumo de cannabis es relativamente común y está muy difundido en todo el mundo. La demanda de tratamiento por parte de los consumidores de cannabis ha estado aumentando en la mayoría de las regiones del mundo. Es probable que las medidas adoptadas en algunos países para despenalizar o legalizar el consumo de cannabis hagan que esta tendencia continúe. Actualmente, no hay fármacos específicos para el tratamiento del consumo de cannabis. Esta revisión procuró evaluar la efectividad y la seguridad de los fármacos para el tratamiento de la dependencia de cannabis.

Fecha de la búsqueda

Se realizaron búsquedas en la literatura científica en marzo de 2018.

Características de los estudios

Se identificaron 21 ensayos controlados aleatorizados (estudios clínicos en los que los pacientes se asignan al azar a uno de dos o más grupos de tratamiento) en los que participaron 909 pacientes tratados con fármacos activos y 846 que recibieron placebo (un tratamiento simulado). Las características clave del consumo de drogas dependientes son el consumo compulsivo, la pérdida de control sobre el consumo y los síntomas de abstinencia en la cesación del consumo de drogas. Esta revisión incluyó estudios en que los participantes fueron descritos como dependientes o podían ser dependientes en base al consumo de cannabis durante varios días a la semana o diariamente.

La edad media de los participantes en los estudios individuales oscilaba entre 22 y 41 años, excluyendo tres estudios dirigidos a los jóvenes. La mayoría (75%) de los participantes en los estudios eran hombres. La mayoría (16) de los estudios se realizaron en los Estados Unidos, tres de ellos en Australia, uno en el Canadá y uno en Israel. En los estudios, se ensayó una amplia gama de fármacos para reducir los síntomas de la abstinencia del cannabis y para promover el cese o la reducción del consumo del cannabis.

Cuatro estudios recibieron fármacos en estudio de la empresa farmacéutica fabricante, pero ninguno fue financiado por las empresas farmacéuticas. Un estudio no informó sobre la financiación o la fuente de los fármacos.

Resultados clave

En cuanto al resultado de la abstinencia al final del tratamiento, los preparados de Δ9-tetrahidrocannabinol (THC, el principal componente del cannabis) probablemente no fueron efectivos; los antidepresivos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, los antidepresivos de acción mixta, un fármaco llamado buspirona y un fármaco llamado N-acetilcisteína también pueden haber sido inefectivos; y no se sabe a ciencia cierta cuál es el efecto de los anticonvulsivantes y los estabilizadores del estado de ánimo.

En cuanto al resultado de la finalización del período de tratamiento programado, es posible que los preparados de THC, los antidepresivos de acción mixta, los anticonvulsivantes y los estabilizadores del estado de ánimo no hayan sido efectivos, no se sabía con certeza el efecto de los antidepresivos ISRS, y probablemente la N-acetilcisteína no apoyaba la finalización del tratamiento. El uso de anticonvulsivantes y estabilizadores del estado de ánimo puede haber aumentado la probabilidad de que los pacientes abandonen el tratamiento antes de tiempo.

Los preparados de THC y la N-acetilcisteína probablemente no tenían más probabilidades de causar efectos secundarios que el placebo, los antidepresivos de acción mixta y la buspirona no tenían más probabilidades de causar efectos secundarios que el placebo, y no había certeza acerca de los antidepresivos ISRS.

Según las investigaciones actuales, todos los fármacos deben considerarse aún experimentales.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia de muchos de los resultados de esta revisión fue baja o muy baja porque cada fármaco fue investigado por un pequeño número de estudios (que van de uno a cuatro), cada estudio incluyó un pequeño número de participantes, hubo cierta incoherencia en los resultados y hubo un riesgo de sesgo debido a que los participantes del estudio abandonaron el tratamiento.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia incompleta de todas las farmacoterapias investigadas, y para muchos resultados, la calidad de la evidencia fue baja o muy baja. Los resultados indican que los antidepresivos ISRS, los antidepresivos de acción mixta, el bupropión, la buspirona y la atomoxetina probablemente tienen poco valor para el tratamiento de la dependencia de la cannabis. Dada la limitada evidencia de eficacia, los preparados de THC deben considerarse todavía experimentales, con algunos efectos positivos en los síntomas de abstinencia y el deseo de consumirlos. La base de evidencia del anticonvulsivante gabapentina, oxitocina y N-acetilcisteína es débil, pero también vale la pena seguir investigando estos fármacos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

A nivel mundial, el consumo de cannabis es prevalente y generalizado. Actualmente, no hay farmacoterapias aprobadas para el tratamiento de los trastornos por consumo de cannabis.

Ésta es una actualización de una revisión Cochrane publicada por primera vez en la Cochrane Library en el Número 12, 2014.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de las farmacoterapias comparadas entre sí, placebo o ninguna farmacoterapia (atención de apoyo) para reducir los síntomas de la abstinencia de cannabis y promover el cese o la reducción del consumo de cannabis.

Métodos de búsqueda: 

Se actualizaron las búsquedas en las siguientes bases de datos hasta marzo de 2018: Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE, Embase, PsycINFO y Web of Science.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados que incluyen el uso de fármacos para tratar la abstinencia del cannabis o para promover el cese o la reducción del consumo de cannabis, o ambos, en comparación con otros fármacos, placebo o ninguna medicación (atención de apoyo) en pacientes diagnosticados como dependientes del cannabis o que tenían probabilidades de serlo.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron 21 ECA con 1755 participantes. En 18 estudios, se reclutaron adultos (edad media de 22 a 41 años); tres estudios se centraron en los jóvenes (edad media de 20 años). La mayoría (75%) de los participantes eran hombres. Los estudios tenían un bajo riesgo de sesgo de rendimiento, detección y notificación de resultados selectivos. Un estudio corría el riesgo de sesgo de selección y tres estudios corrían el riesgo de sesgo de desgaste.

Todos los estudios incluyeron la comparación de fármacos activos y placebo. Los fármacos eran diversos, al igual que los resultados informados, lo que limitaba el alcance del análisis.

La abstinencia al final del tratamiento no fue más probable con las preparaciones de Δ9-tetrahidrocannabinol (THC) que con el placebo (riesgos relativos (RR) 0,98, intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,64 a 1,52; 305 participantes; tres estudios; evidencia de calidad moderada). En el caso de los antidepresivos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los antidepresivos de acción mixta, los anticonvulsivantes y los estabilizadores del estado de ánimo, la buspirona y la N-acetilcisteína, no hubo diferencias en la probabilidad de abstinencia al final del tratamiento en comparación con el placebo (evidencia de baja a muy baja calidad).

Hubo evidencia cualitativa de la reducción de la intensidad de los síntomas de abstinencia con los preparados de THC en comparación con el placebo. En el caso de otras farmacoterapias, este resultado no se examinó o no se notificaron diferencias significativas.

Los efectos adversos no fueron más probables con las preparaciones de THC (RR 1,02; IC del 95%: 0,89 a 1,17; 318 participantes; tres estudios) o con la N-acetilcisteína (RR 0,94; IC del 95%: 0,71 a 1,23; 418 participantes; dos estudios) en comparación con el placebo (evidencia de calidad moderada). En el caso de los antidepresivos ISRS, los antidepresivos de acción mixta, la buspirona y la N-acetilcisteína, no hubo diferencias en los efectos adversos en comparación con el placebo (evidencia de baja a muy baja calidad).

No hubo diferencias en la probabilidad de que se retirara el tratamiento debido a los efectos adversos de los preparados de THC, los antidepresivos ISRS, los antidepresivos de acción mixta, los anticonvulsivantes y los estabilizadores del estado de ánimo, la buspirona y la N-acetilcisteína en comparación con el placebo (evidencia de baja a muy baja calidad).

No hubo diferencias en la probabilidad de finalización del tratamiento con preparados de THC, antidepresivos ISRS, antidepresivos de acción mixta y buspirona en comparación con el placebo (evidencia de baja a muy baja calidad) o con N-acetilcisteína en comparación con el placebo (RR 1,06; IC del 95%: 0,93 a 1,21; 418 participantes; dos estudios; evidencia de calidad moderada). Los anticonvulsivantes y los estabilizadores del estado de ánimo parecieron reducir la probabilidad de finalización del tratamiento (RR 0,66; IC del 95%: 0,47 a 0,92; 141 participantes; tres estudios; evidencia de baja calidad).

La evidencia disponible sobre la gabapentina (anticonvulsivante), la oxitocina (neuropéptido) y la atomoxetina fueron insuficientes para estimar su efectividad.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save