Uso repetido de fármacos hormonales justo antes o después de las relaciones sexuales para prevenir el embarazo

Actualmente no hay un método anticonceptivo oral aprobado para su uso solo cuando sea necesario, es decir, en el momento de las relaciones sexuales. Sin embargo, es posible que muchas mujeres deseen utilizar un método de este tipo. Esta revisión analiza estudios de diferentes fármacos administrados alrededor del acto sexual para determinar cuán bien funcionan para prevenir el embarazo. También se evaluó la seguridad de los fármacos y si las mujeres los aceptan.

Se realizaron búsquedas electrónicas hasta el 1 de septiembre 2014 de estudios relevantes en cualquier idioma. En la revisión inicial también se escribió a los investigadores para encontrar otros ensayos. Se evaluó la calidad de los métodos de investigación utilizados en los estudios. Se utilizó el Índice Pearl para calcular el efecto. El Índice Pearl es el número de embarazos por cada 100 años de uso de la píldora.

Se encontraron 22 estudios de los últimos 40 años. En ellos hubo en total 12 400 mujeres de Europa, Asia y América. Quince ensayos estudiaron diferentes dosis de la hormona levonorgestrel y siete analizaron otras hormonas. Estos estudios encontraron que la administración de algunas hormonas justo antes o después de las relaciones sexuales evitó el embarazo. En particular, el levonorgestrel pareció funcionar bien y fue seguro y aceptado por miles de mujeres en varios ensayos grandes. Los efectos secundarios más frecuentes fueron los problemas de sangrado menstrual. Sin embargo, los problemas de hemorragia no siempre estuvieron relacionados con la frecuencia con la que las mujeres tomaron las píldoras ni con la dosis total del fármaco.

La mayoría de los estudios fueron antiguos y muchos informes no estaban completos. Sin embargo, los datos tuvieron una calidad moderada debido a la gran cantidad de mujeres en estos estudios, las bajas tasas de embarazo y los resultados consistentes. No se conoce con certeza si la administración repetida de levonorgestrel en el momento de las relaciones sexuales es un método de control de la natalidad bueno y seguro. Se necesitan más estudios de investigación de alta calidad para responder a la pregunta.

Conclusiones de los autores: 

Los estudios de los regímenes de LNG pericoital proporcionaron resultados prometedores, pero muchos de ellos tuvieron graves problemas metodológicos. La mayoría de los informes tenían décadas de antigüedad y proporcionaron información limitada. Sin embargo, se consideró que la evidencia fue de calidad moderada debido al gran número de participantes de diversas poblaciones, las bajas tasas de embarazo y los resultados consistentes en los estudios. Todavía se necesitan estudios de investigación rigurosos para confirmar la eficacia y la seguridad del uso pericoital del LNG como medio principal de anticoncepción entre las mujeres con relaciones sexuales poco frecuentes. Si el método muestra ser eficaz, seguro y aceptable, los resultados pueden justificar la revisión de las recomendaciones actuales de la OMS y las estrategias de comercialización.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Actualmente no se recomienda el uso repetido de la anticoncepción hormonal poscoital debido al aumento del riesgo de efectos secundarios y a la menor efectividad anticonceptiva, en comparación con otros métodos modernos de anticoncepción. Sin embargo, la evidencia que ha surgido indica el interés renovado en un método regular de anticoncepción oral dependiente del coito. Se volvieron a evaluar los datos existentes sobre la seguridad y la efectividad del uso pericoital del levonorgestrel y otros fármacos hormonales para prevenir el embarazo.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y la seguridad del uso repetido de la anticoncepción hormonal pre y poscoital para la prevención del embarazo.

Métodos de búsqueda: 

Se buscaron hasta el 1 de septiembre 2014 los ensayos que probaron la administración repetida de fármacos hormonales antes y después del coito para la prevención del embarazo. Las bases de datos incluyeron CENTRAL, MEDLINE y POPLINE. También se buscaron ensayos en curso en ClinicalTrials.gov y la ICTRP. Para la revisión inicial, también se buscó en EMBASE, CINAHL y LILACS, y se le escribió a los investigadores para identificar otros ensayos.

Criterios de selección: 

Se consideraron los estudios publicados y no publicados de la administración repetida poscoital o inmediatamente precoital de fármacos hormonales para la anticoncepción, donde el embarazo fuera una medida de resultado.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente confirmaron la elegibilidad y extrajeron los datos de los estudios incluidos. Los intervalos de confianza (IC) alrededor de los índices Pearl del estudio individual se calcularon mediante una distribución Poisson. Cuando fue apropiado se presentaron los cálculos del estudio individual y los cálculos agrupados y los IC del 95%.

Resultados principales: 

Se encontraron 22 ensayos que evaluaron la administración pericoital de LNG y otros fármacos hormonales de forma regular para prevenir el embarazo. Los estudios incluyeron un total de 12 400 participantes y se realizaron en Europa, Asia y América. Los fármacos y las dosis evaluadas incluyeron 0,75 mg de levonorgestrel (LNG) (11 estudios), LNG en dosis distintas a 0,75 mg (cuatro ensayos) y hormonas distintas al LNG (siete ensayos). Los resultados incluyeron tasas de embarazo, interrupción, efectos secundarios y aceptabilidad.

El levonorgestrel (LNG) pericoital fue razonablemente eficaz y seguro. El índice Pearl agrupado para la dosis de 0,75 mg de LNG fue 5,4 por 100 años-mujer (AM) (IC del 95%: 4,1 a 7,0). El índice Pearl agrupado para todas las dosis de LNG fue 5,0 por cada 100 años-mujer (IC del 95%: 4,4 a 5,6). Otros fármacos hormonales parecieron ser alentadores, pero la mayoría de ellos no se estudiaron ampliamente. Las irregularidades menstruales fueron los efectos secundarios informados con mayor frecuencia. Los estudios no proporcionaron evidencia consistente con respecto a una posible relación entre las anomalías del sangrado y la frecuencia de la ingesta de las píldoras o la dosis total del fármaco. Se informó de que los efectos secundarios no menstruales fueron leves y no se tabularon en la mayoría de los estudios. La mayoría de las mujeres aceptaron el método pericoital, a pesar de las irregularidades menstruales frecuentes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save