Comparación de los tratamientos médicos para el aborto espontáneo con la espera de que la naturaleza siga su curso o el uso de una cirugía para vaciar el útero

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.
Comparación de los tratamientos médicos para el aborto espontáneo con la espera de que la naturaleza siga su curso o el uso de una cirugía para vaciar el útero

El aborto espontáneo ocurre cuando una mujer embarazada pierde a su feto antes de que el mismo sea considerado capaz de sobrevivir fuera del útero, es decir antes de las 24 semanas de gestación. El aborto espontáneo ocurre en cerca del 10% al 15% de los embarazos y los signos son hemorragia, generalmente con dolor, y calambres abdominales. Con frecuencia la causa del aborto espontáneo se desconoce, pero es probable que la mayoría se deba a anomalías en los cromosomas del embrión. Las mujeres que presentan un aborto espontáneo pueden estar muy angustiadas y pueden tener sentimientos de vacío, culpa y fracaso. Los padres también se pueden afectar emocionalmente. Tradicionalmente, la cirugía (legrado o aspiración al vacío) ha sido el tratamiento utilizado para extraer cualquier tejido retenido y es rápida de realizar. Actualmente se ha indicado que los tratamientos médicos (generalmente el misoprostol) pueden ser igualmente efectivos y conllevar menos riesgo de infección. Esta revisión se realizó para comparar los tratamientos médicos con cirugía o ningún tratamiento. La revisión identificó 15 estudios que incluyeron 2 750 mujeres con una gestación menor de 13 semanas. Hubo varias formas diferentes de administrar los fármacos, por lo que los datos para cada comparación son limitados. En general la revisión no encontró diferencias en el éxito entre el misoprostol y la espera para el aborto espontáneo, ni entre el misoprostol y la cirugía. La tasa general de éxito fue del 80% y en ocasiones alcanzó el 99%, y un estudio no identificó diferencias en la fertilidad posterior entre los tratamientos. El misoprostol vaginal se comparó con el misoprostol oral en un estudio que no encontró diferencias en el éxito, pero hubo más casos de diarrea con misoprostol oral. Sin embargo, en general las mujeres parecieron satisfechas con su atención independientemente del tratamiento administrado. La revisión indica que el misoprostol o la espera para la expulsión espontánea de los fragmentos son alternativas importantes a la cirugía, pero a las mujeres se les debe ofrecer una opción fundamentada. Es evidente que se necesitan estudios adicionales para confirmar estos hallazgos. Se necesitan con urgencia estudios sobre mujeres con abortos espontáneos cuando la gestación es mayor de 13 semanas.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas disponibles indican que el tratamiento médico con misoprostol y el tratamiento expectante son alternativas aceptables a la evacuación quirúrgica habitual debido a la disponibilidad de recursos del servicio de salud para apoyar los tres enfoques. A las mujeres que presentan un aborto espontáneo antes de las 13 semanas se les debe ofrecer una opción fundamentada.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El aborto espontáneo ocurre en el 10% al 15% de los embarazos. El tratamiento tradicional posterior al aborto espontáneo ha sido la realización de una cirugía para extraer del útero cualquier tejido restante del embarazo. Sin embargo, se ha indicado que los tratamientos médicos farmacológicos o el tratamiento expectante (ningún tratamiento) también pueden ser efectivos, seguros y aceptables.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad, la seguridad y la aceptabilidad de cualquier tratamiento médico para el aborto espontáneo incompleto temprano (antes de las 24 semanas).

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (septiembre 2009).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que compararan el tratamiento médico con el tratamiento expectante o la cirugía. Se excluyeron los ensayos cuasialeatorios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente los estudios para su inclusión y el riesgo de sesgo, y extrajeron los datos. Se verificó la introducción de datos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 15 estudios (2 750 mujeres), y ningún estudio consideró mujeres con una gestación de más de 13 semanas. Los estudios consideraron varias comparaciones, por lo que los datos son limitados.

Tres ensayos compararon el tratamiento con misoprostol (administrado por vía vaginal) con el tratamiento expectante. No hubo diferencias significativas en el aborto espontáneo completo (cociente de riesgos [CR] promedio 1,23, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,72 a 2,10; dos estudios; 150 mujeres), ni en la necesidad de evacuación quirúrgica (CR promedio 0,62 IC del 95%: 0,17 a 2,26; dos estudios, 308 mujeres). Hubo datos escasos sobre "muertes o complicaciones graves".

Nueve estudios que incluyeron 1 766 mujeres consideraron la comparación del misoprostol (cuatro por vía oral, cuatro por vía vaginal, uno por vía vaginal + vía oral) con la evacuación quirúrgica. No hubo diferencias estadísticamente significativas en el aborto espontáneo completo (CR promedio 0,96, IC del 95%: 0,92 a 1,00; ocho estudios; 1 377 mujeres) con una tasa de éxito alta para ambos métodos. En general hubo menos evacuaciones quirúrgicas con el misoprostol (CR promedio 0,07, IC del 95%: 0,03 a 0,18; ocho estudios; 1 538 mujeres) pero más procedimientos no programados (CR promedio 6,32, IC del 95%: 2,90 a 13,77; seis estudios; 1 158 mujeres). Hubo datos escasos sobre "muertes o complicaciones graves".  

Las pruebas limitadas indican que en general las mujeres parecieron satisfechas con su atención. El seguimiento a largo plazo de un estudio incluido no identificó diferencias en la fertilidad posterior entre los tres enfoques.

Share/Save