Efecto del uso limitado de chupetes sobre la duración de la lactancia materna en los recién nacidos a término

¿Cuál es el problema y por qué es importante?

El chupete, utilizado para calmar al recién nacido, se ha convertido en una norma cultural en muchas partes del mundo. El uso ilimitado de chupetes podría confundir a los recién nacidos con respecto a los pezones y, por lo tanto, interrumpir de manera temprana la lactancia materna. Se deseaba explorar el efecto de limitar el uso del chupete sobre la duración de la lactancia.

¿Qué evidencia se encontró?

La búsqueda se actualizó el 30 de junio 2016. Se identificaron tres estudios con 1915 recién nacidos. No fue posible incluir un estudio en el análisis, por lo que los resultados se basan en dos estudios en los que participaron 1302 recién nacidos. Las madres de los estudios fueron motivadas a lactar y se reclutaron inmediatamente después del parto y a las dos semanas de vida, respectivamente. Se comprobó que el uso no limitado de un chupete no afectó la proporción de recién nacidos con lactancia materna exclusiva o parcial a los tres y cuatro meses. Los estudios fueron notablemente consistentes. La evidencia de consideró de calidad moderada. No se informó del efecto del uso del chupete sobre las dificultades de lactancia que experimentan las madres, la satisfacción materna, el llanto y la intranquilidad del recién nacido. así como los problemas infantiles como la otitis media y la maloclusión dental.

¿Qué significa esto?

En las madres motivadas hay evidencia de calidad moderada de que el uso de chupetes antes y después de que la lactancia se haya establecido, en recién nacidos a término saludables que reciben lactancia, no reduce la duración de la lactancia materna hasta los cuatro meses de vida. Sin embargo, no hay información suficiente sobre los posible efectos perjudiciales de los chupetes en los recién nacidos ni en las madres. Hasta que se disponga de más información sobre los efectos de los chupetes en el recién nacido, se debe alentar a las madres que estén bien motivadas a amamantar a sus hijos a que tomen una decisión sobre el uso de un chupete basada en sus preferencias personales.

Conclusiones de los autores: 

El uso de chupetes en los recién nacidos a término saludables que reciben lactancia, y que comienza a partir del parto o después de establecida la lactancia materna, no afectó significativamente la prevalencia ni la duración de la lactancia materna exclusiva y parcial hasta los cuatro meses de vida. Sin embargo, existe una falta de evidencia para evaluar las dificultades que enfrentan las madres en la lactancia materna a corto plazo y el efecto a largo plazo de los chupetes sobre la salud del recién nacido.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Para iniciar con éxito y mantener la lactancia materna durante más tiempo, los Diez Pasos para la Lactancia Materna Exitosa de la Organización Mundial de la Salud recomiendan evitar completamente las mamas artificiales o los chupetes para los recién nacidos que reciben lactancia. Han surgido preocupaciones porque el hecho de ofrecer el chupete en lugar de la mama para calmar al recién nacido puede dar lugar a episodios menos frecuentes de lactancia, lo que puede reducir la producción de leche materna y acortar la duración de la lactancia.

Objetivos: 

Evaluar el efecto del uso de chupetes versus ningún uso de chupetes en recién nacidos a término saludables, cuyas madres han iniciado la lactancia materna y se proponen seguir con esta lactancia exclusivamente, sobre la duración de la lactancia, otros resultados de lactancia materna y la salud del recién nacido.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (30 de junio 2016) y en las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados y cuasialeatorizados que compararon el uso limitado versus no limitado de chupetes en recién nacidos sanos a término que hayan iniciado la lactancia materna.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente evaluaron los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud. La calidad de la evidencia se evaluó mediante el enfoque GRADE.

Resultados principales: 

Se encontraron tres ensayos (con 1915 recién nacidos) para su inclusión en la revisión, pero solo se incluyeron en el análisis dos (con 1302 recién nacidos a término saludables que recibieron lactancia). El metanálisis de los dos estudios combinados mostró que el uso de chupetes en recién nacidos sanos no tuvo un efecto significativo sobre la proporción de recién nacidos alimentados exclusivamente con leche materna a los tres meses (riesgo relativo [RR] 1,01; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,96 a 1,07; dos estudios, 1228 recién nacidos), y a los cuatro meses de edad (RR 1.01; IC del 95%: 0,94 a 1,09, un estudio, 970 recién nacidos, evidencia de calidad moderada), y tampoco tuvo efectos sobre la proporción de recién nacidos alimentados parcialmente con leche materna a los tres meses (RR 1,00; IC del 95%: 0,98 a 1,02; dos estudios, 1228 recién nacidos), y a los cuatro meses de edad (RR 0,99; IC del 95%: 0,97 a 1,02; un estudio, 970 recién nacidos). Ninguno de los ensayos incluidos informó datos sobre las otras medidas de resultado primarias, es decir, la duración de la lactancia materna parcial o exclusiva, o las medidas de resultado secundarias: dificultades de la lactancia materna (mastitis, pezones agrietados, congestión mamaria); la salud del recién nacido (maloclusión dental, otitis media, candidiasis oral; síndrome de muerte súbita del recién nacido [SMSL]); la satisfacción materna y el nivel de confianza en la crianza de los hijos. Un estudio informó que el hecho de evitar el uso de chupetes no tuvo efectos sobre el comportamiento de llorar/quejarse a las cuatro, seis o nueve semanas, y también informó que no tuvo efectos sobre el riesgo de destete antes de los tres meses de edad; sin embargo, los datos no estuvieron completos, por lo que no fue posible incluirlos en el análisis.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save