Intervenciones (aparte de las farmacológicas, psicosociales o psicológicas) para el tratamiento de la depresión prenatal

No hay suficiente evidencia disponible para determinar si la acupuntura, el masaje materno, la terapia de luz brillante o los ácidos grasos omega-3 son intervenciones efectivas para tratar la depresión prenatal.

Aproximadamente el 12% de las mujeres sufrirán de depresión durante el embarazo. Los estudios de investigación indican que las mujeres que experimentan un estrés significativo, tienen antecedentes de depresión, carecen de apoyo social, tienen antecedentes de violencia doméstica, no están casadas y viven solas, y tienen un embarazo no deseado o malas relaciones pueden tener un mayor riesgo que otras mujeres de desarrollar depresión prenatal. Los síntomas pueden incluir sentimientos abrumadores de tristeza y pena, pérdida de interés o placer en actividades que se suelen disfrutar, sentimientos de inutilidad o culpa, falta de sueño, cambio de apetito, fatiga grave y dificultad para concentrarse. Desafortunadamente, la depresión durante el embarazo se relaciona con conductas de autocuidado deficiente que pueden afectar la salud del feto y pone a la mujer en riesgo significativo de presentar depresión postparto. Muchas mujeres prefieren no tomar medicamentos durante el embarazo y a menudo se interesan por otras formas complementarias de tratamiento. La revisión solo encontró seis ensayos controlados aleatorizados con 402 mujeres que evaluaron la acupuntura específica para la depresión (la inserción de agujas en los tejidos corporales superficiales con fines correctivos), el masaje materno, la terapia de luz brillante y los ácidos grasos omega-3 para el tratamiento de la depresión prenatal. Los ensayos incluidos fueron demasiado pequeños para establecer conclusiones, además de que utilizaron diversas intervenciones, medidas de resultado y comparaciones. Este ensayo no proporcionó evidencia suficiente para determinar si las terapias psicológicas son un tratamiento efectivo para la depresión prenatal. Se necesitan estudios de investigación adicionales.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia no es concluyente para permitir establecer recomendaciones sobre la acupuntura específica para la depresión, el masaje materno, la terapia de luz brillante y los ácidos grasos omega-3 para el tratamiento de la depresión prenatal. Los ensayos incluidos fueron demasiado pequeños, con muestras no generalizables, para hacer cualquier recomendación.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Un metanálisis de 21 estudios indica que la tasa media de prevalencia de la depresión en todo el período prenatal es del 10,7%, y que varía entre el 7,4% en el primer trimestre y un máximo del 12,8% en el segundo trimestre. Debido a las preferencias maternas con el tratamiento y las posibles preocupaciones por los resultados de la salud fetal e infantil, se necesitan opciones de tratamiento no farmacológicas.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de las intervenciones que no sean farmacológicas, psicosociales o psicológicas, en comparación con la atención habitual antes del parto, para el tratamiento de la depresión prenatal.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (31 de enero 2013), se examinaron las referencias secundarias y se estableció contacto con expertos en el campo para identificar otros ensayos publicados o no publicados.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos controlados aleatorizados publicados y no publicados de calidad aceptable que evaluaron intervenciones no farmacológicas / psicosociales / psicológicas para tratar la depresión prenatal.

Obtención y análisis de los datos: 

Todos los autores de la revisión participaron de manera independiente en la evaluación de la calidad metodológica y la extracción de los datos. Se presentaron los resultados mediante el riesgo relativo (RR) para los datos categóricos y la diferencia de medias (DM) para los datos continuos.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis ensayos en los que participaron 402 mujeres de los Estados Unidos, Suiza y Taiwán. En la mayoría de las comparaciones, un solo ensayo proporcionó datos y hubo pocas diferencias estadísticamente significativas entre los grupos control y de intervención.

En un ensayo con 38 mujeres el masaje materno comparado con la acupuntura no específica (grupo control) no disminuyó significativamente el número de mujeres con depresión clínica o sintomatología depresiva inmediatamente después del tratamiento (RR 0,80; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,25 a 2,53; DM -2,30; IC del 95%: -6,51 a 1,91 respectivamente). En otro ensayo con 88 mujeres no hubo diferencias en la respuesta al tratamiento o en las tasas de remisión de la depresión en las mujeres que recibieron masaje materno, en comparación con las que recibieron acupuntura no específica (RR 1,33; IC del 95%: 0,82 a 2,18; RR 1,14; IC del 95%: 0,59 a 2,19 respectivamente).

En un ensayo con 35 mujeres, la acupuntura específicamente para tratar los síntomas de la depresión, en comparación con la acupuntura inespecífica, no disminuyó significativamente el número de mujeres con depresión clínica o sintomatología depresiva inmediatamente después del tratamiento (RR 0,47; IC del 95%: 0,11 a 2,13; DM -3,00; IC del 95%: -8,10 a 2,10). Sin embargo, las mujeres que recibieron acupuntura específica para la depresión tuvieron más probabilidades de responder al tratamiento, en comparación con las que recibieron acupuntura no específica (RR 1,68; IC del 95%: 1,06 a 2,66).

En un ensayo con 149 mujeres, el masaje materno por parte de la pareja de la mujer, en comparación con la atención estándar, disminuyó significativamente el número de mujeres con sintomatología depresiva inmediatamente después del tratamiento (DM -6,70; IC del 95%: -9,77 a -3,63).

Además, las mujeres que recibieron terapia de luz brillante tuvieron un cambio significativamente mayor en sus puntuaciones medias de depresión durante las cinco semanas de tratamiento que las que recibieron placebo de luz tenue (un ensayo, n = 27; DM -4,80; IC del 95%: -8,39 a -1,21). Sin embargo, no tuvieron más probabilidades de tener una respuesta al tratamiento o de experimentar una mayor tasa de remisión (RR 1,79; IC del 95%: 0,90 a 3,56; RR 1,89; IC del 95%: 0,81 a 4,42).

Por último, dos ensayos examinaron el efecto del tratamiento con aceites omega-3. Las mujeres que recibieron omega-3 tuvieron una puntuación media de depresión significativamente más baja después de ocho semanas de tratamiento que las que recibieron placebo (un ensayo, n = 33; DM -4,70; IC del 95%: -7,82 a -1,58). Por el contrario, en un ensayo más pequeño (21 mujeres) no hubo diferencias significativas en el cambio de las puntuaciones medias de depresión para las mujeres que recibieron omega-3 y las que recibieron placebo (DM 0,36; IC del 95%: -0,17 a 0,89), y las mujeres que recibieron omega-3 no tuvieron más probabilidades de responder al tratamiento (RR 2,26; IC del 95%: 0,78 a 6,49), ni de tener tasas de remisión más altas (RR 2,12; IC del 95%: 0,51 a 8,84). Las mujeres del grupo placebo tuvieron la misma probabilidad de informar un efecto secundario que las del grupo de omega-3 (RR 1,12; IC del 95%: 0,56 a 2,27).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save