Tratamientos psicológicos y conductuales para el trastorno por ataque no epiléptico

Los ataques no epilépticos se parecen a las convulsiones epilépticas, aunque no son causados por epilepsia. Ha habido muchas investigaciones sobre las causas, aunque hay pocas pruebas disponibles acerca del tratamiento exitoso. Se examinaron los estudios existentes que trataron a pacientes con ataques no epilépticos. Se encontraron 12 estudios que consideraban diferentes tipos de tratamiento como psicoterapia, terapia cognitivo-conductual e hipnosis. Para estos 12 estudios, se reclutaron 343 participantes. Cuatro estudios fueron ensayos controlados aleatorios, y ocho fueron estudios no aleatorios. La mayoría de los ensayos controlados incluían a pacientes con otros diagnósticos, así como ataques no epilépticos. La mayoría de los estudios no aleatorios incluían a pacientes con ataques no epilépticos en la mayoría de los casos. La mayoría de los estudios incluidos informaron mejores resultados para el tratamiento que estaban investigando. Un ensayo aleatorio que investigaba la terapia cognitivo-conductual halló que las convulsiones se redujeron significativamente. Debido a la variedad de tratamientos y diseños de los estudios incluidos, no fue posible combinar los resultados para producir un resultado general para la revisión.

Muchos de los estudios no utilizaron métodos satisfactorios, lo cual significó que las pruebas se consideraron en riesgo alto de sesgo. Las pruebas generales para el resultado principal de la reducción de las convulsiones como resultado del tratamiento no se consideran fiables excepto en un estudio. La conclusión es que hay pocas pruebas fiables para apoyar el uso de cualquier tratamiento para los pacientes con ataques no epilépticos. Las pruebas incluidas en esta revisión están actualizadas hasta el 4 de febrero de 2013.

Conclusiones de los autores: 

Hay pocas pruebas fiables para apoyar el uso de cualquier tratamiento, incluida la TCC, en el tratamiento de las convulsiones no epilépticas. Se necesitan ensayos controlados aleatorios adicionales de la TCC y otras intervenciones.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las convulsiones psicogénicas no epilépticas, también conocidas como trastorno por ataque no epiléptico (TANE), tienen la apariencia exterior de la epilepsia en ausencia de correlativos fisiológicos o electroencefalográficos. Las convulsiones no epilépticas pueden ocurrir por separado o en combinación con convulsiones epilépticas. El desarrollo y mantenimiento de las convulsiones no epilépticas han sido bien documentadas, y es cada vez más importante la literatura sobre el tratamiento de las convulsiones no epilépticas que incluye terapias no psicológicas (con tratamiento farmacológico ansiolítico y antidepresivo) y psicológicas (con terapia cognitivo-conductual [TCC], hipnoterapia y terapia paradójica). Se han probado diversas metodologías de tratamiento con éxito variable. La finalidad de esta revisión Cochrane fue establecer la base de pruebas sobre el tratamiento de las convulsiones no epilépticas con tratamientos conductuales y psicológicos solamente.

Objetivos: 

Evaluar si los tratamientos conductuales o psicológicos para las convulsiones no epilépticas o el TANE dan lugar a una reducción de la frecuencia de las convulsiones o a una mejoría en la calidad de vida, o ambas, y si algún tratamiento es significativamente más efectivo que los otros.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Epilepsia (Cochrane Epilepsy Group) (4 febrero 2013), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2013, número 1) (enero 2013), MEDLINE (1946 hasta 4 febrero 2013), PsycINFO (4 febrero 2013) y en SCOPUS (4 febrero 2013). No se impusieron restricciones de idioma. Se buscaron informes adicionales de estudios pertinentes en las listas de referencias de los estudios recuperados

Criterios de selección: 

Los ensayos controlados aleatorios (ECA) y los estudios controlados y no controlados de antes y después reunieron los requisitos para la inclusión. Se requirió que los estudios evaluaran uno o más tipos de intervenciones conductuales o psicológicas, o ambas, para el tratamiento de las convulsiones no epilépticas. Los estudios de las convulsiones no epilépticas de la niñez fueron excluidos de la revisión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión (JM, JP) evaluaron los ensayos para su inclusión de forma independiente y extrajeron los datos. Los resultados incluyeron la reducción de la frecuencia de las convulsiones y mejoría de la calidad de vida.

Resultados principales: 

Doce estudios, con un total de 343 participantes, cumplieron con los criterios de inclusión (cuatro ECA y ocho estudios no controlados de antes y después). De los cuatro ECA, uno examinó a pacientes con convulsiones no epilépticas y tres presentaron un diagnóstico combinado (pseudoconvulciones, trastorno de conversión y trastorno de somatización). La mayoría de los estudios no aleatorios utilizaron a pacientes con convulsiones no epilépticas exclusivamente. En términos generales, cinco estudios examinaron la efectividad de la psicoterapia, tres examinaron la TCC, dos investigaron la hipnosis, uno evaluó la intención paradójica y uno tuvo un diseño de intervenciones combinadas. Se clasificaron dos estudios incluidos como de bajo riesgo de sesgo, uno como incierto y nueve como de alto riesgo de sesgo. No fue posible realizar el metanálisis debido a la heterogeneidad del diseño y las intervenciones. La mayoría de los estudios incluidos informaron mejores resultados para la intervención bajo investigación. Un ECA que investigó la efectividad de la TCC en este grupo de pacientes encontró una reducción significativa de la frecuencia de las convulsiones en comparación con los controles (p < 0,001).

Tools
Information
Share/Save