Intervenciones para prevenir el aumento de peso después del abandono del hábito de fumar

Al dejar de fumar, la mayoría de la gente engorda. Muchos fumadores están preocupados por esto y dicen que puede retrasar su intento de dejar de fumar. Algunos estudios muestran que el aumento de peso también lleva a las personas a volver a fumar después de un intento inicial de dejar de fumar con éxito. Por otro lado, hay buenas razones para creer que tratar de limitar el aumento de peso puede reducir la posibilidad de dejar de fumar. Se han ensayado varios programas de fármacos y conductuales para limitar el aumento de peso después de dejar de fumar. De los tratamientos farmacológicos, la naltrexona era el más prometedor, pero no había datos sobre sus efectos en el peso una vez que el tratamiento farmacológico se interrumpía y no había suficiente evidencia para juzgar sus efectos en el abandono del hábito a largo plazo. La educación sobre el control del peso por sí sola no limitó el aumento de peso y puede socavar el cese. La educación para el control del peso con apoyo personalizado que daba retroalimentación sobre los objetivos personales y una receta de energía personal limitaban el aumento de peso y no había evidencia de que eso socavara el cese. El uso intermitente de un VLCD mejoró el éxito del cese y el aumento de peso a corto plazo, pero no a largo plazo.

Algunos tratamientos para dejar de fumar también limitaron el aumento de peso. El bupropión, la fluoxetina, la TRN y la vareniclina limitaron el aumento de peso durante el tratamiento; sin embargo, los efectos en la reducción del aumento de peso fueron menores después de que se interrumpió el tratamiento y no hubo evidencia suficiente para asegurarse de que estos efectos persistieran a largo plazo. Hubo alguna evidencia que sugería que el ejercicio reducía el aumento de peso después de dejar de fumar, pero se necesitan más estudios para aclarar si se trata de un hallazgo fortuito. Los efectos de todas las intervenciones fueron modestos en relación con el aumento medio de peso que se produce al dejar de fumar.

Conclusiones de los autores: 

Si bien algunas farmacoterapias ensayadas para limitar el APDC muestra evidencia de éxito a corto plazo, otros problemas de las mismas y la falta de datos sobre la eficacia a largo plazo limitan su uso. La educación sobre el control del peso solamente, no es efectiva y puede reducir la abstinencia. El apoyo personalizado para el control de peso puede ser eficaz y no reducir la abstinencia, pero hay muy pocos datos para tener seguridad. Un estudio mostró que una DMBC aumentaba la abstinencia pero no prevenía el aumento de peso a largo plazo. La TCC para aceptar el aumento de peso no limitó el APDC y puede no promover la abstinencia a largo plazo. Las intervenciones de ejercicio redujeron significativamente el peso a largo plazo, pero no a corto plazo. Se necesitan más estudios para aclarar si se trata de un efecto del tratamiento o de un hallazgo fortuito. El bupropión, la fluoxetina, la TRN y la vareniclina reducen la APDC mientras se usa el medicamento. Aunque este efecto no se mantuvo un año después de dejar de fumar, la evidencia es insuficiente para excluir un modesto efecto a largo plazo. Los datos no son suficientes para hacer recomendaciones clínicas firmes sobre programas eficaces para prevenir el aumento de peso después del cese.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La mayoría de las personas que dejan de fumar aumentan de peso. Hay algunas intervenciones que han sido diseñadas para reducir el aumento de peso al dejar de fumar. Algunas intervenciones para dejar de fumar también pueden limitar el aumento de peso, aunque no se ha revisado su efecto sobre el peso.

Objetivos: 

Revisar sistemáticamente el efecto de: (1) Intervenciones dirigidas al aumento de peso después de dejar de fumar en la variación de peso y en el abandono del tabaco.

(2) Intervenciones diseñadas para ayudar a dejar de fumar que también pueden afectar plausiblemente el peso en la variación de peso después de dejar de fumar.

Métodos de búsqueda: 

Parte 1 - Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco (Cochrane Tobacco Addiction Group) y en CENTRAL en septiembre de 2011.

Parte 2 - Además, se buscaron los estudios incluidos en las siguientes revisiones Cochrane "principales": tratamiento de reemplazo de nicotina (TRN), antidepresivos, agonistas parciales de los receptores de nicotina, antagonistas de los receptores de cannabinoides tipo 1 e intervenciones de ejercicios para el abandono del hábito de fumar publicadas en el número 9, 2011 de la Cochrane Library.

Criterios de selección: 

Parte 1 - Se incluyeron ensayos de intervenciones que se dirigían al aumento de peso después de dejar de fumar y que habían medido el peso en cualquier punto de seguimiento y/o de dejar de fumar seis o más meses después del día de dejar de fumar.

Parte 2 - Se incluyeron los ensayos que habían sido incluidos en las revisiones Cochrane seleccionadas si habían reportado aumento de peso en cualquier momento.

Obtención y análisis de los datos: 

Se extrajeron datos sobre las características de base de la población de estudio, la intervención, el resultado y la calidad del estudio. El cambio de peso se expresó como la diferencia en el cambio de peso desde la línea de base hasta el seguimiento entre los brazos del ensayo y se informó sólo en los fumadores abstinentes. La abstinencia de tabaquismo se expresaba como un riesgo relativo (RR). Se utilizó la definición más rigurosa de abstinencia en cada ensayo. En los casos en que procedía, se realizó un metaanálisis utilizando el método de la varianza inversa para el peso y el método de Mantel-Haenszel para el tabaquismo utilizando un modelo de efectos fijos.

Resultados principales: 

Parte 1: Algunas intervenciones farmacológicas probadas para limitar el aumento de peso después del cese (APDC) dieron como resultado una reducción significativa del aumento de peso al final del tratamiento (dexfenfluramina (diferencia de medias (DM) -2.50 kg, intervalo de confianza (IC) del 95% -2,98 a -2,02, 1 estudio), fenilpropanolamina (DM -0.50 kg, IC del 95%: -0,80 a -0,20, N=3), naltrexona (DM -0.78 kg, IC del 95%: -1,52 a -0,05, N=2). No hubo evidencia de que el tratamiento redujera el peso a los 6 o 12 meses (m). Ninguna intervención farmacológica afectó significativamente las tasas de abandono del hábito de fumar.

La educación sobre el control del peso sólo se asoció con la no reducción del APDC al final del tratamiento (6 o 12m). Sin embargo, estas intervenciones redujeron significativamente la abstinencia a los 12m (riesgo relativo (RR) 0,66, IC del 95%: 0,48 a 0,90, N=2). El manejo personalizado para el control del peso redujo el APDC a 12m (DM -2,58 kg, IC del 95% -5,11 to -0,05, N=2) y no se asoció con una reducción significativa de la abstinencia a 12m (RR 0,74, IC del 95% 0,39 a 1,43, N=2). Una dieta muy baja en calorías (DMBC) redujo significativamente el APDC al final del tratamiento (DM -3,70 kg, IC del 95%: -4,82 to -2,58, N=1), pero no significativamente a los 12m (DM -1,30 kg, IC del 95%: -3,49 a 0,89, N=1). La DMBC aumentó las posibilidades de abstinencia a los 12m (RR 1,73, IC del 95%: 1,10 a 2,73, N=1). No hubo evidencia de que la terapia cognitivo-conductual para disipar la preocupación por el aumento de peso (TCC) redujera el APDC, pero hubo alguna evidencia de un aumento del APDC a los 6 m (DM 0,74; IC del 95%: 0,24 a 1,24). Se asoció con una mejoría en la abstinencia a los 6m (RR 1,83, IC del 95%: 1,07 a 3,13, N=2) pero no a los 12m (RR 1,25, IC del 95%: 0,83 a 1,86, N=2). Sin embargo, existió heterogeneidad estadísticamente significativa.

Parte 2: No se encontró evidencia de que las intervenciones de ejercicio redujeran significativamente el APDC al final del tratamiento (DM -0,25 kg, IC del 95%: -0,78 a 0,29, N=4), sin embargo se encontró una reducción significativa a los 12m (DM -2,07 kg, IC del 95%: -3,78 to -0,36, N=3).

Tanto el bupropión como la fluoxetina limitaron el APDC al final del tratamiento (bupropión DM -1,12 kg, IC del 95%: -1,47 to -0,77, N=7) (fluoxetina DM -0,99 kg, IC del 95%: -1,36 to -0,61, N=2). No hubo evidencia de que el efecto persistiera a los 6m (bupropión DM -0,58 kg, IC del 95%: -2,16 a 1,00, N=4), (fluoxetina DM -0,01 kg, IC del 95%: -1,11 a 1,10, N=2) o a los 12m (bupropión DM -0,38 kg, IC del 95%: -2,00 a 1,24, N=4). No había datos sobre el aumento de peso a 12m para la fluoxetina.

En general, el tratamiento con TRN atenuó el APDC al final del tratamiento (DM -0,69 kg, IC del 95%: -0,88 to -0,51, N=19), sin evidencia sólida de que el efecto fuera diferente para las diferentes formas de TRN. Hubo evidencia de una heterogeneidad estadística significativa causada por un estudio que informó de una reducción de 4,3 kg en el APDC debido a la TRN. Con este estudio eliminado, la diferencia en el cambio de peso al final del tratamiento fue -0.45 kg (IC del 95%: -0.66 to -0.27, N=18). No hubo evidencia de un efecto en el APDC a los 12m (DM -0.42 kg, IC del 95%: -0.92 a 0.08, N=15).

Se encontró evidencia de que la vareniclina redujo significativamente el APDC al final del tratamiento (DM -0,41 kg, IC del 95%: -0,63 to -0,19, N=11), pero este efecto no se mantuvo a los 6 o 12m. Tres estudios compararon el efecto del bupropión con la vareniclina. Los participantes que tomaron bupropión aumentaron significativamente menos de peso al final del tratamiento (-0,51 kg (IC del 95%: -0,93 to -0,09 kg), N=3). La comparación directa no mostró ninguna diferencia significativa en el APDC entre la vareniclina y la TRN.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save