Vacunas para prevenir el paludismo en la fase preeritrocítica

El paludismo es una enfermedad parasitaria propagada por los mosquitos. Afecta a millones de personas en todo el mundo, con una morbilidad y mortalidad significativas. Los síntomas del paludismo no complicado incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y vómitos; y los niños suelen presentar también respiración rápida, tos y convulsiones. El paludismo grave provoca inconsciencia y muerte. El paludismo no complicado casi siempre se puede curar con los fármacos adecuados, administrados poco después de la aparición de los síntomas, pero en los niños pequeños en particular, la progresión y la muerte se pueden producir en un plazo de 48 horas. La esperanza, reforzada por varias décadas de investigación cada vez más prometedora, sigue siendo que una o más vacunas para prevenir el paludismo aumentarán las herramientas de control del paludismo existentes. Se espera que el éxito de las vacunas disminuya la incidencia del paludismo, pero debido a la complejidad del organismo y a otros factores, la protección no será completa. El parásito del paludismo se desarrolla a través de varias fases en el cuerpo humano que evocan diferentes respuestas inmunológicas, y se desarrollan vacunas para todas las fases. Esta revisión analiza las vacunas dirigidas a la fase "preeritrocítica" de la vida del parásito, la fase antes de que los parásitos entren en la sangre desde el hígado. Para esta revisión se disponía de ensayos de cuatro tipos de vacunas contra P. falciparum, la especie de paludismo humano más importante. Una de ellas (la vacuna RTS,S) redujo significativamente el número de episodios de paludismo clínico y paludismo grave en los niños, mientras que las otras tres vacunas no fueron eficaces en las condiciones de los ensayos. No se observaron eventos adversos graves después de la vacunación con RTS,S que se consideraran relacionados con la vacunación, aunque si hubo eventos adversos leves como dolor de cabeza, inflamación y malestar.

Conclusiones de los autores: 

La vacuna RTS,S fue efectiva en la prevención de un número significativo de episodios clínicos de paludismo, incluyendo una buena protección contra el paludismo grave en los niños durante 18 meses. No se atribuyeron a la vacuna eventos adversos graves. La progresión de esta vacuna hacia la obtención de licencias está justificada mientras prosiguen los esfuerzos por aumentar su eficacia. Las otras vacunas no parecen prometedoras y es prioritario seguir investigando.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se desarrollan vacunas contra todas las etapas del parásito del paludismo, principalmente contra el Plasmodium falciparum, que causa la forma más grave de paludismo. Las vacunas preeritrocíticas actúan para prevenir o retrasar un ataque de paludismo atacando las etapas de esporozoito y del hígado antes de que el parásito llegue a la sangre.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de las vacunas preeritrocíticas contra el paludismo en cualquier tipo de paludismo humano.

Métodos de búsqueda: 

En mayo de 2006 se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades Infecciosas (Cochrane Infectious Diseases Group), CENTRAL (la Cochrane Library 2006, Número 1), MEDLINE, EMBASE, LILACS y Science Citation Index. Se hicieron búsquedas manuales en las actas de congresos y las listas de referencias de los artículos y se estableció contacto con investigadores en el campo.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados que compararan vacunas preeritrocíticas con placebo, una vacuna control o medidas de control antipalúdico habituales en personas de cualquier edad que reciben una prueba de provocación artificial o una exposición natural a la infección por paludismo.

Obtención y análisis de los datos: 

Los dos autores, de forma independiente, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Los resultados de los metanálisis se expresaron como riesgos relativos con intervalos de confianza (IC) del 95% mediante un análisis por intención de tratar.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve ensayos de seguridad y eficacia, y dos ensayos de seguridad, con más de 3000 participantes. En los niños semiinmunes, la vacuna RTS,S redujo los episodios clínicos de paludismo en el 26% (IC del 95%: 13% a 37%) y el paludismo grave en el 58% (IC del 95%: 15% a 79%) hasta 18 meses. La prevalencia de la parasitemia también se redujo en el 26% (IC del 95%: 11% a 38%) a los seis meses después de la inmunización. La RTS,S también redujo los episodios clínicos de paludismo en el 63% (IC del 95%: 18% a 83%) en los hombres adultos semiinmunes en el segundo año de seguimiento después de una dosis de refuerzo. No hubo eventos adversos graves relacionados con la vacuna RTS,S, aunque las frecuencias de dolor en el sitio de inyección, la inflamación, la limitación del movimiento del brazo, la cefalea y el malestar aumentaron en los grupos de la vacuna. No hubo evidencia del efecto de las vacunas CS-NANP (307 participantes, tres ensayos), la vacuna con péptido CS102 (14 participantes, un ensayo) o la vacuna ME-TRAP (372 participantes, un ensayo).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save