Alivio del dolor para la extracción de la vaina femoral después de procedimientos cardiológicos

Los procedimientos para el tratamiento no quirúrgico de la cardiopatía coronaria incluyen la angioplastia con balón (ensanchamiento mecánico de un vaso sanguíneo con obstrucción parcial o total) y la colocación de stents intracoronarios (un dispositivo para mantener abierto el vaso sanguíneo). Al comienzo de cada procedimiento, se inserta una vaina introductora a través de la piel (percutáneamente) en una arteria, con frecuencia una arteria femoral en la ingle. De esta manera, se permite que los diferentes catéteres usados para el procedimiento se puedan intercambiar fácilmente sin causar traumatismo en la piel. Al final del procedimiento, se extrae la vaina y, si el sitio de punción no se "sella" con un dispositivo de cierre, se requiere presión firme sobre el sitio durante 30 minutos o más para controlar las hemorragias y reducir las complicaciones vasculares. La extracción de la vaina y la presión firme requerida para controlar la hemorragia pueden causar dolor, aunque generalmente éste es leve. Algunos centros administran alivio del dolor como práctica habitual antes de la extracción, como morfina intravenosa o una inyección de un anestésico local en las partes blandas alrededor de la vaina (llamada inyección subcutánea). El control adecuado del dolor durante la extracción de la vaina también se asocia con una incidencia reducida de una reacción vasovagal, una complicación potencialmente grave que incluye una caída súbita de la presión arterial y una frecuencia cardíaca desacelerada.

En esta revisión sistemática de ensayos controlados aleatorios se examinaron cuatro estudios. Tres estudios que incluían a 498 participantes compararon la lignocaína subcutánea, un anestésico local de acción corta, con un grupo control (los participantes recibieron ningún alivio del dolor o una sustancia inactiva conocida como placebo). Dos estudios que incluían a 399 personas compararon los opiáceos intravenosos (fentanil o morfina) y un ansiolítico (midazolam) con un grupo control. Un ensayo que incluía a 60 personas comparó la levobupivacaína subcutánea, un anestésico local de acción prolongada, con un grupo control. Los regímenes de dolor intravenoso y la levobupivacaína subcutánea parecen reducir el dolor presentado durante la extracción de la vaina femoral. Sin embargo, el tamaño de la reducción fue pequeño. Los participantes, que recibieron lignocaína subcutánea o que estaban en el grupo control, no experimentaron una reducción significativa del dolor. No hubo datos suficientes para determinar una correlación entre la administración de alivio del dolor y eventos adversos o complicaciones. Algunos pacientes pueden beneficiarse del alivio del dolor habitual mediante los regímenes de levobupivacaína o dolor intravenoso. Identificar quiénes son los beneficiarios potenciales del alivio del dolor requiere juicio clínico y consideración de la preferencia del paciente. El nivel leve de dolor generalmente experimentado en este procedimiento no debe afectar la decisión, ya que algunos pacientes pueden experimentar niveles moderados de dolor durante la atención convencional de la herida.

Conclusiones de los autores: 

No se encontraron estudios nuevos desde la última versión de esta revisión y por tanto, las conclusiones siguen siendo las mismas. Los regímenes de dolor intravenoso y la levobupivacaína pueden tener mayor eficacia en comparación con el control para el tratamiento del dolor relacionado con la extracción de la vaina femoral. Sin embargo, todavía se requiere un estudio definitivo porque la diferencia clínica es pequeña. No existen pruebas que apoyen el uso de la lignocaína subcutánea. No hay pruebas suficientes para determinar si el alivio del dolor influye en la tasa de complicaciones. Se incluyó un estudio nuevo como “en espera de evaluación” ya que se espera más información de los autores.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Ésta es una versión actualizada de la revisión Cochrane original publicada en el número 4 de 2008 de The Cochrane Library. Existe una considerable variación en el uso de la analgesia para el tratamiento del dolor o el malestar de la extracción de la vaina femoral. No se ha establecido la eficacia del alivio del dolor para promover la comodidad durante este procedimiento o para reducir la incidencia de complicaciones vasculares y procedimentales.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia de la analgesia para controlar el dolor de la extracción de la vaina femoral en adultos después de intervenciones cardiológicas.

Determinar si el alivio del dolor influencia la tasa de complicaciones asociadas con este procedimiento.

Estrategia de búsqueda (: 

Se actualizaron búsquedas buscando en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) en The Cochrane Library, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, Australasian Medical Index, Web of Knowledge y Digital Dissertations hasta junio de 2011.

Criterios de selección: 

Estudios aleatorios que comparen opiáceos, anestésicos locales, ansiolíticos, ningún tratamiento o placebo administrados para el alivio del dolor o el malestar durante el procedimiento de extracción de la vaina femoral.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron la calidad de los estudios y extrajeron los datos. Se calcularon las diferencias de medias (DM) cuando era posible el metanálisis. Se recopiló información sobre efectos adversos.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro estudios con 971 participantes. Se presentaron todos los resultados mediante una escala de dolor de cero a 10. Tres estudios (cuatro brazos de tratamiento) con 498 participantes compararon la lidocaína subcutánea con el control sin diferencias significativas entre las puntuaciones de dolor; DM 0,12 (intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,46 a 0,69). Dos estudios (tres brazos de tratamiento) con 399 participantes compararon los regímenes de analgesia intravenosa con el control. Se observó una reducción significativa de la puntuación de dolor con el ansiolítico y el opiáceo intravenoso; DM -0,90 (IC del 95%: -1,54 a -0,27). Un estudio con 60 participantes comparó levobupivacaína con placebo. Los anestésicos locales de acción más prolongada redujeron significativamente la puntuación de dolor en una DM de -1,10 (IC del 95%: -1,26 a -0,94). Los datos son insuficientes para identificar cualquier influencia de los regímenes de analgesia en las tasas de complicaciones vasculares y procedimentales. Ningún ensayo informó cegamiento apropiado para todos los brazos de tratamiento involucrados. El ensayo más amplio, con 661 participantes, no fue cegado con una puntuación de calidad de dos de cinco.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save