Cribado nutricional para mejorar la atención del paciente y la práctica profesional

A menudo se observan procesos inadecuados establecidos para identificar a los pacientes desnutridos o en riesgo de desnutrición en los hospitales y en la comunidad. Por lo tanto, el cribado nutricional como una herramienta para identificar a dichos pacientes puede cumplir una función importante en cuanto a la reducción de los riesgos de desnutrición. Hay varios informes sobre la implementación de programas de cribado nutricional, aunque hay costos asociados para los sistemas de salud y los pacientes. Por lo tanto, es importante evaluar la efectividad de los programas de cribado nutricional. Se realizaron búsquedas de estudios que evaluaran los efectos del cribado nutricional como una intervención principal en ámbitos hospitalarios y de atención primaria sobre desenlaces de los pacientes como la mortalidad, la enfermedad, la calidad de vida relacionada con la salud y el cambio en el IMC o el peso. También se realizaron búsquedas de estudios que evaluaran los desenlaces del proceso como la identificación de los pacientes que requerían atención nutricional, el registro de datos (p.ej. peso e IMC) o la derivación de los pacientes a nutricionistas o similares. Tres estudios cumplieron con los criterios de inclusión, aunque fueron muy diferentes en cuanto al diseño, el ámbito, la intervención y los desenlaces. Un estudio encontró que los médicos de atención primaria fueron receptivos a la intervención, aunque la misma no dio lugar a mejorías en la tasa de detección ni la tasa de intervención nutricional. Dos estudios se realizaron en hospitales: uno informó que la documentación del peso del paciente aumentó como resultado de la intervención, y el otro informó aumentos de peso significativos y una reducción en la tasa de infección intrahospitalaria en el hospital de intervención. Ambos estudios tuvieron limitaciones en el diseño y no fue posible descartar el impacto de los factores de confusión en los hallazgos. Debido a lo anterior se concluye que las pruebas sobre la efectividad del cribado nutricional no son suficientes. Por lo tanto, se deben realizar estudios adicionales de alta calidad para evaluar la efectividad de los programas de cribado nutricional en hospitales y comunidades.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas actuales no son suficientes para apoyar la efectividad del cribado nutricional, aunque tampoco existen pruebas de ningún efecto. Por lo tanto, se deben realizar más estudios de alta calidad para evaluar la efectividad del cribado nutricional en diferentes ámbitos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Debido a la prevalencia de la desnutrición y a los informes de un tratamiento nutricional inadecuado de los pacientes en hospitales y en la comunidad, el cribado nutricional puede desempeñar una función en la reducción de los riesgos de desnutrición. Los programas de cribado se pueden acarrear costos para los sistemas de salud y los pacientes. Por lo tanto, es importante evaluar la efectividad de los programas de cribado nutricional.

Objetivos: 

Examinar la efectividad del cribado nutricional para mejorar la calidad de la atención (práctica profesional) y los resultados de los pacientes en comparación con la atención habitual.

Métodos de búsqueda: 

Se buscó en las bases de datos siguientes: CENTRAL (The Cochrane Library), MEDLINE, EMBASE y CINAHL hasta junio de 2012 para encontrar estudios relevantes.

Criterios de selección: 

Fueron elegibles para inclusión en la revisión los estudios controlados aleatorizados, los ensayos clínicos controlados, los estudios controlados tipo antes y después (before-after studies) y los estudios de series de tiempo interrumpido que evaluaron la efectividad del cribado nutricional. Se consideraron los desenlaces del proceso (por ejemplo, la identificación de los pacientes, la derivación a un nutricionista) y los desenlaces de los pacientes (por ejemplo, mortalidad, cambio en el índice de masa corporal [IMC]). Los participantes fueron pacientes adultos de 16 años o más. Se incluyeron estudios realizados en diferentes ámbitos incluidos los hospitales, los consultorios ambulatorios o los ámbitos de atención primaria o de larga estancia.

Obtención y análisis de los datos: 

De forma independiente se evaluó el riesgo de sesgo y se extrajeron los datos de los estudios incluidos. Se consideró el metanálisis, pero no se realizó debido a las discrepancias entre los estudios. Los estudios fueron heterogéneos en cuanto al diseño, el ámbito, la intervención y los desenlaces. Los datos se analizaron mediante un método de síntesis narrativa.

Resultados principales: 

Después de realizar las búsquedas iniciales y la selección de los títulos y los resúmenes de la bibliografía identificada, se obtuvieron y leyeron 77 artículos de texto completo. Finalmente se incluyeron tres estudios. Dos estudios controlados tipo antes y después se realizaron en ámbitos hospitalarios (uno en el Reino Unido y uno en los Países Bajos) y un ensayo controlado aleatorizado pro conglomerados se realizó en un ámbito de atención primaria (en los EE.UU.).

El estudio realizado en la atención primaria informó de que los médicos fueron receptivos a la intervención de cribado, pero la intervención no dio lugar a mejorías en la tasa de detección de la desnutrición ni en la tasa de intervención nutricional. Los dos estudios realizados en hospitales tuvieron limitaciones metodológicas importantes. Un estudio informó de que como resultado de la intervención, el registro del peso de los pacientes aumentó en las salas de intervención. No se observaron cambios significativos en las tasas de derivación a nutricionistas ni en la atención al momento de las comidas. El tercer estudio informó aumentos de peso y una reducción en la tasa de infección intrahospitalaria en el hospital de intervención. No se encontraron diferencias significativas en la duración de la estancia hospitalaria, las úlceras por presión, la desnutrición ni los costos de tratamiento por paciente entre los dos hospitales.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save