Tratamiento de las neuropatías asociadas con anticuerpos anormales en la sangre (neuropatías paraproteinémicas IgG e IgA)

Pregunta de la revisión

¿Cuáles son los efectos beneficios y perjudiciales de los tratamientos para el daño nervioso asociado con las proteínas IgG e IgA anormales en la sangre?

Antecedentes

La neuropatía paraproteinémica se refiere a las neuropatías asociadas con una paraproteína (un anticuerpo o inmunoglobulina [Ig] anormal presente en exceso relativo en la sangre). Las paraproteínas provienen de un grupo de trastornos de la sangre llamados gammapatías monoclonales. Si la paraproteína está presente sin evidencia de una enfermedad subyacente, se conoce como gammapatía monoclonal de significado incierto (GMSI). Esta revisión consideró los tratamientos para la neuropatía asociada y posiblemente causada por las paraproteínas IgG e IgA. Todavía no se conoce el tratamiento óptimo. Los tratamientos que actúan sobre el sistema inmunológico como el recambio plasmático, los corticosteroides o la inmunoglobulina intravenosa se han examinado en estudios no aleatorizados de pacientes con neuropatía paraproteinémica IgG e IgA.

Características de los estudios

Se identificó sólo un ensayo controlado aleatorizado (ECA), que comparó el recambio plasmático con el recambio simulado, en 18 participantes con neuropatía paraproteinémica IgA o IgG. Los resultados se informaron después de tres semanas de tratamiento.

Resultados clave y calidad de la evidencia

El ensayo no informó la medida de resultado primaria de esta revisión, que fue la mejoría en la discapacidad medida con una escala validada a los seis meses después de la asignación al azar o los otros resultados especificados en esta revisión a los seis meses. El ensayo demostró un efecto beneficioso modesto en la mejoría de la debilidad y la discapacidad general, medida con la puntuación de discapacidad por neuropatía (neuropathy disability score [NDS]) durante un período de tres semanas. No hubo mejoría en esta escala de tiempo en las medidas de perturbación sensorial o en los estudios eléctricos de los nervios. No se informaron eventos adversos. Se necesitan ECA adicionales de éste y otros tratamientos con un número mayor de participantes.

Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2007. No se encontraron ensayos adicionales para inclusión. La evidencia está actualizada hasta enero de 2014.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia de los ECA para el tratamiento de la neuropatía paraproteinémica IgG o IgA actualmente no es adecuada. Se requieren más ECA de tratamientos. Éstos deben tener períodos de seguimiento adecuados y contener un mayor número de participantes, tal vez a través de la colaboración multicéntrica, si se considera la relativa poca frecuencia de esta afección. Los datos de los ensayos observacionales o abiertos proporcionan un apoyo limitado al uso de tratamientos como el recambio plasmático, la ciclofosfamida combinada con prednisolona, la inmunoglobulina intravenosa y los corticosteroides. Estas intervenciones muestran una promesa terapéutica potencial, pero los efectos beneficiosos potenciales se deben sopesar con los efectos adversos. Es necesario considerar y validar su uso óptimo y los efectos beneficiosos a largo plazo con ECA bien diseñados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La neuropatía paraproteinémica se refiere a las neuropatías asociadas con una gammapatía o paraproteína monoclonal. Las más comunes se presentan con una neuropatía crónica, predominantemente sensorial y simétrica, similar a la polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica (PDIC) pero con una implicación sensorial relativamente mayor, tanto clínica como neurofisiológica. Se desconoce el tratamiento óptimo de las neuropatías asociadas con la gammapatía monoclonal IgG e IgA de significado incierto. Ésta es una actualización de una revisión publicada por primera vez en 2007.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de cualquier tratamiento para la neuropatía periférica paraproteinémica IgG o IgA.

Métodos de búsqueda: 

El 18 de enero de 2014 se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane Neuromuscular (Cochrane Neuromuscular Group), CENTRAL, MEDLINE y EMBASE. También se verificaron las bibliografías de los ensayos controlados de los tratamientos para la neuropatía periférica paraproteinémica IgG o IgA. En noviembre de 2014 se verificaron los registros de ensayos clínicos para encontrar estudios en curso.

Criterios de selección: 

Se consideraron para inclusión los ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados que utilizaron cualquier tratamiento para la neuropatía periférica paraproteinémica IgG o IgA. Se excluyó a los pacientes con paraproteínas IgM. Se excluyó a los pacientes en los que la gammapatía monoclonal se consideró secundaria a un trastorno subyacente. Se incluyeron participantes de cualquier edad con un diagnóstico de gammapatía monoclonal de significación incierta con una paraproteína de la clase IgG o IgA y una neuropatía. No se exigió a los participantes incluidos que cumplieran con criterios diagnósticos electrofisiológicos específicos.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizó la metodología estándar Cochrane para seleccionar los estudios, extraer los datos y analizar los resultados. Un autor del ensayo proporcionó datos y aclaraciones adicionales.

Resultados principales: 

Se identificó un ECA, con 18 participantes, que cumplió con los criterios de inclusión predeterminados. El ensayo comparó el recambio plasmático con el recambio plasmático simulado en participantes con neuropatía paraproteinémica IgG o IgA durante un período de seguimiento de tres semanas. Se identificaron otros cuatro estudios, pero no eran ECA o ensayos controlados cuasialeatorizados. El ECA incluido no informó la medida de resultado primaria predefinida en esta revisión, cambio en la discapacidad a los seis meses después de la asignación al azar. El ensayo reveló un efecto beneficioso modesto del recambio plasmático en el componente de debilidad de la Neuropathy Disability Score (NDS, ahora la Neuropathy Impairment Score); la mejoría media con el recambio plasmático fue de 17 puntos (intervalo de confianza [IC] del 95%: 5,2 a 28,8 puntos) versus 1 punto (IC del 95%: -7,7 a 9,7 puntos) en el grupo de recambio simulado a las tres semanas de seguimiento (diferencia de medias [DM] 16,00; IC del 95%: 1,37 a 30,63; evidencia de calidad baja). No hubo diferencias estadísticamente significativas en la NDS general (DM 18,00; IC del 95%: -2,03 a 38,03; evidencia de calidad baja), los umbrales de vibración o los índices neurofisiológicos. No se informaron eventos adversos. El ensayo tuvo un bajo riesgo de sesgo en general, aunque las limitaciones del tamaño y la duración del ensayo reducen la calidad de la evidencia que apoya sus conclusiones.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save