Profilaxis antibiótica para reducir la morbilidad y la mortalidad en neonatos con catéteres venosos umbilicales

No hay pruebas suficientes de los ensayos aleatorios para apoyar o refutar el uso sistemático de antibióticos preventivos en neonatos con catéteres venosos umbilicales.

Los recién nacidos ocasionalmente requieren la inserción de un catéter venoso umbilical (un tubo especial) que se inserta en la vena del ombligo. Esto permite la administración de líquidos y medicamentos. Algunas personas creen que se debe administrar antibióticos a todos los neonatos con catéteres venosos umbilicales para disminuir las posibilidades de infección. Sin embargo, los antibióticos pueden tener efectos adversos. Los revisores no encontraron pruebas suficientes para apoyar o refutar el uso sistemático de antibióticos para todos los neonatos con catéteres venosos umbilicales.

Conclusiones de los autores: 

No hay pruebas suficientes de los ensayos aleatorios para apoyar o refutar el uso de profilaxis antibiótica cuando se insertan catéteres venosos umbilicales en los recién nacidos. No hay pruebas para apoyar o refutar el tratamiento con antibióticos continuo una vez que los cultivos iniciales descartaron infección en los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los catéteres venosos umbilicales se usan frecuentemente en neonatos que no gozan de buena salud. La infección relacionada con el uso de estos catéteres puede causar morbilidad y mortalidad significativa. Se recomienda el uso de profilaxis antibiótica para los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales a fin de reducir el riesgo de colonización e infecciones. Contrarrestando este hecho, existe la posibilidad de que el daño supere el beneficio. La profilaxis antibiótica puede ser efectiva para prevenir la infección hematógena relacionada con el catéter, pero puede tener el efecto no deseado de promover la aparición de cepas resistentes de microorganismos. Una política sobre el uso de la profilaxis antibiótica debe tener en cuenta esta posibilidad, la cual ha sido utilizada como base de discusión en contra de su implementación.

Objetivos: 

El objetivo primario fue evaluar si la profilaxis antibiótica en neonatos con catéteres venosos umbilicales reduce la mortalidad y morbilidad. En comparaciones separadas, se planificó examinar dos políticas diferentes con respecto al uso de la profilaxis antibiótica en neonatos con catéteres venosos umbilicales: 1) Entre los neonatos con catéteres venosos umbilicales, una política de profilaxis antibiótica para la duración del cateterismo (u otra duración fija del tratamiento con antibióticos) versus placebo o ningún tratamiento; 2) Entre los neonatos con catéteres venosos umbilicales que habían comenzado el tratamiento con antibióticos al momento del cateterismo, pero cuyos cultivos iniciales para descartar sepsis dieron un resultado negativo, una política de profilaxis antibiótica continua versus interrumpida.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en MEDLINE (enero 1966 hasta abril 2005), CINAHL (1982 hasta abril 2005), the Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL, The Cochrane Library, número 1, 2005).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios en los que los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales se asignaron al azar para recibir la profilaxis antibiótica versus placebo o ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos.

Resultados principales

Un estudio, de calidad insuficiente, cumplió los criterios para su inclusión en esta revisión. Veintinueve neonatos nacidos a término, que tenían catéteres venosos umbilicales insertados específicamente para procedimientos de transfusión para la hiperbilirrubinemia o policitemia, fueron asignados de manera no aleatoria (asignación cuasialeatoria - asignación alternada) a los grupos de tratamiento (n = 15) o control (n = 14). Los neonatos del grupo de tratamiento recibieron penicilina y gentamicina durante 3 días. Cinco de 15 neonatos que recibieron antibióticos y 5 de 14 neonatos del grupo control, tuvieron hemocultivos positivos 3 días después de la inserción de catéteres. Todos los hemocultivos positivos se consideraron contaminados, debido a la falta de corroboración de las pruebas clínicas y hematológicas de la infección. Por consiguiente, no se identificaron neonatos con pruebas de septicemia.

Conclusiones de los autores

No hay pruebas suficientes de los ensayos aleatorios para apoyar o refutar el uso de profilaxis antibiótica cuando se insertan catéteres venosos umbilicales en los recién nacidos. No hay pruebas para apoyar o refutar el tratamiento con antibióticos continuo una vez que los cultivos iniciales descartaron infección en los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales.

Esta revisión debería citarse como:Inglis GDT, Davies MWLa Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Un estudio, de calidad insuficiente, cumplió los criterios para su inclusión en esta revisión. Veintinueve neonatos nacidos a término, que tenían catéteres venosos umbilicales insertados específicamente para procedimientos de transfusión para la hiperbilirrubinemia o policitemia, fueron asignados de manera no aleatoria (asignación cuasialeatoria - asignación alternada) a los grupos de tratamiento (n = 15) o control (n = 14). Los neonatos del grupo de tratamiento recibieron penicilina y gentamicina durante 3 días. Cinco de 15 neonatos que recibieron antibióticos y 5 de 14 neonatos del grupo control, tuvieron hemocultivos positivos 3 días después de la inserción de catéteres. Todos los hemocultivos positivos se consideraron contaminados, debido a la falta de corroboración de las pruebas clínicas y hematológicas de la infección. Por consiguiente, no se identificaron neonatos con pruebas de septicemia.

Tools
Information
Share/Save